Por qué necesitamos trabajo

No hace mucho tiempo, los humanos vivíamos en compañía de animales, que proporcionaban energía para nuestras tareas más difíciles, nos defendían de los intrusos y correspondían a nuestra mirada. Hoy en día, esos compañeros son máquinas.

A finales del siglo XX, el automóvil – con sus vistas, sonidos, olores y sensaciones – reemplazó al caballo. Cien años después, una nueva generación de cajas metálicas, que nos hablan, nos muestran imágenes, tocan música, realizan cálculos, pagan facturas, monitorean la salud y, de mil maneras más, nos informan y entretienen, se convierte en la arquitectura de lo normal . A medida que los humanos del pasado criaban, administraban y vendían sus rebaños, nosotros cuidamos nuestras máquinas.

Al igual que nuestros antepasados, nos hemos vuelto dependientes de estas criaturas. Vivimos en medio de ellos, adaptando nuestras propias prácticas a sus ritmos. Los alimentamos y limpiamos sus excrementos. Cada día cuando despertamos, los encontramos esperando, implacablemente, para nuestra atención. Aunque preferimos creer que somos sus propietarios y controladores, sospechamos que la relación es más complicada que esto.

No se puede dudar de que la tecnología mecanizada extenderá su agarre. Cada vez más, las operaciones de las sociedades -en cuidado de la salud, educación, ciencia, militarismo, política, legalidad y negocios- dependen de dispositivos automatizados vinculados a la computadora. Es nuestro futuro ser monitoreado y procesado. Sentimos que nuestras conexiones con este sistema, incluidos los tipos de trabajo que nos otorga, serán alteradas. No sabemos cómo ocurrirán estos cambios.

A pesar de estos miedos nebulosos, la mayoría de nosotros reconoce las ventajas de un mundo mediado por máquinas. Disfrutamos de los servicios que brindan nuestras cajas. Admiramos sus habilidades calculadoras, movimiento perpetuo y resolución acerada. Este es especialmente el caso con los accesorios domésticos que consideramos propios. ¿Quién quiere volver a los viejos tiempos, cuando había madera para cortar, un pariente cansado estacionado en el porche delantero y nada que ver los jueves por la noche?

Si lo desea, puede llamar a nuestros dispositivos "distracciones" o "estimulantes artificiales". Digamos que estamos "en trance tecnológico". Después de todo, uno de los propósitos de las máquinas es liberarnos de lo aburrido y ordinario, la sofocante localidad que nuestros antepasados ​​consideraron agradable. Al igual que el automóvil, la computadora (y el teléfono, la radio y la televisión que le precedieron) nos ayuda a salir de casa. Lo que más deseamos es ir a lugares en nuestros propios términos y tiempos, para ver y escuchar cosas que no nos son familiares. Un mundo más amplio, ahora verdaderamente global y, en algún momento, interplanetario, llama la atención.

Históricamente, muchos dispositivos fueron acompañados en nuestra imaginación como "ahorradores de trabajo". Segadoras de césped, lavadoras y secadoras de ropa, tostadores, sopladores de hojas y similares asumieron algunas de las funciones del trabajo manual. Idealmente, o así fue el credo, este proceso permitió a los usuarios redirigir su tiempo para chatear con amigos, jugar al tenis, escribir poemas o, lo que es más maravilloso, ocupar una silla reclinable.

Gran parte de esto es cierto, pero también se debe reconocer que la cultura de la máquina ha elevado los estándares no solo para las tareas en cuestión, es decir, cómo deben mantenerse los céspedes, las camisas, el pan caliente y las entradas para autos, sino también, y de manera más insidiosa. , por las actividades supuestamente de tiempo libre para jugar tenis, socializar, producir poesía y residir en sillas. Estos también deben hacerse bien. El instrumentalismo cambia su enfoque. El ocio se vuelve estado consciente y frenético.

También se debe tener en cuenta que las personas de alguna manera deben encontrar los medios para pagar sus artilugios ahorradores de mano de obra. Mantenerse al día con los Jones es una cosa; mantenerse al día con los electrodomésticos es otro. Comúnmente eso significa horas adicionales en un trabajo externo para sustituir las obligaciones de la domesticidad. El tiempo no se guarda sino que se cambia. Ya sea que aprobemos la compensación o no, sus implicaciones son claras. Podemos trabajar para nuestros seres queridos, pero no trabajamos con ellos.

Por supuesto, todo esto supone que las personas se enfrentan con la posibilidad de hacer sus propias tareas. Claramente este no es el caso. En el pasado, las personas adineradas alojaban y administraban a los sirvientes. Hoy en día, es más común para los grupos privilegiados externalizar este tipo de trabajo: cortar el césped, limpiar, cuidar niños, pintar la casa y cosas por el estilo. Los representantes de estos "servicios" llegan sin ceremonias, zumban y se van sin pruebas de que habitaron personalmente las instalaciones. Idealmente, esta actividad se realiza mientras el propietario ocupante está fuera. La residencia perfecta, parece, es un hotel. Un cheque en el correo completa el trato.

Una vez más, todo esto plantea preguntas acerca de lo que deben hacer los que serían liberados de la carga y la servidumbre. ¿Se debe eludir el trabajo de este tipo?

