Por qué las redes sociales están impulsando el cambio político en el mundo árabe

Mohamed Bouazizi había trabajado a tiempo completo desde que tenía diez años. Debido a que trabajó en la economía corrupta y controlada por el estado de Túnez, Mohamed tuvo varios trabajos para apoyar a su madre y seis hermanos. Para su último trabajo, Mohamed construyó un pequeño carro para vender fruta a los viajeros a lo largo de una carretera. El 17 de diciembre de 2010, los funcionarios del gobierno decidieron que tenía que pagar un soborno o no se les permitiría ganarse la vida. Confiscaron su carro y lo insultaron mientras una multitud observaba. Después de que los funcionarios de la oficina del gobernador se negaron a escuchar su queja, se sentó frente a un edificio del gobierno, se roció con gasolina, se encendió una cerilla en la cabeza y murió quemado.

Diez días después del suicidio de Mohamed Bouazizi, el dictador tunecino Zine El Abidine Ben Ali renunció después de 23 años de poder tras protestas masivas. Un mes más tarde, el presidente egipcio de 30 años, Hosni Mubarak, dejó el cargo tras violentas protestas, y los gobiernos de Argelia, Yemen, Bahréin y Jordania se han enfrentado a protestas similares y han concedido una gran cantidad de demandas de mayor apertura por parte de la población. Al momento de escribir esto, el dictador libio Moamar Gadafi enfrenta un destino similar y su capacidad para mantenerse en el poder es cuestionable.

¿Cómo podría la autoinmolación de un vendedor ambulante de veintiséis años hacer que dictadores de por vida corran hacia las colinas?

El cambio radical en el mundo árabe es un triunfo de las redes sociales. Al conectar personas comunes entre sí, pueden suceder cosas extraordinarias. Pero que esto sucedió en el mundo árabe es sorprendente debido al bajo uso de Internet en estos países. Mientras que el 86% de los egipcios tienen televisión, solo el 20% ha usado Internet. Solo el 5% de los libios tiene acceso a internet. Cómo las redes sociales producen un cambio social masivo es un misterio.

La neurociencia ofrece una solución a este misterio. En experimentos recientes en mi laboratorio, he demostrado que el uso de las redes sociales provoca el lanzamiento de oxitocina, una idea que pensé con el escritor de la revista Fast Company, Adam Penenberg. La oxitocina, como saben los lectores frecuentes de The Moral Molecule, es la base neuroquímica de la confianza, la empatía y la conexión social. La liberación de oxitocina nos motiva a sacrificarnos para ayudar a otros, incluso a completos extraños.

Los seres humanos son únicos en nuestro deseo de interactuar regularmente con extraños, y la oxitocina es la razón por la cual. Penenberg ha demostrado que cuando una cantidad suficiente de personas se une a una red social, comienza un ciclo viral en el que todos los demás quieren unirse al grupo. Este proceso descontrolado lleva a un punto de inflexión que en muchos países árabes se derramó en las calles y que luego fue autosuficiente. Tanto en Túnez como en Egipto, incluso el Ejército finalmente concedió unirse a los manifestantes.

Pero una vez que los dictadores se hayan ido, ¿sobrevivirán las demandas de democracia y transparencia? Un experimento elegante realizado por mi ex estudiante de posgrado y experta en tecnología de la información y desarrollo, la Dra. Sherrie Simms, muestra que se puede mantener el impulso para el cambio. Simms probó el papel de internet en la construcción de capital social al realizar un experimento en seis aldeas en tres continentes. Cada pueblo estaba programado para recibir un quiosco de Internet gratuito, y ella evaluó veinte medidas de capital social antes y después de su instalación. Ella descubrió que los usuarios de Internet tenían incrementos mensurables en las conexiones con la vida de la aldea, como el voluntariado para ayudar a otros con sus cosechas, después de usar Internet durante un mes.

La conexión con los demás es lo que hacemos los humanos. Conexión a Internet o reuniones en persona, ambas se procesan de la misma manera en el cerebro. Debido a que la liberación de oxitocina es parte de un circuito cerebral adaptativo, cuanto más liberamos oxitocina, más buscamos nuevas conexiones. El progreso económico ayuda a mantener la liberación de oxitocina a medida que disminuye el estrés de la supervivencia, lo que permite el tiempo de ocio que permite la socialización. Pero, sin un cambio político fundamental que dé como resultado la liberalización económica, las economías de estos países no mejorarán. Sería una pena que Mohamed Bouazizi y los demás que han dado sus vidas con la esperanza de una vida mejor lo hayan hecho en vano.

Piensa en esto: la próxima vez que hagas un Tweet podrías comenzar una revolución.

Related of "Por qué las redes sociales están impulsando el cambio político en el mundo árabe"