Por qué no deberías comprar cuando estás soñoliento

Pressmaster/Shutterstock
Fuente: Pressmaster / Shutterstock

Imagine que acaba de pasar la noche estudiando para un examen importante, trabajó un turno doble durante la noche o estuvo despierto toda la noche con un niño que tiene gripe. A la mañana siguiente, te encuentras hambriento y de repente recuerdas que solo hay un tarro solitario de mostaza en tu refrigerador, así que decides parar en el supermercado para abastecerte durante la semana.

¡Detener!

Aléjese de las puertas automáticas, tal vez tome una mordida saludable y luego emprenda esta misión nuevamente después de descansar un poco.

¿Por qué?

¿Cuáles son los posibles peligros de ir al supermercado cuando realmente te pertenecen en la cama? Investigadores en Suecia preguntaron esto (más o menos) en un estudio de 2013 publicado en la revista Obesity . Pidieron a los hombres que imaginen que deben "abastecerse" durante los próximos días en un supermercado simulado (que consta de 40 productos con alto contenido calórico) después de una noche de sueño o una noche de privación total del sueño [1]. A los participantes se les dio un presupuesto idéntico y se les requirió usarlo todo durante la tarea. Además, antes de las compras, a cada uno se le dio un desayuno de 650 calorías.

¿El resultado?

En el experimento de supermercado simulado, los participantes compraron significativamente más calorías después de una noche de privación total del sueño que después de una noche de sueño. Es importante destacar que los investigadores señalan que aunque muchos otros estudios (aunque no todos [2]) han demostrado una mayor ingesta de alimentos después de la falta de sueño [3-6], estudiar el comportamiento de compra de alimentos es importante porque la compra de alimentos tiene consecuencias potencialmente a largo plazo para los alimentos la ingesta (aunque no se sabe con certeza si las personas realmente comen más calorías como resultado de cuánto compran).

Para dar una idea de los posibles mecanismos que pueden vincular la privación del sueño con la compra de más calorías, los investigadores también midieron los niveles de grelina, una hormona que estimula el hambre. En este estudio, la grelina aumentó en participantes la mañana siguiente a la privación del sueño; sin embargo, los niveles de esta hormona no se relacionaron estadísticamente con la cantidad de calorías que los participantes compraron. Esto puede indicar que esta hormona no está influyendo directamente en este comportamiento o que puede haber habido muy pocos participantes inscritos en el estudio para detectar un efecto.

También se ha propuesto que necesitemos consumir más energía (en forma de calorías) cuando nos privamos del sueño para impulsar las actividades adicionales en las que podemos participar mientras estamos despiertos [1]. Sin embargo, la investigación de esta hipótesis es mixta, con algunos estudios que muestran un mayor gasto de energía después de la privación del sueño [7], otros no encuentran aumento [5] y otros muestran que aunque el gasto energético aumentó después de dormir insuficiente, la ingesta de calorías superó lo que era necesario para establecer el balance de energía [4]. Sin embargo, las condiciones precisas de la privación de sueño varían entre los estudios. También vale la pena señalar que la falta de sueño se ha relacionado con la mala toma de decisiones [8], que puede extenderse a las decisiones que se toman al comprar alimentos.

Por lo tanto, la próxima vez que esté considerando realizar una compra de comestibles después de pasar toda la noche, intente dormir una siesta primero. Y si absolutamente tiene que ir de compras cuando no está al 100 por ciento, intente preparar una lista de antemano para que tenga una guía para navegar en el mercado y sea menos probable que actúe por impulso. Resulta que ser un comprador inteligente no solo consiste en conseguir un buen negocio, sino que también implica asegurarse de que los factores internos, como el sueño, el estado de ánimo y el hambre, no influyan en los productos que compramos.

Referencias

  1. Chapman, CD, et al., La privación aguda del sueño aumenta la compra de alimentos en los hombres. Obesidad (Silver Spring), 2013. 21 (12): p. E555-60.
  2. Schmid, SM, et al., La pérdida de sueño a corto plazo disminuye la actividad física en condiciones de vida libre, pero no aumenta la ingesta de alimentos en condiciones de laboratorio con privación de tiempo en hombres sanos. Am J Clin Nutr, 2009. 90 (6): p. 1476-82.
  3. Brondel, L., et al., La privación parcial de sueño aguda aumenta la ingesta de alimentos en hombres sanos. Am J Clin Nutr, 2010. 91 (6): p. 1550-9.
  4. Markwald, RR, et al., Impacto del sueño insuficiente en el gasto total de energía diaria, la ingesta de alimentos y el aumento de peso. Proc Natl Acad Sci USA, 2013. 110 (14): p. 5695-700.
  5. St-Onge, MP, et al., La duración corta del sueño aumenta la ingesta de energía, pero no cambia el gasto de energía en individuos de peso normal. Am J Clin Nutr, 2011. 94 (2): p. 410-6.
  6. Nedeltcheva, AV, et al., La reducción del sueño se acompaña de una mayor ingesta de calorías de los aperitivos. Am J Clin Nutr, 2009. 89 (1): p. 126-33.
  7. Jung, CM, et al., Gasto energético durante el sueño, privación de sueño y sueño después de la privación del sueño en humanos adultos. J Physiol, 2011. 589 (Pt 1): p. 235-44.
  8. Killgore, WD, TJ Balkin y NJ Wesensten, Deterioro de la toma de decisiones después de 49 h de privación del sueño. J Sleep Res, 2006. 15 (1): p. 7-13.

Nuestro agradecimiento a la Sra. Susan Murray por redactar este post.

La Dra. Nicole Avena es una investigadora neurocientífica, autora y experta en los campos de la nutrición, la dieta y la adicción. Ella recibió un Ph.D. en Neurociencia y Psicología de la Universidad de Princeton, seguido de una beca postdoctoral en biología molecular en la Universidad Rockefeller en la ciudad de Nueva York. Ha publicado más de 70 artículos de revistas académicas, así como varios capítulos de libros y libros, sobre temas relacionados con la alimentación, la adicción, la obesidad y los trastornos alimentarios. También editó los libros, Animal Models of Eating Disorders (2012) y Hedonic Eating (2015), es coautor del popular libro de comida y adicción llamado Why Diets Fail (Diez presiones), y recientemente terminó su nuevo libro, What to Eat When Estás embarazada Sus logros de investigación han sido honrados por premios de varios grupos, incluyendo la Academia de Ciencias de Nueva York, la Asociación Americana de Psicología, el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, y su investigación ha sido financiada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y Trastornos Nacionales de la Alimentación Asociación.

  • Sitio web: http://www.drnicoleavena.com/
  • Twitter: https://twitter.com/DrNicoleAvena
  • Facebook: http://www.facebook.com/DrNicoleAvena

Related of "Por qué no deberías comprar cuando estás soñoliento"