Por qué necesitamos enseñar a los niños inteligencia emocional

Durante años, enseñé una clase de psicología semanal a estudiantes de 7 a 14 años. En esta clase, animo a la autorreflexión, pidiéndoles a los niños que identifiquen y expresen lo que piensan y sienten, y que consideren los pensamientos y sentimientos de los demás. Los resultados son a menudo sorprendentes. Declaraciones fuertes y conscientes de sí mismos salen de sus bocas que no siempre espero. "Me siento mal conmigo mismo en clase. Me preocupa que sea más lento que los demás "." Estoy enojado cuando mi papá no se toma el tiempo para ayudarme con mi tarea. Me hace no querer intentar más. "" Odio cuando mis amigos no quieren jugar conmigo. Entonces, grito, pero eso solo empeora las cosas ".

Con demasiada frecuencia, tendemos a pensar que nuestros hijos son menos sofisticados e incapaces de procesar o comprender las complejidades emocionales de su mundo. Creemos que los estamos protegiendo al no mencionar los temas más truculentos y menos agradables. Pero puedo decirte de primera mano que los niños absorben una cantidad tremenda. Casi tan pronto como son verbales, los niños pueden aprender a identificar y comunicar sus sentimientos. En un entorno de confianza donde se habla abiertamente de las emociones, la mayoría de los niños hablarán libremente sobre sus sentimientos y sentirán empatía por sus compañeros.

Con sus cerebros creciendo a un ritmo acelerado, todos los niños notan, reaccionan, adaptan y desarrollan constantemente ideas basadas en sus experiencias emocionales. Esto me lleva a preguntarme por qué le damos educación a nuestro hijo en tantos temas, enseñándoles a pronunciar palabras y cepillarse los dientes, y sin embargo, no los equipamos con una educación emocional que puede mejorar drásticamente la calidad de sus vidas.

Cuando enseñas a los niños inteligencia emocional, cómo reconocer sus sentimientos, comprender de dónde vienen y cómo lidiar con ellos, les enseñas las habilidades más esenciales para su éxito en la vida. La investigación ha demostrado que la inteligencia emocional o EQ "predice más del 54% de la variación en el éxito (relaciones, efectividad, salud, calidad de vida)". Datos adicionales concluyen que "los jóvenes con EQ alto obtienen calificaciones más altas, permanecen en la escuela y toma decisiones más saludables ".

En Wisdom 2.0 de este año, me inspiré en una charla del Dr. Marc Brackett, Director del Centro de Inteligencia Emocional de Yale, quien habló extensamente sobre la importancia de enseñarles a los niños a conocer sus emociones. El Centro ha desarrollado el programa RULER para las escuelas. RULER es un acrónimo que significa R ecgnizar las emociones en uno mismo y en los demás, Entender las causas y consecuencias de las emociones, Manejar las emociones con precisión, Expresar las emociones apropiadamente y R educir las emociones de manera efectiva. Se ha demostrado que el programa mejora la inteligencia emocional y las habilidades sociales, la productividad, el rendimiento académico, las habilidades de liderazgo y la atención de los estudiantes, al tiempo que reduce la ansiedad, la depresión y los casos de intimidación entre estudiantes. RULER crea un ambiente positivo para todos, tanto para los estudiantes como para los profesores, con menos agotamiento en ambos extremos.

Estos cinco principios de RULER corren paralelos en muchos sentidos al pionero de la inteligencia social y autor de la Inteligencia Emocional: Por qué puede importar más que el CI , los cinco componentes de la inteligencia emocional de Daniel Goleman. Puede ver cómo cada uno de estos elementos contribuiría al éxito personal y la sensación de bienestar de un individuo.

  1. Conciencia de sí mismo. Conociendo nuestras propias emociones
  2. Autorregulación Ser capaz de regular y controlar cómo reaccionamos a nuestras emociones.
  3. Motivación interna. Tener una idea de lo que es importante en la vida.
  4. Empatía. Comprender las emociones de los demás.
  5. Habilidades sociales. Ser capaz de construir conexiones sociales.

Como padres, cuando no tenemos una forma saludable de manejar las emociones nosotros mismos, tenemos problemas para enseñar a nuestros hijos a manejar las suyas. Es por eso que el cambio comienza con nosotros. Afortunadamente, los cinco componentes de la inteligencia emocional se pueden enseñar y aprender a cualquier edad. Hay muchas herramientas y técnicas que pueden ayudarnos a nosotros y a nuestros hijos a comenzar a identificar y comprender las emociones de nosotros mismos y de los demás. Este proceso comienza con el reconocimiento, porque solo cuando nos damos cuenta de dónde estamos podemos cambiarnos a donde queremos estar.

Cuando reconocemos la profunda influencia de las emociones en nuestras vidas, inspiramos una nueva actitud hacia la autoconciencia y la salud mental. Entonces podemos comenzar a hacer preguntas más amplias, por ejemplo, ¿cómo podemos crear un movimiento para aumentar la inteligencia emocional de las generaciones futuras?

Un lugar para comenzar es con atención plena. Los estudios han encontrado que una práctica de mindfulness puede ayudar a reducir los síntomas de estrés, depresión y ansiedad en los niños. También puede aumentar la densidad de la materia gris en regiones del cerebro involucradas en la regulación emocional. Otro estudio de adolescentes encontró que el yoga, que puede aumentar la atención plena, ayudó a mejorar la capacidad de regulación emocional del estudiante.

A nivel sistémico, podemos ayudar a elevar la inteligencia emocional de las generaciones futuras mediante el trabajo conjunto para lograr que nuestras escuelas implementen programas como RULER. En un nivel cara a cara, como padres, maestros, amigos y cuidadores, podemos abrir un diálogo y alentar a los niños a expresar lo que están sintiendo. Podemos enseñarles a lo que el coautor de Parenting from the Out Dr. Daniel Siegel a menudo se refiere como "nombrarlo para domesticarlo", en el que los niños aprenden que nombrar sus sentimientos puede ayudarlos a controlarlos. También podemos hablar más sobre nuestros propios sentimientos, ser honestos y directos sobre los momentos en que nos sentimos tristes, enojados o incluso temerosos.

Cuando nos equivocamos o actuamos con o alrededor de nuestros hijos, en lugar de intentar barrerlo debajo de la alfombra, debemos reconocer lo que ocurrió en nosotros y reparar cualquier daño emocional que podamos haber causado. Al tomar cada uno de estos pasos, creamos un entorno en el que nuestros hijos pueden dar sentido a sus emociones y experiencias continuamente. Este conjunto de habilidades es quizás el mayor predictor no solo de su éxito en la vida, sino, lo que es más importante, de su felicidad.

Para leer más de la Dra. Lisa Firestone, visite PsychAive.org

Related of "Por qué necesitamos enseñar a los niños inteligencia emocional"