¿Para qué son las emociones?

Fuente: Laura Weis, usada con permiso

La psicología a menudo se concibe como una ciencia biológica, conductual y cognitiva que examina las causas biológicas y sociales de los pensamientos y el comportamiento. Durante mucho tiempo las emociones fueron ignoradas o minimizadas por ser de menor interés e importancia que las ideas (cogniciones) o el comportamiento. Tenemos Ciencias del comportamiento y Neurociencia cognitiva, pero solo (muy) recientemente Ciencia de la emoción .

Las emociones son poderosas señales sociales. E-motion y motivación tienen la misma raíz latina que significa "mover". Las emociones nos envían mensajes rápidos, potentes y físicos que nos permiten responder a nuestro entorno. También nos permiten comunicarnos voluntaria o involuntariamente.

Los psicólogos tienden a definir la emoción al observar sus partes componentes. Las emociones se sienten fisiológica y conductualmente, a menudo muy expresivamente. También hay un componente cognitivo asociado con las emociones.

La evolución nos ha dejado con un conjunto de "programas" altamente adaptables, todos diseñados para resolver problemas específicos de supervivencia. Todos heredamos programas macro y microemocionales que son el resultado de muchos encuentros en el pasado. Hemos tenido que aprender en quién confiar, cómo detectar la infidelidad sexual, cómo enfrentar el fracaso y la pérdida de estados, cómo reaccionar ante la muerte de un familiar. La expresión automática e involuntaria de muchas emociones es una característica clave de la vida social exitosa de nuestra especie social . Tenemos un repertorio rico y detectable de señales emocionales para facilitar la interacción social.

Los psicólogos evolutivos creen que hemos desarrollado un número determinado de estados emocionales y reacciones que son extremadamente útiles. Una condición o situación particular desencadena un programa o subprograma emocional que afecta la fisiología y el pensamiento de una persona. Las emociones galvanizan y activan muchos sistemas en conjunto que lidian con el problema. Entonces, las emociones sirven primero para detectar señales evolutivas confiables, luego desencadenar reacciones que han sucedido en el pasado para ser buenas soluciones a esos problemas.

Un buen ejemplo es el miedo: el miedo a ser seguido, emboscado o atacado por la noche. Este miedo establece problemas y un conjunto completo de circunstancias o rutinas.

En primer lugar, te vuelves muy atento a las señales visuales o auditivas particulares.

En segundo lugar, sus prioridades y objetivos cambian: el hambre, el dolor y la sed se suprimen para lograr la seguridad.

En tercer lugar , sus sistemas de recolección de información se enfocan en problemas particulares.

En cuarto lugar , surgen algunos conceptos simples o cambian de fácil-difícil a peligroso-seguro.

En quinto lugar, la memoria para eventos pasados ​​como este se desencadena.

En sexto lugar, puede haber un intento de comunicarse más bien de manera inusual a través de un fuerte grito o grito; o, por el contrario, encontrarse a sí mismo paralizado por el miedo e incapaz de emitir un sonido.

Séptimo , se evoca un sistema de prueba de inferencia o hipótesis, lo que significa que las personas intentan descubrir qué está sucediendo y qué sucederá después.

Octavo, los sistemas de aprendizaje se activan y luego los novedosos sistemas fisiológicos. Esto puede ser para una respuesta de vuelo o lucha y, finalmente, una serie de reglas de decisión de comportamiento. Por lo tanto, la persona puede hacer o correr o incluso atacar.

Las respuestas son adaptativas pero, por supuesto, no siempre son exitosas. Las personas no saben o no pueden informar sobre el desencadenamiento de estos diversos programas, pero ciertamente conocen el estado emocional del miedo. En este sentido, la función de las emociones es movilizar sistemas completos que afectan nuestros objetivos y marcos conceptuales, prioridades motivacionales, atención y percepción y fisiología.

Las emociones nos dicen cómo otras personas están experimentando la situación. Proporcionan un comentario continuo sobre cómo otros y nosotros mismos vemos el significado de las cosas.

Claramente, algunas emociones se señalan automáticamente. Otros son más complejos y no tienen señales distintivas como la culpa o los celos. Parece que necesitamos enviar y recibir información de manera confiable y eficiente. Pero depende de qué información estamos enviando y a quién.

Compartimos información emocional de manera más clara, clara y beneficiosa con amigos y familiares en lugar de enemigos. Las personas son más expresivas y abiertas con los íntimos y más reservadas con los extraños. También depende de qué información se comunica. Por lo tanto, los psicólogos evolutivos podrían esperar diferencias sexuales en la expresión emocional. Los hombres deberían ser mejores con la ira, el triunfo y la rendición, pero no tan buenos con la ansiedad y el dolor.

Reconociendo las emociones

Aunque disputados, muchos investigadores han aceptado que hay seis emociones fundamentales y distinguibles. Estos son la felicidad, la tristeza, la sorpresa, la ira, el disgusto y el miedo.

