¡Pero abuela! Qué dientes mas grandes tienes

Wolf in Sheep's Clothing

Lobo con piel de oveja

Por Ken J. Rotenberg 1 , Lucy Betts 2 y Pamela Qualter 3

Muchas personas leyeron la historia de La Caperucita Roja por sus madres o padres cuando eran niños pequeños. La historia ha sido una fábula popular durante más de 300 años y su uso persistente muy probablemente dependa de su valor educativo. Como en muchas fábulas, su inocencia disfraza un propósito educativo muy serio: informar a los niños pequeños que deben ser precavidos al confiar demasiado en los demás. Se debe agregar que hay otras fábulas diseñadas para educar a los niños pequeños acerca de la confianza como "Pinocho" o "El niño que llamó lobo". Estas fábulas están diseñadas específicamente para informar a los niños pequeños sobre las consecuencias de no ser dignos de confianza.

Sin embargo, antes de descifrar la fábula de Caperucita Roja, describamos brevemente el marco de la confianza interpersonal (ver confianza-o no confianza) en el marco de las Dimensiones de las Dimensiones ( BDT ). El marco incluye las siguientes tres bases de confianza: (1) confiabilidad, que se refiere a una persona que cumple su palabra y promesa; (2) confianza emocional, que se refiere a una persona que se abstiene de causar daño emocional (por ejemplo, guardar secretos); y (3) honestidad, que se refiere a una persona que dice la verdad y comportamientos atractivos que se guían por intenciones benignas y genuinas. Los tres dominios son (a) cognitivo / afectivo, que comprende las creencias y sentimientos de los individuos que otros demuestran las tres bases de confianza, (b) dependiente del comportamiento que comprende individuos que confían conductualmente en otros para actuar de manera confiada según los tres bases de confianza, y (c) promulgación de comportamiento (es decir, confiabilidad) que comprende individuos que se comprometen conductualmente en las tres bases de la confianza. Las dimensiones del objetivo de la confianza son (a) especificidad, que van desde personas generalizadas a una persona específica, y (b) familiaridad, que van desde algo poco familiar hasta muy familiar. De acuerdo con este marco, la confianza también tiene una fuerte calidad recíproca.

" Volver a la historia". La confianza y la confiabilidad se representan en diferentes puntos en la fábula de Caperucita Roja. Al principio, Caperucita le promete a su madre que no hablará con nadie en el camino a la casa de su abuela. Sin embargo, Caperucita Roja viola esa promesa hablando con el Lobo y le dice a dónde iba. Sus acciones representan confiabilidad de baja confiabilidad de acuerdo con el marco de confianza interpersonal BDT. Una vez en la casa, Caperucita Roja inicialmente confía en su "abuela" (es decir, el Lobo) tanto por sus creencias y comportamiento: representan las creencias de honestidad y la confianza honesta dependiente del comportamiento, respectivamente. Después de detectar algunas anomalías físicas al examinar detenidamente a la abuela, Caperucita Roja expresa la frase clásica: "¡Pero abuela! Qué dientes tan grandes tienes "como desconfianza". Estos reflejan la violación de las creencias de confianza de honestidad de acuerdo con el marco de confianza interpersonal BDT, lo que resulta en retirarse de la interacción (ver hacer-usted-confiar-el-derecho-cantidad), incluyendo acciones diseñadas para proteger su vida. (¡Gracias a Dios por el leñador de confianza!)

El autor de la fábula de Caperucita Roja no tuvo la oportunidad de leer el marco de confianza interpersonal BDT, pero el marco es útil para descifrar su mensaje porque el marco describe la confianza tal como era y es. Como se señaló, la fábula de Caperucita Roja sigue siendo popular porque los padres y otros agentes sociales sienten que deben enseñar a los niños que hay consecuencias de no ser dignos de confianza y de confiar demasiado en los demás.

