Pantallas y la respuesta al estrés

Screen-time and stress
Las pantallas son una forma de estrés ambiental

Acabo de regresar de una inspiradora conferencia de una semana sobre la ciencia y la aplicación de la medicina integrativa. Altamente informativo, el tema escuchado una y otra vez fue que mitigar el estrés mediante un enfoque combinado del trabajo mente-cuerpo, dormir bien, hacer ejercicio, reducir la carga de toxinas y llevar una dieta nutritiva era altamente efectivo para combatir enfermedades y tenía un impacto mucho mayor sobre el pronóstico de los tratamientos médicos occidentales tradicionales, ya sea que la "enfermedad" sea mental o física.

Lo que no escuché mucho (o al menos no lo suficiente) fue el impacto del tiempo de pantalla en el estrés y la gravedad de la enfermedad, particularmente en lo que respecta a los trastornos mentales, que son muy sensibles a los factores de estrés de cualquier tipo. Un objetivo principal del enfoque de medicina integrativa es sacar al cuerpo del modo de lucha o huida al modo de curación tanto como sea posible. ¿Cómo podemos ignorar el impacto de las pantallas, que nos agreden diariamente? El tiempo de pantalla tiene muchos efectos negativos para la salud, pero esta publicación se centrará en estudios que vinculan el tiempo de pantalla con los marcadores de estrés.

Resultados del estudio sobre medios de pantalla electrónicos asociados con marcadores de estrés fisiológico

1. Juego de computadora evaluado como un factor estresante psicológico válido para inducir efectos fisiológicos del estrés, incluyendo cambios en el tono autonómico (frecuencia cardíaca y presión sanguínea), EMG (actividad muscular), respuesta galvánica de la piel (conductividad cutánea) y niveles de cortisol (Sharma et al. al., 2006).

2. Los juegos informatizados pueden afectar el control del azúcar en la sangre y retrasar la digestión (Blair et al., 1991).

3. La atención puede verse afectada por las hormonas del estrés, la norepinefrina y el cortisol después del estrés psicológico (videojuego utilizado como factor estresante) (Skosnik et al., 2000).

4. El tiempo de pantalla se asocia con una vasculatura angosta de la retina (vasos angostos en la parte posterior del ojo, un riesgo cardiovascular) en los niños, mientras que el tiempo al aire libre se asocia con una vasculatura retinal saludable (Gopinpath et al., 2011).

5. El tiempo de pantalla se asocia con el síndrome metabólico (presión arterial alta, desregulación del azúcar en la sangre, lípidos altos, obesidad) en adolescentes independientes de la inactividad física (Kang et al., 2010).

6. El juego de video se asocia con el aumento de la ingesta de alimentos en adolescentes (Chaput et al., 2011).

7. La exposición a los CEM (campos electromagnéticos) desde las torres celulares está asociada con el aumento de la velocidad perceptual y la disminución de la precisión (consistente con una respuesta de lucha o huida), así como con los problemas del sueño (Hutter et al., 2006).

8. El uso del teléfono celular y los mensajes de texto están asociados con respuestas cognitivas más rápidas pero menos precisas en los adolescentes (Abramson et al., 2009).

Con suerte, estos estudios proporcionan algo de reflexión. Aconsejar a los padres que limiten severamente el tiempo de pantalla a menudo se topa con resistencia, y parte de esa resistencia, creo, se debe a una subestimación de los efectos potentes del tiempo de pantalla en la respuesta al estrés. Ver la evidencia que vincula claramente las pantallas con los marcadores de estrés puede ayudar a llenar ese vacío y nos empuja a todos a recordar que la limitación estricta del tiempo frente a la pantalla debe ser un componente esencial de un enfoque integrador del bienestar mental.

Para obtener más ayuda para comprender el impacto del uso de la tecnología en el sistema nervioso en crecimiento, consulte Restablecer el cerebro de su hijo: un plan de 4 semanas para terminar con las crisis, elevar calificaciones e impulsar las habilidades sociales al revertir los efectos del tiempo de pantalla electrónico.

Related of "Pantallas y la respuesta al estrés"