Darwin, quien fue el primero en escribir un artículo científico sobre expresiones emocionales no verbales, argumentó que podemos reconocer expresiones faciales distintivas que corresponden a los estados emocionales fundamentales. Son emociones manifiestas, parte de nuestro pasado evolutivo y no aprendidas. Si bien gran parte de la conducta no verbal está determinada por el aprendizaje cultural, la expresión de la mayoría de las expresiones faciales no lo es. Las personas ciegas expresan las emociones faciales de forma muy similar a las personas videntes. Muchas expresiones ocurren en todas las culturas.

La cara tiene diferentes partes altamente expresivas, todas las cuales pueden indicar emoción. Los ojos pueden ser anchos o estrechos, las pupilas dilatadas o no, y las cejas levantadas o bajadas. La persona puede parpadear excesivamente o mirar fijamente. La boca se puede abrir o permanecer cerrada; puede subir o bajar; los dientes y la lengua se pueden ver u ocultar. La piel puede enrojecerse o no, con o sin signos de transpiración. La nariz puede tener orificios nasales acampanados.

Los investigadores han demostrado que se pueden describir las expresiones faciales enojadas, felices o disgustadas que casi todas las personas juzgarán como esa emoción específica. La cara enojada ha fruncido el ceño con el párpado superior levantado, las fosas nasales dilatadas, los labios abiertos con los dientes inferiores expuestos, los ojos abiertos, etc.

Las expresiones faciales y otras expresiones no verbales actúan como formas de comunicar estados emocionales de manera rápida y efectiva. Sin embargo, vale la pena considerar dos advertencias. El primero es la cuestión del control y si podemos controlar de manera fácil y precisa nuestra exhibición física de emociones. Ser sorprendido, impactado o atado conduce a reacciones inmediatas y fuertes por parte del sistema nervioso autónomo. Podemos obtener una respuesta típica de pelea o huida acompañada de poderosas reacciones físicas.

La pregunta es qué control tenemos sobre nuestras emociones o expresión de ellas. Algunos aparecen más bajo nuestro control que otros. Por lo tanto, podemos supuestamente controlar con relativa facilidad nuestros gestos y movimientos corporales a través de investigaciones que han demostrado que a menudo "filtramos" emociones mediante gestos particulares y movimientos de los pies cuando estamos estresados. Igualmente, la mayoría de nosotros sentimos que tenemos menos control sobre nuestra dilatación de la pupila y la frecuencia cardíaca.

El segundo problema se refiere a la conciencia (consciente) de las emociones. A veces tanto el emisor como el receptor son plenamente conscientes, como en el caso de que se sonrojen. Del mismo modo, ninguno de los dos podría estar al tanto de los pequeños cambios en la mirada, los movimientos de las cejas o la dilatación de la pupila. Los expertos están entrenados para conocer las correlaciones no verbales particulares de los estados emocionales, como las sonrisas cerradas o selladas, los movimientos de la cabeza al bostezar. Finalmente, los remitentes de mensajes emocionales pueden estar al tanto de su mensaje pero los receptores no saben cuando están tratando de ocultar algo.

Emociones de Codificación y Descodificación

La gente se comunica emocionalmente. A través de la expresión facial, los cambios de voz, el movimiento corporal y la postura de las personas muestran sus emociones. La excitación fisiológica causa reacciones específicas que causan expresión característica. Por lo tanto, el miedo conduce a un flujo restringido de sangre a la piel y los músculos (y, por lo tanto, a la cara blanca), mientras que a la ira, lo contrario (la ira púrpura).

Los bebés detectan y responden a diferentes emociones en sus cuidadores desde una edad muy temprana. Muestran reacciones características a la ira, el disgusto y el miedo. Más tarde muestran estados emocionales característicos y detectables: angustia (llanto, mano en la boca); ira (gritos, rabietas); frustración (rascarse el cuerpo, rechinar los dientes, amasar los pies).

Codificamos la información a través del tono de voz y el gesto. Por lo tanto, a menudo podemos leer o interpretar los sonidos y movimientos de simios y monos, perros y gatos.

Pero como los psicólogos culturales y sociales han demostrado, también aprendemos formas correctas, educadas o aceptables de mostrar las emociones. Cómo y cuándo nos tocamos el uno al otro; gestos de la mano y la cara, patrones de la mirada, postura corporal y comportamiento espacial (distancia interpersonal). Las culturas desarrollan reglas y rituales sobre cosas tales como saludar o mostrar el estado que puede ser altamente específico de una cultura en particular. Los rituales religiosos son altamente específicos de la cultura y están diseñados para mostrar un rango específico de emociones.

Así como hemos sido programados para, pero también nos han enseñado, codificar emociones específicas, así que hemos aprendido a decodificarlas . Los primeros estudios mostraron que las personas expresaban claramente emociones como alegría, miedo, sorpresa e ira. A algunos se les mostraron películas mudas, otras películas con sonido, mientras que otros solo escucharon una banda sonora. La sorpresa y el desprecio eran las emociones más difíciles de reconocer o decodificar, mientras que el miedo, la ira y la alegría eran las más fáciles.