¿Qué señales usan los niños para decidir en quién confiar? En la vida real, las personas no tienen ojos y dientes excepcionalmente grandes, es difícil encontrar lobos parlantes, entonces, ¿qué utilizan los niños para decidir si alguien los está engañando? Vale la pena observar que esto se refiere a la base de honestidad y dominio cognitivo / afectivo del marco de confianza interpersonal BDT. Hay evidencia de que los niños creen que la aversión a la mirada y el movimiento elevado de las extremidades revelan engaño, como apartar la vista de los demás y movimientos rápidos al decir una mentira (Einav, & Hood, 2008; Rotenberg & Sullivan, 2003). En ese sentido, los niños adquieren con la edad la estrategia de reprimir la aversión a la mirada cuando intentan engañar a los demás (McCarthy y Lee, 2009). Sin embargo, estos están equivocados, porque ni la aversión a la mirada ni el movimiento de las extremidades revelan el engaño de niños o adultos (Vrij, Akehurst, Soukara y Bull, 2004). Además, al igual que los adultos, los niños son muy pobres para detectar el engaño y rara vez superan la posibilidad de detectarlo (véase Vrij et al., 2004).

¿Qué pueden hacer los padres? La investigación anterior puede sugerir que los niños son muy vulnerables a ser engañados y que los padres pueden no ser capaces de protegerlos del engaño y sus consecuencias. Esto no es muy reconfortante para los padres, pero hay algo de esperanza.

En primer lugar , la investigación indica que hay señales que son indicativas de engaño, como pausas largas, vacilaciones frecuentes del habla, alteraciones frecuentes del habla y tono alto (véase DePaulo et al., 2003). Los padres pueden alentar a sus hijos a que atiendan esas señales para detectar el engaño y, si los padres están presentes durante la comunicación, también podrían ayudar a sus hijos atendiendo a esas señales.

En segundo lugar , los padres podrían alentar a los niños a evaluar activamente la honestidad / veracidad de la comunicación de una persona. De acuerdo con el trabajo de Forrest, Feldman y Tyler (2004), esta orientación cognitiva aumenta el uso de indicios de engaño por parte de las personas y aumenta su detección de engaño. Sin embargo, quisiéramos advertir a los padres que eviten promover en los niños una orientación de baja confianza debido a que la poca confianza está vinculada a los problemas psicosociales (cantidad que se puede confiar en la cantidad correcta). Sugerimos alentar a los niños a recurrir a múltiples señales de engaño y adoptar una orientación de evaluación crítica activa, principalmente cuando la situación social lo justifique (por ejemplo, en peligro de ser víctima).

En tercer y último lugar, hay evidencia de que los adultos (Clements et al., 2010) y los niños (Rotenberg 1991) participan en diversas formas de probar la veracidad de la comunicación de una persona. Esas estrategias incluyen preguntas directas (es decir, lo quiere decir) y evaluar la coherencia de la comunicación entre la información de tipo (es decir, verbal y no verbal), el tiempo y otra evidencia física. Cuando los adultos adoptan ese tipo de estrategias, son más efectivos para detectar el engaño (ver Clements et al., 2010). Los padres pueden alentar a los niños a participar en esas estrategias con el fin de detectar con éxito cuando las personas están tratando de engañar.

Techno-lobos: Internet nos proporciona una gran cantidad de información y conocimiento, así como formas útiles de comunicarse positivamente con los demás. Sin embargo, nos proporciona lo que se puede llamar techno-lobos: aquellos individuos que parecen ser amables, honestos y amigables en internet, pero que usan internet con fines malévolos. Hay casos en los que los adultos pretenden ser adolescentes en línea y tientan a los adolescentes a enviarles self-photos sexualmente explícitos. Los perpetradores luego chantajean a los adolescentes para que hagan favores sexuales con algunos de los adolescentes que se suicidan. Estos comprenden un caso especial de hostigamiento cibernético y, aunque son raros, son eventos verdaderamente trágicos.

