Ocho maneras en que los educadores pueden colaborar con los padres

En nuestro trabajo con los administradores, el personal, los entrenadores y la facultad de la universidad o la escuela secundaria, un tema aparece una y otra vez: ¿Cómo formamos relaciones de colaboración con padres autoritarios? Reconozcámoslo, no solo tenemos una nueva generación de niños hoy, tenemos una nueva generación de padres. Soy parte de eso

Puede que no haya una "bala de plata" para este. Los padres son humanos que ven la vida desde su ángulo, y con frecuencia los desafíos no tienen una respuesta fácil. Sin embargo, sí creo que podemos utilizar las siguientes ideas para reducir la fricción entre los educadores y los padres. Aquí hay algunas maneras para que los educadores colaboren con los padres:

1. Reunirse temprano, antes de que surja un problema y aclarar el plan.

Las escuelas que organizan reuniones con madres y padres en julio o agosto para hablar sobre la mejor forma de cooperar tienen una tasa de éxito mucho mayor que aquellos que esperan que aparezca un problema. En esta reunión, explique su objetivo de desarrollar estudiantes (o atletas) maduros, saludables y responsables. Luego, solicite la ayuda de los padres para alcanzar esa meta.

2. Cuente historias sobre el éxito y el fracaso.

Las historias se pegan. En sus interacciones con los padres, cuente historias de "padres de helicópteros" que fueron demasiado lejos y tuvieron efectos dañinos en sus hijos. Explique cómo los padres intrusos impiden que los niños crezcan y sean responsables. Piénsalo. ¿Qué padre no quiere que su hijo sea responsable y tome la iniciativa?

3. Crea un convenio para firmar.

Esto puede parecer innecesario, pero varias escuelas han progresado al delinear un acuerdo sobre lo que harán tanto el personal como los padres para asociarse en el desarrollo de los estudiantes. Más tarde, si surge un conflicto, siempre puede consultar el pacto y determinar las mejores opciones para seguir adelante.

4. Explique el próximo año como un momento de "transición".

Si somos honestos, cada año escolar es un momento de mayor transición y crecimiento. Hágales saber a los padres que su papel debería cambiar lentamente para permitir que su hijo crezca y asuma más responsabilidades. Recomendamos entrenadores universitarios y facultad para alentar a los padres a pasar del rol de "Supervisor" a "Consultor".

5. Aclara los mejores intereses de su hijo.

Elabore cómo quiere trabajar en nombre de su hijo; que te preocupas por sus hijos y quieres lo mejor para ellos. Recuérdeles que cuando surge un conflicto entre padres y educadores, nadie gana. Los estudiantes experimentan desconfianza, culpa, co-dependencia y estrés como resultado.

6. Cuando te reúnas, habla con los padres sobre el futuro.

La mayoría de los problemas con los padres se centran en este tema: están criando soluciones a corto plazo en lugar de a largo plazo. Nosotros, los padres, a menudo tratamos de arreglar las cosas en lugar de corregir las cosas. El personal debe ayudarlos a ver el daño futuro que causan al eliminar las consecuencias de las acciones del niño. Pinte una imagen del daño que causan cuando entran y coloque una curita en un problema. Si está cómodo, analice cómo los adultos a menudo tratan de vivir su vida no vivida a través de sus hijos, y los niños se convierten en víctimas.

7. Identificar un vehículo para la comunicación continua.

La gente no sabe qué hacer. La comunicación regular con los padres es una excelente manera de ayudarlos a ver el panorama general. Crea un correo electrónico semanal, podcast, video o blog para mantenerte en contacto. En estos contextos, hable sobre temas clave como:

* Los adolescentes, naturalmente, ponen a prueba los límites y valores para descubrir su identidad.

* Aprenden la responsabilidad cuando los adultos no ponen excusas por sus fallas.

* La maduración requiere que los niños se autorregulen y experimenten autonomía.

* Dado que la autonomía les exige desarrollar habilidades para la vida, no les pongas excusas.

* Esas habilidades aprendidas en un dormitorio o una sala de lavandería pueden ser tan importantes como lo que aprenden en el aula.

8. Proporcione un recurso.

En su reunión inicial con los padres a principios de año, proporcione un recurso para que se lleven a casa. Puede ser un folleto, un artículo, un disco de salto, un CD o un DVD para que lo escuchen o lo miren. Por ejemplo, Growing Leaders acaba de crear un DVD y CD para que los programas deportivos se los entreguen a los padres cuando dejen a su atleta de primer año en el campus. Simplemente ayuda a mamá y papá a ser el mejor padre que pueden ser, y no intenta ser el entrenador. En él, comparto algunas cosas que son más fáciles de venir que el entrenador.

Como padre de dos hijos de veintitantos años, vi cómo mi función evolucionaba de Supervisor directo a Consultor. A pesar de que tenía ideas sobre cómo mis hijos deberían manejar las situaciones, tuve que retroceder por el bien de su crecimiento. Que estas ideas enciendan mejores ideas propias al tratar de asociarse con las familias para formar líderes jóvenes.

Related of "Ocho maneras en que los educadores pueden colaborar con los padres"