La gente usa muchas señales para descifrar las emociones de los demás. Esto llevó a los psicólogos a hacer preguntas como qué cue proporciona la mayor información sobre qué emoción y en qué situación. De hecho, se supone que la comunicación no verbal es mucho más poderosa que la comunicación verbal o vocal porque es más honesta, leída y no afectada.

Hombre mirando

El libro de Desmond Morris The Naked Ape, publicado en 1967, era un relato evolutivo del comportamiento humano. Su argumento es que somos animales (una especie de primates) y, por lo tanto, un fenómeno biológico dominado por reglas biológicas. Su técnica consistió en observar al Homo Sapiens como un zoólogo que intenta comprender el significado del comportamiento de acciones específicas.

Las acciones se dividen en varios grupos. Primero, acciones innatas o programadas . Por lo tanto, las personas pisotean cuando están enojadas, muestran sus dientes cuando están enfurecidas y levantan y bajan las cejas momentáneamente cuando saludan a los demás. Hay comportamientos culturales que han evolucionado para mostrar emociones. También hay acciones descubiertas (como doblar los brazos) que descubrimos por nosotros mismos; acciones absorbidas (adoptando posturas) que sin saberlo adquirimos de otros y acciones entrenadas que se enseñan.

Lo que causó tanto interés fue la descripción detallada de conductas particulares como la mirada, el tacto o la exhibición de estado y la explicación de su significado y función desde una perspectiva evolutiva. Por lo tanto, teniendo en cuenta los comportamientos sumisos, se argumenta que cuando se los amenaza con atacar, las personas tienen algunas opciones específicas: pelear, huir, tratar de esconderse, pedir ayuda y tratar de apaciguar al atacante. Los envíos pasivos en humanos son muy parecidos a los animales: las personas se encogen, se agachan y se doblan; se arrastran, lloriquean y tratan de proteger las partes más vulnerables del cuerpo. El objetivo es parecer pequeño, actuar derrotado, acurrucarse con la sumisión.

De manera similar, las señales sexuales sobre el noviazgo tienen comportamientos identificables y secuencias precopulatorias específicas que se toman del contacto íntimo que tuvimos con nuestros padres, como caricias, besos, caricias, etc. Estas acciones implican mirar más con ojos más amplios y en más partes del cuerpo ; Sonriendo más con la boca más abierta, mostrando más lengua, jugando, adoptando posturas corporales más abiertas y moviéndose más rápidamente.

La idea es que el entrenamiento zoológico en la teoría evolutiva y la observación cercana pueden permitirnos diseñar una guía de campo para el comportamiento humano. Esto explica qué muchas de las acciones, gestos y señales cotidianos que enviamos y recibimos tienen contenido emocionalmente relevante.

Medición de emociones

Los psicólogos tienden a usar cuatro métodos para medir la mayoría de las cosas en el área. El primero es el autoinforme o lo que la gente dice sobre sí mismos. Esto se puede hacer a través de una entrevista o cuestionario. El segundo es la observación o lo que otros dicen sobre una persona que conocen o a quién están observando. El tercer método es medir el comportamiento de la persona mientras realiza una tarea. La medida final relacionada es fisiológica, incluyendo todo, desde sangre y muestras de saliva, a través del corazón y la monitorización de la respiración hasta señales eléctricas en el cerebro.

Por lo tanto, pregúntele a alguien cómo se siente o siente: para describir sus emociones. O podría preguntarle a un observador o grupo cómo apareció alguien cuando pronunció un discurso. También podría medir la velocidad o la lentitud con que una persona habló o se movió en una situación particular en comparación con la forma en que son "normalmente". O puede medir el ritmo cardíaco, la respiración o el nivel de cortisol de una persona poco después o durante un episodio en particular.

El problema para el investigador interesado en este tema es qué usar para medir la emoción. Parte del problema es que hay muy poca concordancia o acuerdo entre las diversas medidas. Por lo tanto, una persona puede decir que estaba muy nerviosa pero los observadores no la detectaron. De la misma forma, una persona puede informar que no está demasiado ansiosa durante una actuación, que varias medidas fisiológicas muestran niveles muy altos de excitación. ¿Cuál entonces está diciendo la verdad? Cuál es más exacto o confiable

Laura Weis, used with permission
Fuente: Laura Weis, usada con permiso

Otro problema relacionado es que existen diferentes marcadores fisiológicos de las diferentes emociones. Aún más problemático, las personas pueden experimentar más de una emoción (ira, sorpresa) casi al mismo tiempo o poco después una de la otra.

Las medidas fisiológicas pueden ser muy crudas y es difícil describir con certeza qué es lo que una persona siente o está sintiendo basándose en datos fisiológicos.

Related of "¿Para qué son las emociones?"