¿Por qué no nos llevamos bien?

¿Qué es, la forma en que te criaron o los genes que heredaste, que explican por qué formar relaciones personales y sociales con otros es fácil o difícil para ti? Si se crió en un entorno de apoyo, según una teoría, es probable que encuentre la formación de relaciones interpersonales más fácil como adulto. Otra evidencia apoya el argumento de que las variaciones en los genes que heredaste para los receptores de neurotransmisores específicos en los circuitos neuronales que regulan la ansiedad son responsables de si te resulta fácil o difícil formar relaciones íntimas y sociales. Culpe a sus padres de cualquier manera, ya sea por ser frío y privarlo del ambiente afectuoso, cariñoso y amoroso que otros padres proporcionaron, o culparlos por transmitir "genes malos" por ansiedad elevada y otras debilidades de la personalidad.

El caso de los genes está respaldado por la ciencia dura. Los receptores de dopamina, oxitocina, opiáceos y serotonina están claramente involucrados en la ansiedad, el estado de ánimo y los comportamientos de cuidado. Las variaciones en estos genes se han asociado con el éxito en la formación de relaciones interpersonales sociales y otros rasgos de personalidad, como la ansiedad que se forman para formar relaciones interpersonales. Los estudios de gemelos monocigóticos, que comparten el 100% de sus genes en comparación con gemelos dicigóticos que comparten el 50% de los genes, apoyan la influencia de la genética para facilitar la vinculación social, por ejemplo. Las variaciones particulares del receptor de serotonina (HTR2A) se han identificado en investigaciones previas como predictores de niveles de ansiedad relacionada con el apego en adultos.

Un nuevo estudio publicado en la edición de mayo de 2013 de la Revista de Personalidad y Psicología Social, basado en una investigación en curso que sigue a una población de niños desde el nacimiento hasta los 18 años, proporciona una nueva percepción que puede sorprender a algunos.

El estudio encontró que las diferencias individuales en los estilos de apego interpersonal como adultos se correlacionaron con muchos factores en la experiencia infantil, incluida la sensibilidad materna temprana al niño y la ausencia del padre, pero solo débilmente correlacionadas. Los datos tampoco proporcionaron pruebas sólidas de factores genéticos en la formación de vínculos interpersonales como adultos, a excepción de una asociación débil con el gen HTR2A. Los individuos portadores de una variación en el gen de serotonina HTR2A, llamado rs6313 SNP, informaron una mayor ansiedad relacionada con el apego que otros, pero los autores concluyen: "En términos generales, sin embargo, encontramos poca evidencia de que los estilos de apego adulto tuvieran antecedentes temperamentales o genéticos". un estudio sugiere que tal vez solo el 1% de la variación en el éxito del apego adulto pueda ser explicado por la genética.

El mensaje final de este estudio es que, aunque la experiencia de desarrollo durante la infancia tiene un papel, y la genética tiene un efecto aún menor al explicar las diferencias individuales en la formación de archivos adjuntos adultos, ambos efectos son relativamente menores a largo plazo. Esto hace que sea difícil señalar con los dedos culpables a las acciones o genes de los padres.

Parte de la explicación, sugieren los autores, es que las diferencias individuales en el éxito del apego por los adultos reflejan en parte las experiencias en curso que las personas tienen en sus relaciones, en lugar de factores en el pasado distante. Señalan los estudios que muestran que los individuos tienden a sentir una mayor seguridad en los días en que se cumplieron sus necesidades interpersonales y disminuyeron la seguridad cuando estas necesidades no fueron satisfechas. Por otra parte, muchos factores están involucrados en el complejo proceso de los estilos de apego social de los adultos que van más allá de los que contribuyeron a la mezcla durante los primeros años de vida o la variación en cualquier gen en particular.

Esta investigación no descarta que la experiencia y la genética de la niñez participen, sino que indica que estos factores forman la base para construir relaciones interpersonales fuertes; el resto de la estructura se construye a lo largo del tiempo a partir de muchos factores contribuyentes diferentes.

Tampoco olvidemos que hay un mundo de otros comportamientos infantiles y adolescentes que se ven afectados por los genes y el medio ambiente, aparte de la facilidad de formar vínculos interpersonales como un adulto que fue objeto de investigación en este estudio. El estudio no proporcionó datos sobre otra hipótesis ampliamente aceptada para problemas en la formación de relaciones interpersonales: culpar a su cónyuge o pareja.

Referencia

Fraley, RC et al., (2013) Orígenes interpersonales y genéticos de los estilos de apego adulto: un estudio longitudinal desde la infancia hasta la adultez temprana. J. Personality and Social Psychology 104, 817-838.

Related of "¿Por qué no nos llevamos bien?"