¿Nuestra aversión al dolor nos está matando?

La triste y prematura pérdida de Whitney Houston es otra muerte muy publicitada que cuestionó el abuso de medicamentos recetados. Episodios trágicos como este pueden estar haciendo las noticias debido a sus víctimas de alto perfil, pero también dirigen nuestra atención a una creciente epidemia en los Estados Unidos. Un informe de 2011 de los Centros para el Control de Enfermedades declaró que, "Las sobredosis de analgésicos recetados se han más que triplicado en los últimos 20 años, lo que ha provocado 14.800 muertes en los Estados Unidos en 2008." El CDC informó además que ha habido casi medio millones de visitas a las salas de emergencia para abuso o abuso de analgésicos recetados. Muchos estadounidenses toman analgésicos de venta libre casi a diario sin darse cuenta de que estos medicamentos se han relacionado con sobredosis accidentales y la muerte.

Estas estadísticas apuntan a un problema extremo en nuestra sociedad: nuestra aversión a experimentar dolor o incluso a sentirnos incómodos. El abuso de medicamentos con receta está en un nivel alto, porque los estadounidenses están estableciendo su umbral de dolor en un mínimo histórico. Obviamente, las personas con dolor severo deben ser medicadas adecuadamente y tener acceso a las recetas necesarias. Por el contrario, las personas que abusan o usan mal las sustancias para evitar la incomodidad se lastiman a sí mismas al no tratar con las raíces subyacentes de su dolor. Este abuso de drogas es un síntoma de un problema psicológico más grande. En nuestra búsqueda incesante de alivio, nos hemos convertido en una cultura de aversión al dolor. Esto plantea una pregunta seria. ¿Por qué nuestra sociedad ha debilitado nuestra tolerancia percibida y se ha vuelto tan reacio a experimentar sentimientos?

Un estudio reciente mostró que tres de cada 10 mujeres en los Estados Unidos usan una ayuda para dormir. Esta estadística conmovedora refleja nuestra tendencia a tratar los síntomas en oposición al problema. En lugar de preguntarnos cómo podemos dormir, deberíamos preguntarnos "¿por qué no estamos durmiendo?" ¿Por qué estamos tan ansiosos de sentir que debemos drogarnos hasta la inconsciencia?

Cuando tratamos de sumergir o aliviar el dolor y la ansiedad, ignoramos sus mensajes. El dolor, ya sea físico o mental, trata de decirnos algo importante. Cuando tratamos de calmar nuestra incomodidad, fallamos en identificar su causa y abordar los problemas subyacentes que conducen a nuestro sufrimiento.

El problema de tratar de reprimir nuestro dolor y ansiedad es que cuando lo logramos, quedamos aislados de la emoción. Nuestros mínimos pueden sentirse menos bajos, pero nuestros máximos también se sentirán menos altos. Los analgésicos y los somníferos pueden aliviar temporalmente nuestra incomodidad, pero además logran matar las alegrías que naturalmente experimentaríamos. Cuando recurrimos a medicamentos para el alivio, exacerbamos el problema y ponemos en riesgo nuestra salud física.

Por ejemplo, en 2010, se recetaron 131,2 millones de recetas de Vicodin, por lo que es la droga más prescrita ese año. Vicodin es una droga altamente adictiva que a menudo se usa para aliviar el dolor. A medida que las personas desarrollan tolerancia a este medicamento, aumentan las dosis para obtener el mismo nivel de alivio, poniendo inadvertidamente su salud en peligro. El consumo de drogas es un síntoma de un problema psicológico más grande.

A medida que nos involucramos en este patrón, nunca lidiamos con el dolor subyacente, creando así un círculo vicioso del cual se vuelve cada vez más difícil emerger. La seducción de obtener alivio crea un camino hacia la adicción, que a menudo requiere cada vez más, a medida que aumenta la aprehensión de una posible incomodidad. Incluso los analgésicos de venta libre son peligrosos, ya que las personas los usan en grandes dosis, por intervalos prolongados, y los toman de manera preventiva cuando anticipan dolor. Por ejemplo, un amigo solía tomar medicamentos antes de entrenar, porque el ejercicio podría causar dolor muscular. Lo hizo sin tener en cuenta el patrón dañino que esto podría generar.

