Nuevo estudio con ratas: los ISRS reducen notablemente la serotonina en el cerebro

Los investigadores holandeses pronto publicarán un artículo en Neurochemistry International que arroja luz sobre cómo los antidepresivos ISRS afectan el sistema serotoninérgico a largo plazo, y por qué la interrupción abrupta de un ISRS puede ser tan problemática. El estudio también sirve como un recordatorio de cómo la ciencia desmiente la creencia pública de que los ISRS "aumentan" los niveles de serotonina en el cerebro.

En el estudio, los investigadores administraron citalopram a las ratas durante dos semanas (también hubo un grupo de control), y luego las ratas tratadas con medicamentos se retiraron abruptamente del fármaco o continuaron durante otros tres días. Las ratas fueron sacrificadas y se analizó su tejido cerebral. Los investigadores compararon este régimen de dosificación con un "paradigma de tratamiento a largo plazo".

En las ratas mantenidas con medicamentos, el contenido de serotonina al final de los 17 días se "redujo en un 60% en promedio en nueve áreas del cerebro", en comparación con los controles. Este agotamiento parece ser parte de una respuesta compensatoria a la droga. Dado que un ISRS bloquea la recaptación normal de serotonina de la hendidura sináptica, el neurotransmisor permanece en este espacio extracelular más tiempo del normal, y en respuesta, la síntesis de serotonina en el cerebro disminuye drásticamente. Como resultado, los niveles de serotonina en los tejidos cerebrales terminan marcadamente reducidos .

Al mismo tiempo, la retirada de citalopram provocó fluctuaciones volátiles en los sistemas serotoninérgicos de las ratas. La síntesis cerebral del neurotransmisor aumentó, ligeramente más allá de los niveles normales, pero con el fármaco que ya no bloquea la recaptación de serotonina de la hendidura sináptica, los niveles "extracelulares" de serotonina probablemente disminuyeron durante este período de abstinencia. También hubo un salto espectacular en el "recambio de la serotonina" durante la abstinencia, lo que significaba que las enzimas convertían rápidamente la serotonina liberada en la hendidura sináptica en un metabolito, que luego era transportado como desecho. Esto también habría agotado la serotonina de la hendidura sináptica.

Durante este período de abstinencia, cuando el sistema serotoninérgico sufría estas dramáticas fluctuaciones, las ratas exhibían "una mayor reactividad conductual" ante un sonido sorprendente. Los investigadores observaron que cuando las personas se retiran de los ISRS, pueden experimentar un "síndrome de interrupción" marcado por "agresión, irritabilidad, agitación, ansiedad y mal humor".

Si bien es notable, estos resultados no son particularmente sorprendentes. El hallazgo de que la serotonina en el cerebro se agota notablemente en respuesta al tratamiento a largo plazo con un ISRS es consistente con estudios anteriores. Y los problemas asociados con el retiro de SSRI son bastante conocidos. Sin embargo, este estudio es una prueba más de que los ISRS no "normalizan" la química cerebral, lo que explica por qué pueden ser tan problemáticos a largo plazo y por qué, al mismo tiempo, retirarse de ellos puede ser tan difícil.

"La combinación de la marcada reducción del contenido de serotonina y la síntesis limitada puede desestabilizar la transmisión cerebral de la serotonina durante el tratamiento con ISRS a largo plazo", concluyeron los investigadores. "Estos efectos combinados pueden comprometer la eficacia de una terapia con ISRS y facilitar los cambios de comportamiento" cuando el medicamento se retira abruptamente.

Related of "Nuevo estudio con ratas: los ISRS reducen notablemente la serotonina en el cerebro"