No te rindas

En mi publicación anterior, discutí el papel central que juega la conciencia en su progreso hacia un lugar de bienestar. En este post, quiero dejarles el simple mensaje de no darse por vencido, de continuar en su viaje a medida que avanzan hacia el bienestar.

Si bien el desarrollo de la conciencia es un componente fundamental del verdadero progreso, las fuerzas de la esperanza y el compromiso son el combustible para su viaje, y como tales, son indispensables. Independientemente de dónde se encuentre en el espectro, desde desear dejar atrás el estrés cotidiano, hasta querer recuperarse de una grave condición mental, tiene el poder de avanzar en su vida. Puede fortalecerse contra el estrés y capacitarse para avanzar a un nuevo nivel en su vida, uno de conciencia y satisfacción. Para el creciente número de nosotros que estamos lidiando con el estrés pero no estamos afectados por condiciones severas relacionadas con el estrés, esto representa el compromiso de transformar su vida. Una vida libre de estrés dañino y llena de alegría es su derecho de nacimiento, y es esta misma realización, combinada con su persistencia, lo que impulsa su progreso.

Para quienes se enfrentan a condiciones severas relacionadas con el estrés, las nociones de esperanza y compromiso incluyen el conocimiento de que la libertad de su condición y la capacidad de vivir plenamente y con bienestar están al alcance. Hubo muchas ocasiones durante mi recuperación de mi crisis cuando me pareció casi imposible creer que alguna vez sería yo mismo otra vez, que alguna vez sería feliz de nuevo. Los doctores me dijeron que nunca volvería a ser el mismo, que sería dependiente de la medicación por el resto de mi vida, y que eventualmente recaería. Nadie a mi alrededor tenía respuestas sobre lo que me había pasado o sobre mi futuro en términos de mi bienestar mental, emocional y físico. Todo lo que escuché fue negativo. Me sentí avergonzado. Me sentí como un fracaso para mí y mis seres queridos. Me sentí solo.

A través de todos los altibajos, me negué a dejar ir la última onza de esperanza dentro de mí. A pesar del desaliento, la duda y el miedo, me aferré a la llama de la esperanza en lo más profundo, la esperanza que sabía que había una posibilidad, que sabía que era posible para mí recuperarme y vivir la vida que quería vivir. Si me hubiera dado por vencido, nunca habría superado el estrés y me habría liberado de mi condición. Aunque hubo momentos en que todo parecía inútil, continué con mi viaje y aferré cualquier esperanza que pudiera encontrar.

No importa dónde estés, nunca abandones tu llama de esperanza. No te rindas. Mientras tengas el deseo de vivir plenamente y no tengas estrés, tienes todo el poder que necesitas. Las herramientas para esta transformación están disponibles. En mi caso, los nueve pasos naturales me permitieron liberarme del estrés acumulado que me llevó a la crisis nerviosa y al estrés resultante de vivir con una condición mental severa. Me permitieron vivir con alegría y amor por la vida.

Recuerde, el cambio lleva tiempo. Romper los hábitos y formar nuevos no es fácil, y todos tropezamos al comenzar el proceso de cambio. Haga todo lo que pueda y no se desanime si experimenta retrocesos. Si decides tomar alguno de los pasos que he resumido brevemente en estas publicaciones, tal vez prefieras elegir solo dos pasos para enfocarte al principio, como Ejercicio y Nutrición, y a medida que te vuelves experto en integrar estos pasos en tu vida, puedes pasar a un tercero y cuarto. Continúa desafiándote a ti mismo a medida que mejoran tu sensación de bienestar y salud y se desarrolla tu amor por la vida y la conciencia del momento presente. Eventualmente sentirás que estás comenzando a establecer verdaderamente una nueva forma de vida. Lo sentirás

Si decide realizar los nueve pasos naturales como su enfoque para lograr el bienestar en su vida, le recomiendo que desarrolle gradualmente su práctica de los pasos hasta que implemente todos los pasos durante un período sostenido de tiempo (treinta días o más) sin interrupción. A continuación, puede adaptar el programa, especialmente los cuatro pasos prácticos, para satisfacer sus necesidades personales.

Necesitamos un sentido de esperanza de que podamos aprender a dominar el estrés en nuestras vidas y superar cualquier condición relacionada con el estrés. Debemos esforzarnos para dar los primeros pasos. Como un niño que aprende a caminar, cada uno de nosotros debe continuar nuestro viaje a pesar de caerse muchas veces, sabiendo que nos estamos moviendo en la dirección correcta y que un día caminaremos con facilidad. Es importante que nos comprometamos a nutrir nuestro bienestar y amarnos lo suficiente como para hacer de nuestro propio bienestar y salud la prioridad de nuestras vidas. Entonces podemos disfrutar de lo que la vida realmente tiene para ofrecer. Al hacerlo, tendremos algo de valor real para compartir con nuestros seres queridos y el mundo en general.

Todos caemos, y todos enfrentamos desafíos todos los días. Eso es vida. El coraje es intentarlo No estas solo. Cultiva tu llama de esperanza; no te rindas

Related of "No te rindas"