"¡No quiero estar en terapia para siempre!"

En esta era de atención administrada, puede parecer sorprendente, incluso sospechoso, que la terapia psicodinámica tradicional esté diseñada para ser abierta, sin un número fijo de sesiones o duración. Esto puede provocar ansiedad tanto a terceros pagadores, por ejemplo, compañías de seguros, que prefieren saber desde el principio cuánto costará un tratamiento, y al paciente, que también invierte dinero, tiempo y compromiso emocional en el tratamiento. Además, muchos pacientes se sienten incómodos con una creciente sensación de dependencia o dependencia del terapeuta, un sentimiento intensificado por la falta de un punto de parada definido. En parte del proceso, muchos pacientes reúnen el coraje para preguntar: "¿Cómo sabré cuándo parar? ¡No quiero estar en terapia para siempre!

En contraste con la psicoterapia exploratoria abierta tradicional, las terapias manuales a corto plazo han ganado prominencia en las últimas décadas. Basado en psicodinámica, cognitivo-conductual u otras escuelas de pensamiento, estos tratamientos, a menudo de 12 a 16 sesiones de duración y con un comienzo, un medio y un final definidos, atraen tanto a terceros pagadores como a muchos pacientes. La evidencia científica sólida respalda estas terapias a corto plazo como tratamiento eficaz para la depresión, la ansiedad y otros síntomas comunes. Son particularmente adecuados para abordar temores bien definidos (volar, arañas, hablar en público, etc.), la timidez en las citas u otras situaciones sociales, la depresión después de una pérdida reciente y la confusión de sensaciones caóticas después de que termina una relación. Las ventajas del tratamiento de tiempo limitado son bastante evidentes por sí mismas; uno se pregunta con sensatez por qué alguien elegiría la alternativa abierta más antigua.

En contraste con las terapias de tiempo limitado, el tratamiento exploratorio tradicional invita a una amplia discusión de pensamientos y sentimientos; no está limitado a un tema o inquietud específica. También tiene una calidad atemporal: si un tema no surge hoy, puede surgir la próxima semana o el próximo mes. Una persona evita hablar de problemas preocupantes por solo tanto tiempo; eventualmente incluso los temas más vergonzosos o inefables son abordados, desintoxicados y tratados. Por lo tanto, la terapia abierta se destaca cuando los problemas están mal definidos o son difíciles de hablar; cuando uno está vagamente insatisfecho o frustrado con la carrera, las relaciones, la identidad propia u otros aspectos centrales de la vida.

El tratamiento abierto tiende a ser menos directivo, dirigido menos por el terapeuta, y por lo tanto más propicio para promover y observar la transferencia. Y dado que la interpretación de la transferencia es una de las mejores formas de llevar los pensamientos y sentimientos inconscientes a la conciencia, la terapia abierta es adecuada para los problemas que se originan fuera de la conciencia del paciente.

La terapia de final abierto puede provocar más ansiedad que las variedades de duración limitada. No hay una agenda establecida, ningún protocolo obvio o una serie de pasos de tratamiento. Es difícil saber qué tan "avanzado" está uno, y a veces no está claro si se está produciendo algún cambio real. El "ingrediente activo" que hace que la terapia funcione es menos una cuestión de técnica y más un resultado de un cierto tipo de relación humana.

En medio de toda esta obscuridad, los pacientes notan sutiles progresos a lo largo del tiempo. Las relaciones gradualmente se sienten menos frustrantes, las decisiones de carrera son menos difíciles de resolver. Pero cuando se detiene este proceso? La respuesta es simple y compleja al mismo tiempo. Por un lado, la terapia termina naturalmente cuando un paciente "obtuvo lo que buscaba". Sentirse fundamentalmente satisfecho con la vida es una buena indicación. Dado que esto es subjetivo, nadie puede decir, excepto el propio paciente, quien a menudo también toma en cuenta una mayor inversión de tiempo y dinero. Por otro lado, los terapeutas dinámicos consideran que una terapia se ha completado cuando todas las áreas principales y los conflictos de la vida se han discutido, explorado y resuelto de alguna manera. Como muchos de estos conflictos son inconscientes, esta evaluación la realiza el terapeuta, no es paciente y puede ser bastante compleja.

Ni el paciente ni el terapeuta quieren que la terapia dure para siempre. En definitiva, nuestro trabajo como terapeutas es hacernos obsoletos. No obstante, la naturaleza del tratamiento dinámico de composición abierta provoca preocupaciones sobre la dependencia y "sentirse demasiado cómodo" con la terapia, y a menudo genera un temor reactivo a que la terapia dure para siempre si el paciente no tiene cuidado. Estos sentimientos valen la pena discutirlos en terapia; su resolución acerca al paciente un gran paso hacia un final que ambas partes pueden respaldar. Para más sobre este tema, mira aquí y aquí.

Copyright Steven Reidbord MD.

Related of ""¡No quiero estar en terapia para siempre!""