Por qué amamos las malas noticias

Muchos de nosotros nos quejamos con frecuencia de la negatividad de las noticias, particularmente ahora en la recesión económica. La línea conga de noticias contundentes cubre a los consumidores en un bombardeo que probablemente empeore el problema. ¿Por qué tenemos esta atracción por las malas noticias?

El corresponsal de economía de Jim Lehrer en NewHour, Paul Solmon, hizo una interesante pieza sobre el efecto cascada que tiene el pesimismo del consumidor sobre nuestra disposición a gastar. Dijo que estamos en un estado de "impotencia aprendida". En el peor de los casos, las malas noticias continuas pueden incluso estimular un estado de depresión, y las personas que se concentran en todas las malas noticias trabajan emocionalmente y tienen más probabilidades de tomar decisiones imprudentes, como vender todas sus inversiones en una gran pérdida o detener su el gasto del consumidor por completo. Incluso las personas que no miran televisión o leen periódicos están siendo golpeadas con nuggets de negatividad a través de redes sociales y conversaciones informales.

Cuando todos hablan de recesión, todos sentimos que algo tiene que cambiar, incluso si nada ha cambiado, dice Dan Ariely, autor de "Predictably Irrational". La gente puede tener miedo de gastar dinero, teme perder sus trabajos y al hacerlo restringirá sus gastos. Sin embargo, mira de cerca. Las ventas al consumidor en entretenimiento y drogas como Viagra han aumentado. Las empresas de mejores prácticas con una visión a largo plazo están capeando la recesión bastante bien. Las redes sociales en muchas formas se están expandiendo rápidamente.

¿Los medios son negativos? Los estudios de los medios muestran que las malas noticias superan con creces a las buenas noticias hasta en diecisiete informes de noticias negativos por cada informe de buenas noticias. ¿Por qué? La respuesta puede estar en el trabajo de los psicólogos evolutivos y los neurocientíficos. Los humanos buscan noticias de eventos dramáticos y negativos. Estos expertos dicen que nuestros cerebros evolucionaron en un ambiente de cazadores-recolectores donde cualquier cosa novedosa o dramática tenía que ser atendida inmediatamente para sobrevivir. Entonces, aunque ya no nos defendemos de los tigres dientes de sable, nuestros cerebros no se han recuperado.

Muchos estudios han demostrado que nos preocupamos más por la amenaza de las cosas malas que por la posibilidad de cosas buenas. Nuestros cables triples negativos son mucho más sensibles que nuestros disparadores positivos. Tendemos a tener más miedo que feliz. Y cada vez que experimentamos miedo activamos nuestras hormonas del estrés.

Otra explicación proviene de la teoría de la probabilidad. En esencia, cosas negativas e inusuales ocurren todo el tiempo en el mundo. En su libro, Innumeracy , John Allen Paulos explica que si las noticias se refieren a un pequeño vecindario de 500 o 5.000, entonces la posibilidad de que ocurra algo inusual es baja. Cosas inusuales no le ocurren a personas individuales muy a menudo. Es por eso que las noticias muy locales, como los boletines informativos de un vecindario, tienden a tener menos malas noticias. Pero en una gran ciudad de 1 millón, ocurren incidentes dramáticos y negativos todo el tiempo. Pero la mayoría de la gente mira medios nacionales o mundiales donde llegan reportes de noticias de grandes ciudades a gran escala, por lo que la prevalencia de historias negativas aumenta. Agregue el tamaño de la comunicación de las redes sociales, y ampliamos las malas noticias geométricamente. Entonces, desde perspectivas evolutivas, neurocientíficas y probabilísticas, estamos preparados para buscar lo dramático y lo negativo, y cuando lo encontramos, lo compartimos.

¿Qué hay de nuestras vidas personales? El psicólogo John Gottman de la Universidad de Washington descubrió que hay un tipo de termostato que funciona en matrimonios saludables que regula el equilibrio entre lo positivo y lo negativo. Descubrió que las relaciones se encuentran con serios problemas cuando la relación negativa a positiva se vuelve seriamente desequilibrada. También descubrió que la proporción mágica es de cinco positivos a uno negativo.

¿Hay alguna buena noticia en todo esto? Según los psicólogos positivos, podemos cambiar nuestros hábitos y podemos centrarnos en que el vaso esté medio lleno. Cuando adquirimos nuevos hábitos, nuestros cerebros adquieren "neuronas espejo" y desarrollan una perspectiva positiva que puede propagarse a otras personas como un virus. Esto no se trata de ser un Pollyanna o "goody-two-shoes", se trata de poder reprogramar nuestros cerebros. Para aplicar este conocimiento positivo de psicología y de investigación del cerebro a nuestras actitudes y comportamientos en relación con nuestras condiciones económicas actuales, podemos alentar a nuestros comunicadores a presentar un punto de vista equilibrado y multidimensional. Dándonos las malas noticias, para que nuestros cerebros estén conectados a un estado negativo, solo reforzará el actual clima económico negativo.

Related of "Por qué amamos las malas noticias"