Mindfulness y Peacemaking, Parte 2

Parte 2 de 2

Encontrando Paz en el Momento Presente

En su libro, Boundless Heart , la maestra de meditación Christina Feldman escribe: "He llegado a sentir que la forma de la vida y el sentido de sí de cada persona está determinada por su relación con el dolor y el sufrimiento. Si tememos el sufrimiento y el dolor, nos involucraremos en una vida de agitación perpetua dedicada a idear estrategias para evitar el dolor ".

Alguien me dijo una vez: "Dr. Brantley, así que ahora estoy más atento, estoy más consciente de sentir mi dolor, de sentirme ansioso y asustado, ¿qué ayuda eso? ¡Estoy más enojado! ¿Dónde están mi paz y mi tranquilidad? ¿Qué debo hacer ahora? "Respondí: ¡Esa es una muy buena pregunta! Me lo he preguntado a mis propios profesores. La respuesta siempre se reduce a esto: ser más consciente.

¿Cómo podría funcionar la experimentación con este consejo? Aquí hay una manera.

Skeeze/Pexels
Fuente: Skeeze / Pexels

Reconociendo cuándo está presente el dolor o el malestar emocional, en lugar de reaccionar de manera rápida y defensiva, o de forma inmediata haciéndolo personal, algo que sucede "a mí", haga una pausa y trate de cambiar la perspectiva. Confíe y recurra a su práctica de atención plena para estabilizarse y tomar la posición de conciencia, aunque solo sea brevemente. Experimenta mirando más de cerca, más profundamente, a lo que sucede dentro de ti y a tu alrededor. Dondequiera que caiga el toque de su atención, déjelo descansar en la conciencia, con amabilidad y respeto.

Por ejemplo, si está notando sentimientos de dolor, ansiedad o miedo, ¿puede permanecer presente con atención atenta, permanecer en la conciencia y volver a la conciencia cuando su mente deambula? Reconociendo la presencia de una fuerte emoción en el interior, anclando la atención en las sensaciones de su respiración y permaneciendo presente, ¿puede mirar más de cerca, notando e investigando las sensaciones corporales que acompañan y se asocian con los pensamientos que forman la emoción? ¿Qué pensamientos alimentan las emociones? ¿Existen creencias rígidas que defiendan el malestar que estás sintiendo? ¿Las creencias agregan sufrimiento al dolor que sientes? ¿Puedes identificarlos con conciencia? ¿Son precisos? Si no, ¿puedes dejar ir los pensamientos? ¿Puedes notar tus reacciones a la sensación de incomodidad asociada con el dolor, la ansiedad o el miedo? ¿La reacción que surge ante la incomodidad, o la emoción misma, es más miedo, culpa enojada o más dolor y confusión?

Y, con la práctica, ¿puede investigar atentamente cualquier respuesta que pueda ayudar a salir de la experiencia del sufrimiento, de multiplicar el dolor que está sintiendo? En este momento, lo que sucede cuando se detiene más tiempo para ser consciente; ¿Reconoces con precisión el peligro y tomas medidas para estar seguro y sentirte más tranquilo? ¿Eres más capaz de enfrentar el dolor que sientes con sabiduría y compasión en lugar de con la crítica? ¿Estás cultivando las cualidades de la compasión y la bondad para cuidar el dolor que encuentras o estás sosteniendo?

Esta charla sobre el poder transformador de la conciencia no es una teoría. Se puede verificar a través de su experiencia directa. Sin embargo, la práctica de la atención plena no siempre es fácil, y puede requerir valor real y fe en ti mismo como si ya tuvieras suficiente atención plena y compasión para elegir deliberadamente tomar la vista desde la conciencia. No hay presión, sin embargo. Puedes tomarte tu tiempo. Experimenta y comprueba por ti mismo. ¿La experiencia directa de practicar la atención plena y la compasión realmente ayuda? ¿Es cierto que la conciencia de malestar no está alterada? ¿O esa conciencia no está atrapada en, sino que reconoce, las reacciones emocionales y mentales habituales y condicionadas? ¿Apoyarse en la conciencia proporciona el refugio de la quietud y la tranquilidad, y la posibilidad de responder sabiamente, en lugar de perderse en los hábitos del pasado, para que las situaciones y relaciones futuras puedan ser más pacíficas y menos belicosas?

