Nueva agenda integral de Hillary sobre salud mental

El lunes 29 de agosto de 2016, Hillary Clinton publicó una agenda integral para tratar la expansión de los problemas de salud mental en los Estados Unidos, que incluye un llamado para convocar una conferencia de la Casa Blanca sobre el tema durante su primer año en el cargo en caso de ser elegida presidenta.

¿Qué puede ir bien?

Este es un paso bienvenido para los millones de estadounidenses que enfrentan enfermedades mentales con poco apoyo aparte de una dosis de un medicamento psiquiátrico, con un mínimo o ningún apoyo emocional o moral por parte de sus médicos o la comunidad. Hay dos puntos que son especialmente loables sobre la agenda de Clinton con respecto a los niños, una población especialmente vulnerable con respecto a la salud mental.

Primero, el reconocimiento de que los niños desarrollan condiciones de salud mental no porque nazcan con cerebros defectuosos, sino porque muchos niños crecen en ambientes que les causan trauma u otras formas de estrés tóxico. El reconocimiento público de que el trauma y el estrés extremo son factores causales en los niños que desarrollan problemas emocionales y de comportamiento es un paso gigantesco en la dirección correcta.

Capacitar a pediatras, maestros y consejeros escolares para identificar a los niños las causas reales de los problemas de la infancia: abuso u otras formas de estrés tóxico en el hogar es un paso crítico para mejorar la salud mental infantil y la drogadicción innecesaria de niños con drogas psiquiátricas que simplemente cubren sus síntomas (y pueden mostrarse perjudiciales cuando y si se realizan estudios a largo plazo con medicamentos y el cerebro en desarrollo del niño).

Nivelando el campo

Un segundo punto prometedor en la agenda de Clinton, especialmente con respecto a los niños, es "Expandir los sistemas de reembolso para los modelos de atención colaborativa en Medicare y Medicaid. La atención colaborativa es un modelo de atención integrada que trata las condiciones de salud mental y uso de sustancias en entornos de atención primaria. Un equipo de profesionales de la salud trabaja en conjunto para coordinar los servicios del paciente, incluidos un médico de atención primaria, un administrador de atención y un especialista en salud del comportamiento ".

En la actualidad, a los niños en Medicaid que están experimentando dificultades emocionales y de comportamiento se les presta poca atención. Medicaid paga una cita de veinte minutos con un psiquiatra infantil. Los niños salen de la sesión con una receta para un medicamento psiquiátrico que Band ayuda a sus síntomas, en lugar de una evaluación exhaustiva de las causas reales de la angustia del niño.

Los niños más acomodados, cuyos padres tienen seguro privado, pueden pagar terapia familiar profunda, terapia conductual u otras terapias de conversación que pueden incluir la comunicación del terapeuta con el maestro del niño o el consejero escolar para abrir todas las vías de apoyo para ayudar al niño. En la actualidad, los niños pobres toman más drogas psiquiátricas que los niños más ricos de nuestra sociedad. El programa de Clinton ofrece al menos una sugerencia de que los niños menos pudientes de Medicaid finalmente podrán tener las ventajas de terapias de conversación extensas y capacitación de los padres para ayudarlos a superar sus desafíos.

¿Qué puede salir mal?

Finalmente, llegamos a la pregunta de qué podría salir mal con la agenda arrolladora y esperanzadora de Clinton. La respuesta es simple. Si los "expertos" que tienen más peso en dar forma a la nueva agenda son los defensores de la opinión de que la mayoría, si no todos, los problemas de salud mental de los niños son manifestaciones de defectos cerebrales y, como tales, se tratan mejor con medicamentos psiquiátricos.

Hoy, más de ocho millones de niños en los Estados Unidos están tomando medicamentos psiquiátricos para las llamadas "enfermedades médicas" como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y otros comportamientos que la psiquiatría académica ha presentado como enfermedades físicas. En cambio, los paneles de expertos deberían incluir a los trabajadores sociales, terapeutas familiares, maestros y consejeros escolares y otras personas no académicas que trabajan en primera línea con los niños y que conocen muy bien las verdaderas causas de sus problemas en el mundo social del niño.

La propuesta de Clinton es especialmente loable en el sentido de que insiste en la igualdad de reembolso y paridad para los problemas emocionales y psicológicos. Pero también debe reconocerse que los problemas emocionales y psicológicos, incluso los graves, no son lo mismo que las enfermedades físicas porque el tratamiento con medicamentos para los síntomas es la primera solución que el médico piensa con enfermedades médicas. Su agenda menciona tratar a la "persona completa". En el caso de los niños, así como los adolescentes y los jóvenes, el concepto de persona completa debe extenderse a todo el entorno social: familia, escuela, compañeros y cultura.

Copyright © Marilyn Wedge, Ph.D.

Marilyn Wedge es la autora del libro reciente: Una enfermedad llamada infancia: por qué el TDAH se convirtió en una epidemia estadounidense

Es autora del popular artículo de Psychology Today "Por qué los niños franceses no tienen TDAH", que tiene más de 16 millones de visitas.

Related of "Nueva agenda integral de Hillary sobre salud mental"