Por qué la mente es más que el cerebro

flickr.com
Fuente: flickr.com

A principios de esta semana se publicaron los resultados de un estudio que muestra que la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede fortalecer las conexiones en el cerebro de personas que sufren de psicosis, y que estas conexiones se asociaron con una mejor salud mental y recuperación. El estudio rastreó la salud mental de 15 personas durante 8 años a través de sus registros médicos y evaluaciones. Los escáneres cerebrales mostraron que había conexiones fuertes en varias partes del cerebro, pero particularmente en la amígdala y los lóbulos frontales (asociados con el pensamiento racional), áreas que están fuertemente asociadas con la recuperación de la psicosis. (1)

Los cambios en el cerebro ciertamente se han relacionado con la TCC antes. Por ejemplo, hace unos años, a las personas que padecían un "perfeccionismo patológico" se les daba un ciclo de 12 semanas de TCC, y posteriormente se descubrió que tenían cambios significativos en la corteza cerebral. el cerebro, con un nivel significativamente más alto de 'inhibición cortical'. Pero este nuevo estudio es el primero en mostrar que los cambios neurológicos causados ​​por la TCC están relacionados con la recuperación a largo plazo de la psicosis.

Estos hallazgos respaldan el argumento de que los medicamentos se recetan con demasiada frecuencia para la psicosis, en lugar de otras terapias potencialmente más efectivas. En el Reino Unido (donde vivo), parece haber una conciencia creciente de que los medicamentos psicoactivos tienen una efectividad limitada, y que incluso cuando parecen reducir los síntomas, los beneficios a menudo se ven compensados ​​por sus efectos secundarios negativos. Cada vez más psiquiatras y psicólogos defienden las terapias no médicas, no solo la TCC, sino la atención plena e incluso las formas de ecoterapia.

La mente y el cerebro

Sin embargo, los resultados de este estudio tienen quizás un significado aún mayor que este. En nuestra cultura, el cerebro reina supremo. La mayoría de los científicos, médicos y académicos ven el cerebro como la fuente de nuestra experiencia consciente, de nuestros estados de ánimo, nuestros pensamientos, emociones y sensaciones. La conciencia se ve a menudo como el producto del cerebro, de la misma manera que las imágenes de una pantalla de computadora son el resultado de los circuitos eléctricos y el software dentro de la computadora. Esta es la suposición que subyace en el "modelo médico" de la enfermedad mental: que los problemas mentales son causados ​​por desequilibrios o disfunciones en el cerebro y pueden ser "fijados" por drogas psicoactivas. Pero también se aplica a otros aspectos de nuestra experiencia psicológica. Los fenómenos mentales como la felicidad, la esperanza, el amor y las experiencias "espirituales" también se pueden explicar en términos de actividad neurológica.

De esta manera, la psicología se reduce a la neurología. La mente no es más que un epifenómeno del cerebro, y solo se puede entender en términos de neurología. Esta actitud a menudo se refleja en el lenguaje que usan las personas para hablar sobre problemas psicológicos. Los términos neurológicos a menudo se usan para describir fenómenos psicológicos, como si fueran la misma cosa. Por ejemplo, en una entrevista que escuché en la radio el otro día sobre el estudio anterior sobre TCC, se entrevistó a una persona que había encontrado que la TCC era útil en la recuperación de la psicosis, junto con el líder del estudio (Dr. Liam Mason). Varias veces el entrevistador hizo preguntas como 'Entonces, ¿cómo te capacitó la TCC en tu cerebro?' y 'Entonces, ¿cree que la TCC puede tener un mejor efecto sobre el cerebro que la medicación?' Por supuesto, lo que el entrevistador realmente estaba hablando era la mente.

Esta investigación es altamente significativa porque muestra que la mente no es solo un producto de la actividad cerebral. Si lo fuera, sería imposible que los cambios en el funcionamiento psicológico produzcan cambios en el cerebro, de la misma manera que sería imposible que los cambios en las imágenes en la pantalla de una computadora produzcan cambios en los circuitos de una computadora. Esto resalta el hecho de que la psique es un fenómeno en sí mismo, con sus propias características, sus propias estructuras y patrones. No se puede reducir por completo a la neurología. Tiene que ser estudiado en sus propios términos.

Simbiosis de la mente y el cerebro

Por supuesto, no estoy diciendo que los cambios neurológicos no tengan ningún efecto sobre la actividad mental. Eso sería absurdo. Los cambios importantes en el cerebro, como los accidentes cerebrovasculares, las lesiones o las afecciones, como la demencia, pueden afectar y perjudicar claramente nuestro funcionamiento psicológico. Y otros cambios menores, como los causados ​​por la ingestión de drogas, también tienen efectos psicológicos muy marcados. Pero debemos recordar que esta relación casual funciona a la inversa, y que los cambios en el funcionamiento psicológico causan cambios neurológicos. Esto no solo ha sido ilustrado por la investigación anterior sobre TCC, sino también por una gran cantidad de investigación sobre meditación y atención plena. El fenómeno de la neuroplasticidad muestra esto también: que el cerebro está continuamente en flujo y cambia según cómo lo usemos.

Esto sugiere la intrigante posibilidad de que cuando ciertas condiciones psicológicas parecen estar asociadas con ciertos estados cerebrales, en algunos casos esto puede deberse a que el estado mental genera el estado neurológico, y no al revés. En otras palabras, si la depresión se asocia con un bajo nivel de serotonina (aunque este vínculo no está probado), esto puede deberse a que el estado de depresión genera un bajo nivel de serotonina, en lugar de un nivel bajo de serotonina que causa depresión. . Cuando la depresión es causada por factores existenciales o cognitivos, como la falta de un sentido de propósito y significado, o patrones de pensamiento negativos, es fácil ver cómo el estado de depresión surge primero como un estado psicológico, que luego tiene efectos neurológicos. Esto tiene sentido en vista del muy limitado éxito de los medicamentos antidepresivos como SSRis (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) para aliviar la depresión. Tratar los problemas psicológicos como problemas médicos es tan equivocado como usar psicoterapia para tratar lesiones en el cuerpo. No debería sorprendernos encontrar que la psicoterapia es más efectiva contra la depresión y la psicosis que la medicación, de la misma manera que no debería sorprendernos que el tratamiento médico sea más eficaz contra un hueso roto que la psicoterapia.

El cerebro y la mente existen en una relación simbiótica, en la que ambos se afectan entre sí, pero en la que ninguno de los dos es completamente el otro. Como resultado, hasta cierto punto, los hemos tratado como fenómenos distintos.

Steve Taylor PhD es profesor titular de psicología en la Universidad de Leeds Beckett, Reino Unido. www.stevenmtaylor.com

Related of "Por qué la mente es más que el cerebro"