En este sentido, deben tenerse en cuenta dos puntos de vista del trabajo, tanto familiares como religiosos en su inspiración. La primera es que el trabajo es la llamada "Maldición de Adán". Los nuevos habitantes del mundo podrían haber vivido para siempre en el paraíso. Pero esa perspectiva fue envenenada por su apetito por algo más. Eva, mitificada como la compañera menor de la humanidad, fue inducida a participar del fruto del conocimiento. El crimen de Adán, el más grande de acuerdo con Milton en Paradise Lost, fue consciente, y deliberadamente, elegir el mismo camino. Juntos fueron desterrados. El trabajo interminable es el costo de querer ser más de lo que eres.

La segunda visión es central en la tradición puritana. En ese contexto, el trabajo es una bendición en lugar de una maldición. Es el medio, junto con la adoración, por el cual las personas se realizan y revelan sus méritos. Este asunto es de especial preocupación, porque ninguno de nosotros, o eso se cree, puede conocer su verdadera posición ante Dios. El trabajo, idealmente en un "llamado" que simboliza el favor y la dirección de Dios, es la forma en que revelamos el cumplimiento de esa voluntad. El éxito mundano menos expansivo, al menos del tipo ganado con esfuerzo, es un símbolo público que convence a nuestros vecinos (y a nosotros mismos) de que estamos en el camino hacia la gloria. El trabajo disciplinado y la adoración son los compromisos constantes que marcan el progreso del peregrino.

Como el lector ya pudo haber concluido, el concepto de trabajo se usa en este ensayo en sus significados más amplios. Las ideas industriales de trabajo, que hacen que esa actividad sea equivalente a las obligaciones contractuales y los pagos monetarios, son un ejemplo estrecho e históricamente específico de esto. Para recordar la ilustración más famosa de este tema, Karl Marx idealizó el trabajo, que entendió como el proceso mediante el cual las personas crean bienes y servicios para satisfacer las necesidades de sus familias y comunidades. La gente debería reconocer lo que se necesita y comprometerse con eso. Se les debe permitir las satisfacciones que provienen de contemplar y controlar los destinos de sus propias creaciones. Los problemas, o al menos eso creía, son entornos de trabajo donde los trabajadores han perdido el control sobre su propia actividad, sus resultados y las recompensas que les corresponden.

Aquí no hay intención de inmiscuirse en la política del lector. Las personas más conservadoras estarán de acuerdo (con Marx) en que las personas tienen el derecho de controlar su propio trabajo y beneficiarse de él. Los liberales estarán de acuerdo (con Marx) en que los humanos tenemos obligaciones con las comunidades más amplias que apoyan y enriquecen su creatividad. Y ambos grupos pueden reconocer que las personas deben asumir tareas difíciles, expandir sus habilidades y reclamar las satisfacciones que provienen de la seriedad del propósito.

En blogs anteriores, escribí sobre play y communitas. Esos ensayos describen la importancia de la participación momentánea, de ser liberado de las obligaciones ordinarias para explorar los significados de la relación que se despliegan continuamente. Ambas vías (la primera enfatizando el papel de la afirmación individual, la segunda el papel de la "alteridad" en nuestra existencia) son cruciales para la autorrealización. Tanto el juego como la comunión celebran la libertad, ya sea que se trate de la libertad de la interferencia o de la libertad que proviene de ser empoderado por otros. Los humanos necesitan moverse en estos momentos y experimentarlos lo mejor que puedan.

Sin embargo, el trabajo es un camino de igual, o tal vez más, importancia. Trabajar es aceptar la legitimidad de la obligación, autoimpuesta o no. No trabajamos para satisfacciones momentáneas (dejemos que play y communitas lo hagan). Trabajamos para lograr fines que nos llevan hacia y a través de las circunstancias posteriores de la vida. Típicamente, eso significa reconocer cosas que "deben ser atendidas". Muchas de estas tareas son asuntos poco gloriosos que tenemos poco deseo de hacer. Con ese espíritu, llevamos a los niños a la práctica de fútbol, ​​lavamos los platos, sacamos malas hierbas del camino de entrada y tomamos nuestro lugar en la silla del dentista.

Por más que nos gustaría habitar en otra visión, tal vez descansando en la cubierta de nuestro nuevo hogar mientras contemplamos el océano a través de una playa despoblada, sería nuestra ruina. Lo que el trabajo enseña, y lo que los puritanos enfatizaron, es el valor de trazar una trayectoria para la vida y de mantener esa trayectoria. Se proporcionan lecciones adicionales en términos de efectividad y eficiencia. Algunas prácticas, aprendemos a través del trabajo, son mejores que otras.

Idealmente, y aquí el trabajo se aparta del ritual, esa trayectoria la establece el trabajador. Idealmente también, se benefician otros además del trabajador. En esos momentos, el trabajo no es un azote o una maldición. Aquellos que son firmes, obedientes y serios no deben ser desacreditados. Tampoco debemos acusarnos de ser aburridos o poco inspirados cuando vivimos gran parte de nuestras vidas de esta manera.

De muchas maneras, los trabajadores crean el mundo. En nuestros momentos de expresión despreocupada, debemos darnos crédito por las actividades poco glamorosas que nos ayudaron a llegar a este punto. Y cuando estamos siendo más reflexivos, debemos agradecer a aquellos cuyos constantes y sinceros esfuerzos proporcionan los fundamentos de la felicidad de todas las personas.

Related of "Por qué necesitamos trabajo"