Moderación: ¿estrategia o fantasía?

photo compliments of Gen Ishtar
Fuente: felicitaciones fotográficas de Gen Ishtar

Si Moisés me hubiera visto comer barbacoa habría otro mandamiento. Peor aún, por razones de salud, mi barbacoa de comer es como enviar por correo electrónico amenazas terroristas a la Agencia de Seguridad Nacional, no es una buena idea. Así que el 4 de julio me agradó porque el Día de los Caídos, el 4 de julio y el Día del Trabajo tienen que ver con comerme una barbacoa. En ocasiones, he tratado de evitar comer barbacoa en estas vacaciones y la decisión ha resultado en que me deprimiera y me atracara porque la barbacoa es mi mejor comida reconfortante.

"Los alimentos reconfortantes en realidad pueden ayudar a aliviar algunos síntomas depresivos. Pero desafortunadamente, demasiada comida poco saludable puede llevar a niveles más altos de depresión. Por otro lado, la negación completa de los alimentos reconfortantes puede aumentar su deseo de ellos y no le permite aprovechar su tranquilidad emocional. Entonces, ¿cómo puedes obtener lo mejor de ambos mundos? Moderación ", dice el Dr. Alex Korb, neurocientífico de UCLA, y autor del best-seller sobre depresión:" The Upward Spiral ".

Shutterstock image purchased by UCLA CNS and photoshop manipulated by Dr. Gordon
Fuente: imagen de Shutterstock adquirida por UCLA CNS y photoshop manipulada por el Dr. Gordon

¿Moderación? ¿Seriamente? Si la moderación fuera una opción, no estaría en la lista de Navidad de Tony Roma. Soy un adicto a la comida, y la barbacoa es mi solución favorita. Necesito una estrategia, no una fantasía, y la moderación es una fantasía, en el mejor de los casos.

En los comportamientos compulsivos, el cerebro humano no puede conceptualizar la moderación, por lo que es incapaz de emplearla. [1] Los estudios de comportamiento han demostrado que cuanto más específico y definido es un objetivo, más alcanzable es. [2-8] La moderación es muy inespecífica y está determinada por lo que el cerebro considera normal, es decir, común o frecuente. [1, 9, 10] Normal en el cerebro del Dr. Gordon y el cerebro del Dr. Korb son muy diferentes. La moderación para mí es 3 losas de costillas, y 2 pollos, opuestos a 6 losas de costillas y media docena de pollos. Si bien eso podría estar progresando, no está disminuyendo las posibilidades de que mi vida se convierta en una historia de advertencia sobre la adicción a la comida no controlada.

En la gestión de una adicción a la comida, debes ejercer una cámara de alta definición y honestidad infantil: verdades espantosas y brutales. Dicho esto, ¿por qué comer barbacoa es tan importante para mí? No se trata de una experiencia gastronómica placentera porque la investigación muestra que los adictos a los alimentos, como yo, no disfrutamos de la comida tanto como lo hacen los comedores normales. [11-17]

Es cierto que los alimentos procesados ​​(azúcares en particular) alimentan el fuego, pero hay problemas más profundos.

Shutterstock Image purchased by UCLA CNS for Dr. Gordon's usage
Fuente: imagen de Shutterstock adquirida por UCLA CNS para el uso del Dr. Gordon

La interacción simbólica con la comida es una parte más grande del problema. Cuando los humanos interactúan simbólicamente, no son los símbolos los que son importantes, sino lo que representan. Las palabras, como el fuego, el amor, el sexo, el odio, son solo configuraciones gráficas, y no son importantes en sí mismas, pero lo que estamos de acuerdo en que esos símbolos representan es muy importante. [18-24]

Para mí, comer barbacoa en esas vacaciones de verano durante mi infancia simboliza los momentos felices: estar en desfiles, en las reuniones familiares, a solas con mi padre mientras él cocinaba a la parrilla. (Él trabajaba por las noches y dormía durante los días, así que el tiempo de papá / hijo a solas era precioso). ¡Ahí tienes! Comer barbacoa simboliza la atención y la aprobación social (estar en los desfiles), la conectividad, el vínculo entre padres y madres (reuniones familiares felices: tiempo a solas con mi padre). Esas son necesidades humanas vitales que se vuelven más grandes y más difíciles de satisfacer a medida que pasa el tiempo. En forma concomitante, crece la dependencia de la interacción simbólica con la comida de confort.

¿Entonces qué hago? Similar a la lógica de algunas chicas que dicen que la mejor manera de superar a un chico es ponerse debajo de un chico nuevo, tienes que reemplazar un mal hábito con un hábito más saludable y más satisfactorio. La dura realidad es una interacción simbólica con los alimentos de confort que no solucionan el problema, más que tener un novio o novia que te trate como un hongo de pies que satisfaga la necesidad de ser amado. El problema aquí no es comer barbacoa, el problema es la incapacidad de manejar las emociones que generan los sentimientos de soledad, la falta de aprecio y la desesperanza social que generan, y eso es feo, lo cual no es noticia. La verdad nunca es bonita, pero siempre es hermosa porque lo bonito es una cosa y la belleza es una fuerza. La belleza aquí es que los sentimientos no son hechos, son percepciones. Incluso si tu realidad es dura, la forma en que la enmarcas es más importante: un rubí es una joya, pero también es piedra. Puede ser el éxtasis de la soledad o la agonía de estar solo, tú eliges.