La Caperucita Roja y otras fábulas no son suficientes para evitar que los niños y adolescentes sean víctimas del ciberacoso en Internet. El problema con Internet es que (aparte de Skype), los usuarios no tienen acceso a la gama de señales para detectar el engaño que están disponibles en las formas de comunicación más convencionales. Sin embargo, los padres podrían alentar a los niños y adolescentes a adoptar algunos tipos de estrategias para detectar el engaño, como el cuestionamiento directo y la evaluación de la coherencia de la comunicación con otra información relevante. Sin embargo, debido a la falta de señales convencionales utilizadas para detectar el engaño, los niños y adolescentes harían bien en ser cautelosos al comunicarse e interactuar con otros desconocidos en Internet. Hay varios sitios que brindan a los padres información y orientación sobre el uso de Internet de los niños y adolescentes: algunas fuentes se enumeran en la sección de referencia de este Blog.

Afiliaciones y reconocimiento

1 Profesor Ken J. Rotenberg, Escuela de Psicología, Universidad Keele, Keele, Newcastle -Under-Lyme, Staffordshire, Reino Unido, ST5 5BH, correo electrónico: kjrotenberg@keele.ac.uk

2. Dra. Lucy Betts, Profesora Titular, División de Psicología, Nottingham Trent University, Nottingham, Reino Unido, NG1 4BU, correo electrónico: lucy.betts@ntu.ac.uk

3 Dra. Pamela Qualter, Lectora de Psicología del Desarrollo, Facultad de Psicología, Universidad de Central Lancashire, Preston, Reino Unido, PR1 2HE, correo electrónico: PQualter@uclan.ac.uk

Los autores extienden su agradecimiento al profesor Jim Hartley (Universidad de Keele) por su ayuda en la redacción de este blog.

Referencias

Clements, F., Granhag, PA, Strömwall, LA, Vtij, A., Landström, S., Af Hjelmsäter, ER, y Hartwig, M. (2010). Skulking alrededor del dinosaurio: Elicitar señales para el engaño de los niños a través de la divulgación estratégica de la evidencia. Applied Cognitive Psychology, 24 , 925-940.

Einav, S., y Hood, BM (2008). Ojos reveladores: la atribución de los niños de la aversión a la mirada como una señal de mentira . Developmental Psychol ogy, 44, 1655-67.

Forrest, JA, Feldman, RS y Tyler, JM (2004). Cuando creencias precisas conducen a una mejor detección. Revista de Psicología Social Aplicada, 34, 764-780.

DePaulo, BM, Lindsay, JL, Malone, BE, Muhlenbruck, L., Charlton, K., y Cooper, H. (2003). Señales de engaño. Psychological Bulletin, 129, 74-118.

McCarthy A., y Lee, K. (2009). El conocimiento de los niños de las señales engañosas de la mirada y su relación con su comportamiento de mentira real. Journal of Experimental Child Psychol ogy, 103 , 117-34.

Rotenberg, KJ (1991). El uso de cue de los niños y las estrategias para detectar el engaño. En Ken J. Rotenberg (Ed.) Confianza interpersonal de los niños: Sensibilidad a las infracciones a la mentira, el engaño y la promesa (pp. 43-57), Nueva York: Springer-Verlag.

Rotenberg, KJ y Sullivan, C. (2003). El uso que hacen los niños de las señales del movimiento de la mirada y las extremidades para inferir el engaño. Journal of Genetic Psychology, 164, 175-187 .

Vrij, A., Akehurst, L., Soukara, S., y Bull, R. (2004). Detectar el engaño a través del análisis del comportamiento verbal y no verbal en niños y adultos. Human Communication Research, 30, 8-41.

Fuentes de información sobre el uso de Internet y sus efectos en adolescentes

http: //www.bullyingstatistics. org / content / bullying-and-suicide.html /

http://nottomyparents.com/56-internet-abuse-in-teens.html

http://parentingteens.about.com/cs/sitesforteens/a/internetusage.htm

Related of "¡Pero abuela! Qué dientes mas grandes tienes"