Mitos de violación y la búsqueda de la verdadera justicia

La agresión sexual es un problema de todos.

A pesar de la efervescencia perenne de historias sobre cómo las quejas de asalto sexual son manejadas por la policía y los tribunales, las estadísticas actuales continúan mostrando una imagen sombría. La mayoría de los ataques nunca se denuncian a la policía, lo que dificulta su medición. Según la Encuesta Nacional de Victimización del Crimen de 2016, hubo 431,840 incidentes de asalto sexual o violación (según la definición legal utilizada) en los Estados Unidos en 2015. Pero las estimaciones de otras fuentes tienen ese número mucho más alto.

Lo que sí se sabe es que la gran mayoría de los ataques que se denuncian a la policía nunca pasan de la investigación inicial a una persecución real. Y para las víctimas que ven despedidas o ignoradas sus reclamaciones, el daño emocional y físico resultante puede durar toda la vida. Aunque los centros de crisis por violación y otros recursos pueden proporcionar asesoramiento y servicios legales para ayudar a las víctimas de agresión sexual, es más importante que nunca comprender el tipo de obstáculos que las víctimas de agresión sexual pueden enfrentar, especialmente cuando se trata del sistema de justicia penal.

En la mayoría de las jurisdicciones, se requiere que la policía realice una investigación inicial de un reclamo de agresión sexual para determinar si existe suficiente evidencia para ser referida a un fiscal. Sin embargo, solo en los Estados Unidos, del 73 al 93 por ciento de todas las quejas nunca se procesan. Aunque los fiscales a menudo pueden decidir no seguir adelante con un caso debido a pruebas insuficientes, la razón más común por la que se retiran estas quejas es que la policía decide no remitirlas a un fiscal en primer lugar.

Según muchos estudios que analizan cómo las víctimas de agresión sexual son tratadas por la policía, no es raro que las víctimas sean tratadas con incredulidad, se les nieguen servicios críticos, e incluso se les acuse de haber sido agredidas en primer lugar. A menudo conocido como victimización secundaria, el trauma emocional que puede resultar de tratar con oficiales de policía escépticos puede ser tan devastador como el asalto original. Esta "segunda violación", como muchas víctimas han denominado sus experiencias con la policía, puede profundizar los síntomas postraumáticos y contribuir a los problemas de salud física y emocional a largo plazo. No sorprende que la investigación haya encontrado un vínculo directo entre el grado de victimización secundaria y la probabilidad de que la policía no cumpla con las quejas.

Un estudio reciente publicado en la revista Psychology of Violence explora la victimización secundaria que involucra a la policía, así como las creencias subyacentes sobre la violación que perpetúan este tipo de tratamiento. Dirigido por Jessica Shaw de la Escuela de Trabajo Social de Boston College, un equipo de investigadores examinó los registros policiales escritos en 400 casos en los que se recolectaron kits de exámenes forenses de agresión sexual (estos fueron seleccionados aleatoriamente de los 10,559 kits recolectados por una fuerza de policía del medio oeste treinta años anteriores). De los 400 kits examinados, solo 248 formaban parte de archivos formales de casos policiales y el resto no se sometió a prueba o careció de los archivos adecuados por diversas razones.

De esos 248 casos, 237 involucraron a una víctima femenina y 11 (4.4 por ciento) involucraron a una víctima masculina pero en todos los casos había al menos un perpetrador masculino. Todos los casos fueron revisados ​​por cuatro codificadores analizando declaraciones específicas observadas por los agentes de policía en los archivos y lo que sugirieron en términos de cómo los mitos de violación influyeron en la forma en que la policía manejó los casos. El esquema de codificación se basó en los siguientes mitos comunes asociados con el asalto sexual:

  • La víctima miente: si la historia parecía inverosímil o inconsistente, o si la víctima cambió su historia, entonces la policía cuestionaría toda la historia.
  • La víctima consintió: Si la víctima consintió en al menos parte de la actividad sexual en la ocasión para la cual se presentó la queja o en una ocasión anterior. Esto también incluyó casos en los que una víctima fue violada por varios perpetradores a pesar de que solo dio su consentimiento a un perpetrador.
  • La víctima no está herida: si la víctima carecía de hematomas, marcas o no aparecía desaliñada. Esto también incluyó casos en los que la apariencia o la ropa de la víctima parecían "demasiado limpias" para que se produjera una violación.
  • La víctima no está molesta: si la víctima no pudo mostrar las emociones que la policía esperaba que mostrara una víctima de violación. Los ejemplos incluyeron víctimas que no lloraban o no mostraban preocupación visible por ser violadas.
  • La víctima es una trabajadora del sexo: si la víctima "trabajó en las calles" o de lo contrario tomó dinero para el sexo, los casos de violación a menudo se consideran un "truco que salió mal".
  • La víctima es un uso habitual de drogas / alcohol: si la víctima estaba intoxicada o drogada en el momento de la violación, su versión de los eventos a menudo se descontó. Esto también incluyó víctimas que "olían a alcohol" o que se sabe que son usuarios habituales.

