Pensando en negro

shutterstock Image purchased by UCLA CNS for Dr. Gordon
Fuente: shutterstock Imagen comprada por UCLA CNS para el Dr. Gordon

La impropiedad policial motivada por motivos raciales es complicada y circunstancial, pero en última instancia, una manifestación del racismo sistémico de la sociedad. Los prejuicios raciales impregnan nuestras vidas a través de los medios de noticias y entretenimiento, ya sea vilipendiando a los negros, latinos y gays, o descartando los problemas de los Estados Unidos. Estas prácticas de los medios crean una desconexión social y promueven la disfunción social.

Dicho esto, considere el trabajo del oficial de policía. Nadie llama a la policía para decir: "La vida es genial, visítanos y siente el amor". La gente llama a la policía para decir: "¡Ven aquí! Algún tonto se robó todo excepto mis cromosomas. " Imagínese el estrés acumulativo de un trabajo, donde tenía que usar un arma de fuego, y regularmente lidiar con la hostilidad y el peligro.

Ahora considere la coacción de ser negro en América. Las historias de policías que matan a negros sin justa causa son noticia; la angustia de presenciar los ataques racistas impunes al primer presidente birracial de Estados Unidos. Imagine saber que usted y el color de piel de su familia son posibles sentencias de muerte que se pueden llevar a cabo en cualquier momento o lugar sin provocación, porque algunos racistas violentos no pueden controlar su miedo e ira.

Luego considere el cerebro altamente adaptativo pero predecible y limitado.

1) El cerebro se consolida y simplifica, por ejemplo, luchar o huir es solo una consolidación y simplificación de generaciones de lecciones en resolución de conflictos. [1, 2]

2) Cuando el cerebro detecta una amenaza, la parte pensante del cerebro se apaga y la parte emocional del viejo mamífero se hace cargo. Esta sección del mantra del cerebro es "quiebre un movimiento ahora, piénselo más tarde". "La evolución diseñó el cerebro de esta manera porque cuando estás en peligro, la acción inmediata aumenta las posibilidades de supervivencia, mientras que pensar en ello disminuye esas posibilidades. [3]

3) El cerebro también emplea sesgo de confirmación. Es decir, busca cosas para reafirmar su sistema de creencias e ignora la información que lo desafía. [4-7] Estas inclinaciones cerebrales podrían complicar los encuentros entre los negros y la policía.

Para la policía, el racismo sistémico se consolida en "los negros son peligrosos".

Para los negros, el daño colateral del racismo sistémico simplificado y combinado se convierte en "la policía quiere lastimarme".

Estas creencias distorsionan las percepciones debido al sesgo de confirmación. Ambas personas solo ven y escuchan aquello que confirma sus creencias. Este escenario puede crear una sinergia descendente que podría escalar rápidamente a un resultado horrible, como los recientes eventos en Louisiana, Minnesota y Dallas, Texas.

Shutterstock Image purchased by UCLA CNS for Dr. Gordon
Fuente: imagen de Shutterstock adquirida por UCLA CNS para el Dr. Gordon

Nuestra respuesta a estas tragedias es aún más inquietante. Seleccionamos individuos y eventos, elegimos lados y comenzamos a tuitear como una bandada de pericos en crystal meth. Una vez que terminan los linchamientos de Twitter y las guerras de Facebook, sentimos que hemos tenido justicia, y ahora estamos listos para tener Starbucks. Sin embargo, nada ha cambiado, excepto que algunas vidas más han sido diezmadas aún más. Para citar a Huey Lewis y The News, "Necesitamos una nueva droga".

¿Nueva droga o nueva falla?

"La mayoría de la gente estaría de acuerdo con que las emociones negativas como el miedo y la ira son la base del racismo. Muchos factores contribuyen a estos rasgos emocionales profundamente arraigados y a las alteraciones subyacentes en la capacidad del cerebro para controlarlos. Ahora estamos comenzando a identificar el importante papel de los microbios intestinales en el desarrollo temprano de estos sistemas cerebrales que desempeñan un papel en la regulación de las emociones y la capacidad de respuesta al estrés. Incluso en adultos, animales y humanos, los cambios en el microbioma intestinal producidos por la ingesta regular de un probiótico pueden reducir la capacidad de respuesta del cerebro a los estímulos emocionales negativos ", dice Emeran Mayer, MD, Ph.D., director del Centro de Neurobiología de UCLA. de estrés.

En su último libro, The Mind-Gut Connection , el Dr. Mayer analiza cómo la interacción del cerebro y el intestino influye en la regulación del estrés y el manejo emocional.