Como individuos, debemos enfrentar lo que nuestro dolor nos está tratando de alertar y luego tratar con los problemas de salud física o mental que descubrimos. En relación con el dolor psicológico, la única solución para tratar los sentimientos angustiosos es sentirlos. Esto no quiere decir que las personas no puedan beneficiarse de la medicación psicotrópica. Esto es más que decir que el abuso o el uso indebido de drogas por parte de ciertos individuos les impide tratar con sentimientos que finalmente les permitirían sentirse mejor.

Cada uno de nosotros debería tratar de ser lo suficientemente fuerte como para sentir nuestro dolor profundamente arraigado y permitirle salir a la superficie. A menudo anticipamos que nos sentiremos peor, que nos sentiremos abrumados por las emociones, pero generalmente nos sentimos mejor. Se requiere mucha energía para suprimir los sentimientos. Entrar en contacto con nuestros sentimientos en realidad nos hace estar más centrados en nosotros mismos. Todos hemos tenido esos momentos en los que el estrés, la ansiedad y la angustia se vuelven demasiado, y nos derrumbamos y nos permitimos llorar. Para nuestra sorpresa y alivio, después de esta liberación de emoción, a menudo nos sentimos más relajados, tranquilos y rejuvenecidos.

Hacer frente al dolor de manera efectiva implica descubrir todo lo que está causando el dolor, para que podamos abordar los problemas subyacentes. Enfrentar nuestros sentimientos dolorosos a menudo significa comenzar un viaje interno para comprender de dónde vienen esos sentimientos. Cada uno de nosotros debería preguntar por qué estamos sufriendo y abordar eso. Esto puede parecer más fácil decirlo que hacerlo, pero aprender las formas en que fuimos heridos puede ayudarnos a diferenciarnos de las formas en que nos perjudicamos a nosotros mismos. A menudo es necesario lidiar con viejos dolores del pasado para vivir plena y pacíficamente en el presente.

Conocernos a nosotros mismos verdaderamente es un viaje importante para cada individuo. Cuanto más comprendamos qué es lo que mueve nuestra miseria de nuestro pasado, más fuertes nos convertiremos en enfrentar el futuro. Cuando descubrimos viejos sentimientos de vergüenza y dolor, podemos aprender a construir nuestra capacidad de recuperación y superar problemas. A medida que desarrollamos nuestro umbral para sentir la tristeza en nuestras vidas, abrimos un espacio para sentir las alegrías de la vida. Además, podemos comenzar a abordar los obstáculos y tomar decisiones que serán más satisfactorias y en nuestro propio interés real.

Una mujer que sufría de insomnio sabía de primera mano los efectos secundarios negativos de los medicamentos recetados. Después de una lucha de por vida contra su trastorno del sueño, decidió a la edad de 60 para asumirlo sin la ayuda de somníferos. Un nivel profundo de ansiedad comenzó a aflorar. En lugar de adormecer la ansiedad con analgésicos o distracciones que la dejaron en un estado lúgubre la mayor parte del día siguiente o que permanecieron completamente despiertas hasta que salió el sol, ella decidió ver hacia dónde se dirigía su mente. Al principio, los pensamientos corrieron, así que comenzó a escribirlos.

Mientras escribía, sus cuadernos se llenaron con sus mayores temores, preocupaciones y pensamientos autocríticos que había intentado enterrar, pero que impedían que su mente descansara tarde en la noche y, a menudo, durante la mayor parte de sus días. Mientras escribía y reconocía estos temores, comenzó a tratar con ellos en un nivel consciente y de "sentimiento". Aliviar su miedo a la ansiedad en sí misma ayudó a esta mujer a tomar el control de su trastorno del sueño. A través de la dedicación y la valentía, pudo superar un problema que la había atormentado durante décadas.

Esto no quiere decir que los medicamentos cuidadosamente utilizados y supervisados ​​profesionalmente no sean de valor. Es simplemente para expresar mis preocupaciones sobre nuestra gravedad hacia una sociedad en la que los sentimientos son rechazados, no tolerados o etiquetados inmediatamente como asuntos de interés médico. Una cultura de aversión al sentimiento en última instancia nos deshumanizará. La empatía es una parte esencial de nuestra herencia humana, y cuanto más nos alejamos de los sentimientos, más nos alejamos del amor, la cercanía, la vitalidad y la realización.

Lea más de la Dra. Lisa Firestone en PsychAlive.org.

Related of "¿Nuestra aversión al dolor nos está matando?"