No llame a su presidenta?

La recién nombrada responsable de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha dado instrucciones a sus empleados para que se refieran a ella como "presidenta" y no como "presidenta". Al hacerlo, su intención es señalar que su trabajo no tiene nada que ver con su género, y alentar a su personal y colegas a verla no como una mujer, sino como la presidenta de la Reserva Federal.

Aparentemente, ser visto como una mujer sería insultante para alguien en una posición tan poderosa. Ser visto como mujer sería señal de inferioridad, exceso de emotividad y, simplemente, no ser lo suficientemente fuerte para el trabajo.

Su decisión parece ser parte de una tendencia más amplia para que las mujeres adopten con entusiasmo todo lo masculino y eviten todas las cosas tradicionalmente femeninas. Los actores femeninos quieren ser llamados "actores" y no "actrices" porque el término femenino, para ellos, señala inferioridad y debilidad. En el popular programa de detectives de televisión, Castle , la capitana del distrito policial insiste en que todos la llamen "señor". El término "señora", dice ella, debe reservarse para su madre. (Lo que nos dice mucho de lo que piensa de su madre). En términos impresos y de medios, el término "personaje femenino fuerte" ahora significa alguien que golpea a hombres y mujeres con igual entusiasmo, y que se enorgullece de no saber cómo cocinar.

Las mujeres que dan estos pasos creen que están eludiendo las limitaciones que tradicionalmente la sociedad ha impuesto a las mujeres. Creen que están señalando que son iguales a los hombres en fuerza, habilidad y experiencia. Creen que dicen "soy igual a ti porque soy como tú". Desafortunadamente, eso no es lo que están haciendo.

En cambio, reafirman que todas las cosas femeninas son inferiores, débiles y dignas de desprecio, y que todas las cosas masculinas son superiores, fuertes y dignas de respeto. La única manera de que una mujer sea digna de respeto y poder es que simule todo lo masculino. Sabemos que realmente lo hemos logrado, ya ves, cuando nos convertimos en Don Drapers femeninas de Mad Men .

La ironía es que los rasgos tradicionalmente atribuidos a las mujeres son precisamente los que nos hacen humanos en lugar de monstruos: misericordia, compasión, sentimiento, justicia. Según esta medida, debemos admirar al hombre que lidera una toma de control hostil con el fin de atacar la cuenta de pensión de una empresa y despreciar al hombre que recorta el paquete de compensación de su CEO para ayudar a la compañía a lidiar con una economía pobre. El primero es "pensar racionalmente como un hombre", mientras que el segundo es "dejar que su corazón gobierne su cabeza como una mujer".

El subtexto de la movida de Yellen es, sin duda, sofocar los temores que muchos albergan sobre la sola idea de que una mujer ocupe un lugar de tal poder. Sus acciones impactan no solo en la economía nacional sino también en la economía global. Se preguntan " ¿Podemos realmente confiar en que una mujer se haga cargo de esa responsabilidad?"

La ironía aquí es que la historia está repleta de ejemplos de la humanidad que prospera bajo el liderazgo femenino, mujeres que, como todos los buenos líderes a través de las edades, lograron más bien que daño. Bajo el gobierno de la reina Isabel I, Inglaterra no solo destruyó la Armada española sino que trajo el Renacimiento a las Islas Británicas: los inventos científicos y las maravillosas obras de arte, música, teatro y poesía. Bajo el gobierno de Catalina la Grande, Rusia se elevó para convertirse en una potencia mundial y en un centro de las artes.

Pero, ¿puede una mujer manejar las complejidades de las instituciones financieras modernas? Bueno, los hechos prueban bastante bien que pueden. Pregúntele a Abigail Johnson, presidente de Fidelity Financial Services. O Ruth Porat, CFO de Morgan Stanley. O Lisa Carnoy, directora de Global Capital Markets, Bank of America. O Barbara Byne, Vicepresidente de Banca de Inversión, Barclays Bank. O cualquiera de las otras veinticinco mujeres más poderosas en finanzas.

Entonces, esto es lo que me gustaría ver: mujeres en posiciones prominentes y poderosas que no se avergüencen de ser mujeres. Las mujeres en posiciones de poder que no creen que tienen que pensar y actuar como hombres para poder gobernar con prudencia y justicia. Las mujeres que no se irritan por ser llamadas "presidentas" porque nos recuerda que las mujeres sí pueden alcanzar y sobresalir en posiciones de poder.

Copyright Dr. Denise Cummins 6 de febrero de 2014

El Dr. Cummins es psicólogo investigador, miembro de la Asociación de Ciencias Psicológicas y autor de Good Thinking: Siete ideas poderosas que influyen en nuestra forma de pensar.

Se puede encontrar más información sobre mí en mi página de inicio.

Sigueme en Twitter.

Y en Google + .

Related of "No llame a su presidenta?"