Algunas breves prácticas de atención plena:

Debido a que la experiencia directa es el mejor maestro, aquí hay algunas prácticas breves de atención plena con las que puedes experimentar. Permita que cualquier comprensión, paz y tranquilidad que encuentre le guíe en sus próximas elecciones para la acción a medida que enfrenta los momentos ordinarios y difíciles de su vida con momentos más conscientes.

Y, es más útil si aborda estas prácticas sin tratar de hacer que algo realmente suceda, o si siente algo especial. Simplemente experimente con las prácticas y compruébelo usted mismo.

1. En momentos en que no se sienta estresado o molesto, haga una elección para explorar la dimensión de la conciencia y la perspectiva del momento presente de manera más consciente. Establezca la intención de habitar el cuerpo y este momento de todo corazón con conciencia, aunque solo sea por unas pocas respiraciones, mientras está sentado en silencio, acostado o moviéndose. Recopilando tu atención en el momento presente, en tu cuerpo, enfoca suavemente la atención en el espectro de las sensaciones corporales presentes y en movimiento a través de la conciencia. No tiene que hacer nada, simplemente permítase estar con y conocer las sensaciones cambiantes, darse cuenta de la experiencia sentida de estar en su cuerpo tal como es en este momento.

Además de las sensaciones corporales, es posible que notes sonidos, pensamientos o estados mentales como excitación, enojo o somnolencia. Su práctica es descansar en la conciencia, darse cuenta y permitir que todas estas diversas condiciones aparezcan y desaparezcan. Al detectar cualquier lugar de tensión, aguante o incomodidad en su cuerpo, permita que su conciencia amable toque esos lugares, notando pero sin interferir con las sensaciones cambiantes, y observando cómo la intensidad cambia o se desvanece. Cuando te encuentras atrapado o reaccionando al contenido pasajero de la mente y las emociones, no te has equivocado. Simplemente observe ese momento, establezca la atención y permita que los pensamientos o emociones vayan y vengan sin pelear o alimentarlos. Volviendo repetidamente a la atención gentil, por lo menos durante el tiempo de la meditación, observe y considere todos los pensamientos, sensaciones corporales y emociones simplemente como condiciones cambiantes y temporales que se mueven a través de la conciencia en el momento presente. Si esto ayuda, practique con estabilizar su atención en un enfoque más estrecho, prestando especial atención a las sensaciones de aliento, o las sensaciones en los pies mientras camina, por ejemplo. Practique descansar en la conciencia, establezca la atención y observe el flujo de las condiciones durante el tiempo que desee.

2. En momentos en que te sientas molesto o angustiado, primero asegúrate de estar físicamente seguro. Luego, vuelva a establecer su intención de explorar el reino de la conciencia y su poder para promover la paz y la tranquilidad, y para guiar la acción hábil en los momentos difíciles. Si esto ayuda, estabilícese en la conciencia centrándose más de cerca y anclando la atención en una sensación corporal como la respiración. Vuelva la atención a la sensación corporal de anclaje con amabilidad y determinación cada vez que se ve arrastrado en reacciones a la situación difícil. Durante toda la práctica, cultive una escucha interior, con bondad y compasión, hacia la vida de su cuerpo, corazón y mente. Haga que toda su experiencia sentida sea el centro de atención, observe y permita que todos los pensamientos, emociones y sensaciones corporales sean tal como son, que aparezcan, cambien y se desvanezcan en su campo de conciencia. No atrapado en arreglar nada o cambiar nada, reconocer suavemente -en la perspectiva de la conciencia- cómo todas las condiciones que surgen en la mente y el cuerpo cambian, son temporales y no personales.

3. Al notar, permitir y preocuparse por cualquier estrés o malestar que sienta o sienta dolor, también puede experimentar dirigir la compasión hacia usted mismo en medio de un momento de angustia. Teniendo en cuenta la presencia de dificultades o sentimientos de molestia, elige deliberadamente desear tu bienestar, en ese momento. Reconociendo su propia angustia, imagínese hablarse a usted mismo con el mismo cuidado cálido y preocupación que mostraría hacia un amigo en dolor o en peligro. Respirando conscientemente, puedes susurrar y continuar susurrándote una frase como: "En este momento, puedo estar a salvo y protegido. Puedo estar bien Que pueda vivir con facilidad y amabilidad ". Permitiendo que la respiración consciente te ancle en el momento presente y en la conciencia, continúa ofreciéndote seguridad, tranquilidad y bienestar con estas u otras frases. ¿Qué notas que ocurre en tu mente, corazón y cuerpo mientras practicas?

Related of "Mindfulness y Peacemaking, Parte 2"