Purchased from Shutterstock by UCLA for Dr. Gordon's use
Fuente: Comprado por Shutterstock por UCLA para el uso del Dr. Gordon

Por lo tanto, encontrar reemplazos que satisfagan por completo las necesidades de su interacción simbólica con alimentos reconfortados solo parcialmente satisfechos es la forma en que logra moderación porque nunca puede obtener lo suficiente de algo que es casi satisfactorio. ¡Permanece fabuloso y fenomenal!

Únete a mi lista de correo electrónico para recibir notificaciones de publicaciones nuevas

o visítame en:

Correo Huffington

Los Angeles Times

Centro de UCLA para la Neurobiología del Estrés

En Facebook

Dr. Gordon en línea

Gorjeo

Referencias

1. Ungar, M., M. Ghazinour y J. Richter, Annual Research Review: ¿Qué es la resiliencia dentro de la ecología social del desarrollo humano? J Child Psychol Psychiatry, 2013. 54 (4): p. 348-66.

2. Akubuiro, A., et al., Hipotálamo hiperactivo, sobrealimentado crónico motivado y no distraible en ratones transgénicos ADAR2. Genes Brain Behav, 2013. 12 (3): p. 311-22.

3. Bonini, L., et al., Las neuronas de agarre de monos parietales y cortezas premotoras codifican objetivos de acción en distintos niveles de abstracción durante las secuencias de acción complejas. J Neurosci, 2011. 31 (15): p. 5876-86.

4. Davidson, RJ y W. Irwin, La neuroanatomía funcional de la emoción y el estilo afectivo. Tendencias Cogn Sci, 1999. 3 (1): p. 11-21.

5. de Wit, S. y A. Dickinson, Teorías asociativas del comportamiento dirigido a metas: un caso para modelos traslacionales animal-humanos. Psychol Res, 2009. 73 (4): p. 463-76.

6. Dezfouli, A. y BW Balleine, Acciones, secuencias de acción y hábitos: evidencia de que el control de acción dirigido y dirigido a un objetivo está organizado jerárquicamente. PLoS Comput Biol, 2013. 9 (12): p. e1003364.

7. Epstein, HT, La biología molecular del desarrollo del cerebro y la mente. Bioessays, 1989. 10 (2-3): p. 44-8.

8. Gerson, SA y AL Woodward, el objetivo supera a los medios: destacar los objetivos es más beneficioso que destacar los medios en el entrenamiento de fin de los medios. Infancia, 2013. 18 (2): p. 289-302.

9. Sheikh, HI, et al., Enlaces entre la microestructura de la sustancia blanca y la reactividad del cortisol al estrés en la primera infancia: evidencia de la moderación mediante la crianza de los hijos. Neuroimage Clin, 2014. 6: p. 77-85.

10. Tannenbaum, B. y H. Anisman, Impacto de los desafíos intermitentes crónicos en cepas de ratones sensibles al estrés y resistentes. Biol Psychiatry, 2003. 53 (4): p. 292-303.

11. DiFeliceantonio, AG, et al., Enkephalin surge en el neostriatum dorsal como una señal para comer. Curr Biol, 2012. 22 (20): p. 1918-24.

12. Baik, JH, señalización de dopamina en comportamientos relacionados con la recompensa. Front Neural Circuits, 2013. 7: p. 152.

13. Baik, JH, señalización de la dopamina en la adicción a la comida: papel de los receptores D2 de la dopamina. Representante de BMB, 2013. 46 (11): p. 519-26.

14. Berthoud, HR, NR Lenard y AC Shin, recompensa de alimentos, hiperfagia y obesidad. Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol, 2011. 300 (6): p. R1266-77.

15. Coccurello, R., FR D'Amato y A. Moles, estrés social crónico, hedonismo y vulnerabilidad a la obesidad: lecciones de roedores. Neurosci Biobehav Rev, 2009. 33 (4): p. 537-50.

16. Comings, DE y K. Blum, síndrome de la deficiencia de recompensa: aspectos genéticos de los trastornos del comportamiento. Prog Brain Res, 2000. 126: p. 325-41.

17. Corwin, RL, NM Avena, y MM Boggiano, Alimentación y recompensa: perspectivas de tres modelos de ratas de atracones. Physiol Behav, 2011. 104 (1): p. 87-97.

18. Kotarba, JA, Interacción simbólica e investigación social aplicada: UN ENFOQUE EN LA INVESTIGACIÓN EN CIENCIAS TRANSLACIONALES. Symb Interact, 2014. 37 (3): p. 412-425.

19. Cox, H. y A. Bhak, interacción simbólica y ajuste de la jubilación: una evaluación empírica. Int J Aging Hum Dev, 1978. 9 (3): p. 279-86.

20. Reitzes, DC, et al., Un enfoque de interacción simbólica para fumar cigarrillos: la frecuencia de fumar y el deseo de dejar de fumar. Sociol Focus, 2010. 43 (3): p. 193-213.

21. Choe, NH, [Teoría de interacción simbólica y enfermería psiquiátrica]. Taehan Kanho, 1981. 20 (3): p. 37-41.

22. Battjes, RJ, teoría de interacción simbólica: una perspectiva sobre el abuso de drogas y su tratamiento. Int J Addict, 1984. 19 (6): p. 675-88.

23. Monaghan, RR y JG Martin, Interacción simbólica: análisis de la escucha. J Commun, 1968. 18 (2): p. 127-30.

24. Edwards, LD y RB Saunders, interaccionismo simbólico: un marco para el cuidado de los padres de bebés prematuros. J Pediatr Nurs, 1990. 5 (2): p. 123-8.

Related of "Moderación: ¿estrategia o fantasía?"