Por qué las mentes son como los teléfonos inteligentes

¿Qué tienen en común Blackberries, iPads y cerebros? Todos funcionan bien debido a la potente integración de hardware y software, combinando sintaxis, semántica y pragmática.

La visión predominante y de sentido común de las mentes todavía los lleva a ser entidades espirituales, capaces de la inmortalidad, la comunicación con Dios y el libre albedrío. Por el contrario, la ciencia intenta comprender que las mentes funcionan mecánicamente, pero los tipos de mecanismos propuestos han cambiado drásticamente a lo largo de los siglos. Aquí hay una cronología aproximada de las analogías mecanísticas que han dominado las teorías científicas sobre mentes y cerebros:
• 1600: relojes con engranajes
• 1700: cuerdas vibrantes
• 1800: hidráulica
• 1900 (primera mitad): centralitas telefónicas
• 1900 (segunda mitad): computadoras digitales
Permítanme proponer la siguiente adición a esta lista:
• 2000: teléfonos inteligentes

Esta propuesta se deriva de considerar las virtudes de mi iPad, cuyos muchos usos describí en una publicación anterior. El hardware del iPad incluye una gran pantalla sensible al tacto, procesador rápido, batería de larga duración, comunicación inalámbrica, sensor de movimiento, micrófono y altavoz. El software del iPad incluye su veloz sistema operativo y más de 300,000 aplicaciones disponibles, muchas de ellas gratuitas. Lo que es más importante, el iPad tiene un grado maravilloso de integración de hardware y software, con una serie de programas que hacen un uso elegante de todas las capacidades físicas del dispositivo. Los teléfonos inteligentes como los modelos iPhone, Blackberry y Android agregan características adicionales como cámaras, mayor portabilidad y, por supuesto, teléfonos, pero sufren en comparación con pantallas mucho más pequeñas.

Los cerebros son incluso mejores que los teléfonos inteligentes y los iPads para tener una integración aún más estrecha del hardware y el software. Las operaciones inteligentes requieren una combinación de:
• sintaxis: símbolos con estructura, como en gramáticas para idiomas;
• semántica: significado asociado a los símbolos; y
• pragmática: usos resueltos de los símbolos.
Las computadoras digitales actuales son rápidas y eficaces para trabajar con la sintaxis, como vemos en las operaciones matemáticas y en los millones de líneas de código que rigen muchas aplicaciones de software. Pero los cerebros aún superan a las computadoras en la mayoría de los aspectos de la inteligencia porque no necesitan tener semántica y pragmática proporcionada por un programador externo. Las personas tienen sistemas sensoriales externos para la visión, el tacto, la audición, el olfato y el gusto, así como sistemas internos para detectar lo que está sucediendo dentro del cuerpo. Nuestros cuerpos también nos dan la capacidad de actuar, de modo que los sistemas sensoriales y el control motor generan circuitos de retroalimentación con el mundo que proporcionan muchos de nuestros símbolos mentales con semántica. Además, los cuerpos contribuyen a la pragmática en la generación de objetivos básicos para la alimentación, el agua, la vivienda y la relación con otras personas; estos objetivos están señalados por emociones que combinan la evaluación de la relevancia de las situaciones actuales con la percepción de los estados corporales. Las computadoras digitales han sido en gran medida motores sintácticos, pero los cerebros humanos son motores que combinan simultánea y efectivamente la sintaxis, la semántica y la pragmática en un paquete efectivo.

Los teléfonos inteligentes, junto con los avances en robótica, como los vehículos autónomos, son un paso en la misma dirección, en virtud de las formas en que integran el hardware y el software. Los teléfonos inteligentes proporcionan mucha más interacción con el mundo que la mayoría de las computadoras del siglo XX gracias a (1) componentes de entrada como cámaras y micrófonos, (2) componentes de salida como pantallas vívidas, parlantes y tomas de auriculares, y (3) inalámbrico bidireccional comunicación. Por supuesto, los teléfonos inteligentes son todavía muy inferiores a los cerebros en muchos aspectos, incluida la capacidad de aprender de la experiencia y ser emocionales y conscientes.

¿Qué se necesitaría para construir un teléfono inteligente, iPad u otra computadora capaz de conciencia? Debido a que la ciencia todavía carece de una comprensión detallada de cómo los cerebros se vuelven conscientes, es difícil dar una lista precisa, pero creo que se sabe lo suficiente como para sugerir las siguientes adiciones deseables para hacer que un teléfono inteligente sea consciente:
1. Mejora de los sistemas sensoriales para la visión y otras modalidades.
2. Las salidas del motor proporcionaron algunas interacciones controladas con el mundo externo.
3. Mecanismos para integrar diferentes modalidades sensoriales, uniéndolas en totalidades unificadas. Por ejemplo, el café debe verse simultáneamente como marrón, caliente, fragante y sabroso.
4. Mecanismos de aprendizaje para producir nuevas representaciones y nuevas conexiones entre representaciones.
5. Mecanismos para representaciones aún más elevadas de representaciones, que permiten la autoconciencia.
6. Aumento de la capacidad inferencial que permite el procesamiento de representaciones similares al lenguaje.
Esta es una lista desalentadora, pero imaginable dado el estado actual de la neurociencia y la ingeniería. En lugar de tratar de entender las mentes y los cerebros en términos de teléfonos inteligentes, esta lista realmente cambia la analogía al proponer hacer las computadoras más inteligentes al hacerlas más como cerebros.

No espero que exista una "aplicación de conciencia" en teléfonos inteligentes o iPads en mi vida, pero reconozco la posibilidad de que los avances en hardware Y software eventualmente lleven a su producción. Hasta entonces, podemos descansar con la conclusión a la que llegué en mi libro El cerebro y el significado de la vida: las mentes son cerebros.

Por venir: el libre albedrío es una ilusión.

Related of "Por qué las mentes son como los teléfonos inteligentes"