"Escribí este libro debido a la falta de información concreta sobre cómo el microbioma intestinal afecta nuestros estados mentales. La gente ha escrito algunos artículos de revisión muy especulativos y provocativos sobre cómo los microbios podrían regular las emociones humanas. Lo que he intentado hacer es ser crítico y extraer lo que sabemos hasta ahora y especular sobre lo que esto podría implicar ", agregó Mayer.

Shutterstock image purchased by UCLA CNS and photoshop manipulated by Dr. Gordon
Fuente: imagen de Shutterstock adquirida por UCLA CNS y photoshop manipulada por el Dr. Gordon

Nuestro intestino produce considerablemente más serotonina que el cerebro. [8-10] La serotonina es necesaria para que la parte del cerebro más desarrollada intervenga en la parte del cerebro del viejo mamífero puramente emocional. [11-14] Entonces, cuando vemos incidentes, como los que aparecen recientemente en las noticias y nos preguntamos, "¿qué estaban pensando?", La respuesta es que no lo fueron. El viejo cerebro de mamífero tenía el control, y no piensa.

Entonces quizás deberíamos convertirnos más en una nación probiótica, que en una nación Prozac. Dirigir nuestra energía hacia una mejor comprensión del nexo entre humanos, microbios, cerebro y emociones nos serviría mejor que los memes y tweets que demonizan a las personas que posiblemente hicieron lo que todos podríamos haber hecho si estuviéramos en la misma situación con las mismas variables. El cerebro humano es muy adaptable pero igualmente vulnerable al contexto y las circunstancias: eso es lo que hace que los humanos sean humanos. Entonces, cuando ocurre una parodia, considere la compasión y avance hacia un terreno más alto en lugar de bajar.

"No creo que haya una forma de que este mal profundamente arraigado (el racismo estadounidense contra los negros) pueda ser rápidamente sanado. Pero hasta que se alcance este objetivo, no hay mayor satisfacción para una persona justa y bien intencionada que el conocimiento de que ha dedicado sus mejores energías al servicio de la buena causa ". Albert Einstein (1946) Como siempre, permanezca fabuloso y ¡fenomenal!

Únete a mi lista de correo electrónico para recibir notificaciones de publicaciones nuevas

Correo Huffington

Los Angeles Times

Centro de UCLA para la Neurobiología del Estrés

Facebook

Dr. Gordon en línea

Gorjeo

Referencias

1. McEwen, BS, Fisiología y neurobiología del estrés y la adaptación: papel central del cerebro. Physiol Rev, 2007. 87 (3): p. 873-904.

2. Ranabir, S. y K. Reetu, Estrés y hormonas. Indio J Endocrinol Metab, 2011. 15 (1): p. 18-22.

3. McEwen, B., Lasley, E, Fin del estrés tal como lo conocemos. 2002, Washington, DC: Joseph Henry Press.

4. Downar, J., M. Bhatt, y PR Montague, Neural se correlaciona con el aprendizaje efectivo en médicos experimentados que toman decisiones. PLoS One, 2011. 6 (11): p. e27768.

5. Todd, J., A. Provost, y G. Cooper, Primeras impresiones duraderas: un sesgo conservador en los filtros automáticos del entorno acústico. Neuropsychologia, 2011. 49 (12): p. 3399-405.

6. Doll, BB, KE Hutchison y MJ Frank, genes dopaminérgicos predicen las diferencias individuales en la susceptibilidad al sesgo de confirmación. J Neurosci, 2011. 31 (16): p. 6188-98.

7. Bronfman, ZZ, et al., Las decisiones reducen la sensibilidad a la información posterior. Proc Biol Sci, 2015. 282 (1810).

8. Tillisch, K., et al., Estudiar el eje del cerebro-intestino con imágenes farmacológicas. Ann NY Acad Sci, 2008. 1144: p. 256-64.

9. Lesch, KP y L. Gutknecht, Farmacogenética del transportador de serotonina. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry, 2005. 29 (6): p. 1062-73.

10. Bercik, P., et al., La microbiota intestinal afecta los niveles centrales del factor neurotrópico derivado del cerebro y el comportamiento en ratones. Gastroenterology, 2011. 141 (2): p. 599-609, 609 e1-3.

11. Petty, F., et al., Trastornos de la disfunción de la serotonina: una perspectiva neuroquímica conductual. J Clin Psychiatry, 1996. 57 Suppl 8: p. 11-6.

12. Sodhi, MS y E. Sanders-Bush, Serotonina y desarrollo del cerebro. Int Rev Neurobiol, 2004. 59: p. 111-74.

13. Schaefer, A., et al., Modulación serotonérgica de la conectividad funcional intrínseca. Curr Biol, 2014. 24 (19): p. 2314-8.

14. Bearer, EL, et al., Circuito de Recompensas está perturbado en ausencia del transportador de serotonina. Neuroimage, 2009. 46 (4): p. 1091-104.

Related of "Pensando en negro"