Otro mito de violación, "la víctima no se defendió", fue descartado por los evaluadores ya que se presentaron pocos casos que coincidieran. También se encontraron declaraciones en los archivos de la policía que no coincidían con estos mitos sobre la violación, pero que sugerían ideas preconcebidas sobre cómo era la violación "real", quién era más probable que cometiera una violación y quién no, y quién tenía la culpa. Para detectar mitos de violación adicionales que pudieron haber influido en la actuación de la policía en cada caso, los casos fueron redimensionados para identificar posibles razones por las que la policía puede haber optado por no presentar una queja.

En total, los resultados identificaron 15 subcategorías diferentes de mitos de violación que influyeron en la investigación policial de las denuncias. Las categorías adicionales fueron:

  • La víctima no actuó como una víctima después: si la víctima mostraba un comportamiento que no parecía consistente con la cuenta de violación, la policía a menudo asumía que lo estaba inventando. Por ejemplo, si una víctima primero pidió un taxi después de ser atacada en lugar de la policía
  • La víctima ha "hecho esto antes": si una víctima ha denunciado una violación en el pasado pero no ha cumplido con la investigación o ha perdido en la corte.
  • La víctima es "mental": si una víctima padece algún tipo de enfermedad mental que lo convirtió en un testigo menos creíble.
  • La víctima es promiscua: si la víctima tiene un historial de apariciones de una sola noche o múltiples parejas sexuales.
  • La víctima no es creíble: si la víctima tiene un historial de mentir.
  • La víctima no coopera: si la víctima está reteniendo información intencionalmente o no cooperando con la policía.
  • La víctima no tiene suficiente información: si la víctima simplemente no sabía lo suficiente sobre el asalto como para permitirle a la policía encontrar al perpetrador.
  • La víctima no tiene información de contacto: no hay un número de teléfono o dirección permanente para que la policía lo llame si es necesario.
  • La víctima o el caso es débil: cualquier otro factor que pueda hacer que la víctima sea menos creíble, es decir, problemas mentales o físicos que puedan afectar el caso.

Las 15 categorías fueron agrupadas en tres tipos generales dependiendo del tipo de declaraciones hechas por la policía en los archivos:

  1. Declaraciones circunstanciales: si la policía consideraba que ciertas circunstancias de la agresión hicieron que la denuncia de violación fuera menos creíble. Por ejemplo, si la víctima es vista como una mentira, como no herida, o ha dado su consentimiento. De los 248 casos examinados, 63 (25.4 por ciento) incluyeron al menos una declaración circunstancial.
  2. Declaraciones de carácter : si se considera que el autor de la violación tiene una o más características que hacen que sea menos probable que sea violado. Estos incluían tener un historial de abuso de sustancias, era "mental", era trabajador sexual o había presentado quejas anteriores. De los 248 casos examinados, 42 (16.94 por ciento) tuvieron una o más declaraciones caracterológicas.
  3. Declaraciones de culpas investigadoras: declaraciones que culpan a la víctima por el caso no procediendo tan lejos como podría haberlo hecho. Por ejemplo, la víctima podría haberse negado a cooperar, no haber proporcionado suficiente información, etc. Básicamente, cualquier cosa que pueda debilitar el caso lo suficiente como para que la policía se niegue a proceder. Esta fue la categoría más popular, con el 41 por ciento de los archivos de casos que tienen al menos una declaración de culpa o hasta tres en algunos casos.

Sobre la base de estos resultados, Jessica Shaw y sus coautores concluyeron que la policía recurre habitualmente a los mitos sobre la violación para juzgar si un caso debe remitirse a un fiscal. Estos mitos sobre violaciones generalmente se enfocaban en cómo lucía una violación "real", si había o no una víctima "legítima" o quién tenía la culpa de lo que sucedió. Da la casualidad que casi todos los mitos de violación identificados corresponden a afirmaciones utilizadas en las escalas de aceptación de mitos de violación utilizadas en estudios de investigación previos y ayudan a demostrar cuán predominantes pueden ser estas creencias sobre la violación. Estos resultados también resaltan la frecuencia con que la policía confía en "culpar a la víctima" para justificar que no investigue las denuncias tan exhaustivamente como lo harían de otra manera.

Dado lo comunes que parecen ser estas creencias sobre la violación en muchas fuerzas policiales, es mucho más fácil entender la victimización secundaria que a menudo experimentan los hombres y mujeres que denuncian haber sido violados. Estos también resaltan la necesidad crítica de una mejor capacitación de agresión sexual por parte de la policía, así como una mejor educación para mostrar cuán inexactos pueden ser los mitos de la violación. La capacitación también puede ayudar a los agentes de policía a evitar los interrogatorios a menudo traumáticos que reciben las víctimas, así como a garantizar una mayor participación de los trabajadores de apoyo de la comunidad para actuar como defensores de las víctimas que quizás no puedan defenderse por sí mismas.

En última instancia, las víctimas de agresión sexual a menudo enfrentan un camino largo y agonizante antes de lograr cualquier tipo de justicia. Aprender a superar los mitos dañinos que rodean a la violación es un primer paso esencial para realizar cambios reales tanto dentro del sistema de justicia penal como en la sociedad en general.

Related of "Mitos de violación y la búsqueda de la verdadera justicia"