¿Por qué seguimos azotando (golpeando) a los niños? El problema con el castigo físico (corporal)

¿Por qué todavía azotamos a los niños? La respuesta habitual es lograr que hagan lo que creemos que es mejor para ellos, es decir, para lograr el cumplimiento del comportamiento. Y, sin embargo, la respuesta es mucho más complicada. Tratar con niños puede despertar sentimientos muy cargados y viejos. Los argumentos y los gritos de un niño pueden presionar los mismos botones que los propios padres o hermanos empujaron hace mucho tiempo. O tal vez uno le hace a su hijo lo que le hicieron a sí mismo: "Fui azotado como un niño, y salí bien." – Sí, pero tal vez saliste bien a pesar de las nalgadas, no por eso … y tal vez las cosas hubieran sido incluso mejores si se hubieran utilizado las alternativas efectivas a las nalgadas que sí existen.

Descripción general de castigo físico

Resulta que el castigo físico es un serio problema de salud pública en los Estados Unidos, y afecta profundamente la salud mental de los niños y la sociedad en que vivimos. Los estudios muestran que más del 60% de las familias todavía usan el castigo físico para disciplinar a los niños. Sin embargo, la investigación muestra que: el castigo físico se asocia con un aumento de la delincuencia, el comportamiento antisocial y la agresión en los niños; y el castigo físico se asocia con una disminución en la calidad de la relación padre-hijo, la salud mental y la capacidad del niño para internalizar el comportamiento socialmente aceptable. Los adultos que han sido castigados físicamente como niños son más propensos a abusar de su propio hijo o cónyuge y a manifestar un comportamiento delictivo (ver Lecturas, 1).

Nalgadas es un eufemismo para golpear. No se permite que uno golpee a su cónyuge o a un extraño; estas acciones se consideran violencia doméstica y / o agresión. Tampoco se le debe permitir a uno golpear a un niño más pequeño y aún más vulnerable. Golpear a un niño provoca precisamente los sentimientos que uno no quiere generar en un niño: angustia, ira, miedo, vergüenza y disgusto. Los estudios demuestran que los niños que son golpeados se "identificarán con el agresor" y que es más probable que se conviertan en bateadores ellos mismos, es decir, los agresores y futuros abusadores de sus hijos y cónyuges. Tienden a aprender a usar el comportamiento violento como una forma de lidiar con las disputas.

¿Qué es un castigo físico? ¿Qué es el abuso físico?

El castigo físico se ha definido como "el uso de la fuerza física con la intención de causar que un niño experimente dolor corporal o incomodidad para corregir o castigar el comportamiento del niño" (ver Lecturas, 1, p.9). Esto incluye: dar nalgadas, golpear, pellizcar, apretar, remar, azotar / golpear, golpear, golpear, abofetear, lavar la boca de un niño con jabón, hacer que el niño se arrodille sobre objetos dolorosos y obligarlo a pararse o sentarse en posiciones dolorosas largos periodos de tiempo. El abuso físico se puede caracterizar por "infligir daño físico como resultado de golpear, golpear, patear, morder, quemar, sacudir o dañar a un niño" (ver Lecturas, 5, citado en 4, p 540). Los comportamientos que causan dolor pero no lesiones físicas se consideran castigos físicos, mientras que los comportamientos que arriesgan lesiones físicas se denominan abuso físico. Tanto el castigo físico como el abuso físico deberían detenerse. Existen alternativas que son más efectivas para mejorar el desarrollo saludable de los niños.

Consideraciones internacionales

A nivel internacional, existe un consenso cada vez mayor de que el castigo físico de los niños viola las leyes internacionales de derechos humanos. Significativamente, 24 países han prohibido el castigo físico en todos los entornos, incluido el hogar. Entre estos países se encuentran Suecia, Alemania, España, Grecia y Venezuela. Más de 100 países han prohibido el castigo físico en las escuelas. Estados Unidos no ha prohibido el castigo físico, pero la aprobación del castigo físico en los Estados Unidos ha disminuido de forma gradual y constante en los últimos 40 años. Estados Unidos ha firmado, pero no ha ratificado, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), un tratado internacional que prohíbe expresamente todas las formas de violencia física o mental (ver Lecturas, 1).

Alternativas efectivas al castigo físico

La Academia Estadounidense de Pediatría concluye: "El castigo corporal es de efectividad limitada y tiene efectos secundarios potencialmente nocivos. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda alentar y ayudar a los padres en el desarrollo de métodos que no sean nalgadas para controlar conductas no deseadas "(ver Lecturas, 2, página 723).

Existen alternativas efectivas al castigo físico para ayudar a los niños a tolerar las frustraciones, regular la tensión, comportarse de maneras socialmente aceptables, desarrollar normas éticas y morales apropiadas y mejorar la autoestima. Estas alternativas serán el tema del próximo artículo.

Como Martin Luther King, Jr., declaró: "Estoy harto y cansado de la violencia … Estoy cansado de la guerra y el conflicto en el mundo. Estoy cansado de disparar. Estoy cansado del odio. Estoy cansado del egoísmo. Estoy cansado del mal ¡No voy a usar la violencia sin importar quién lo diga! "(Citado en At Canaan's Edge por Brandon Taylor).

Si realmente queremos una sociedad menos violenta, no golpear a nuestros hijos es un buen lugar para comenzar.

Lecturas

1. Gershoff ET (2008). Informe sobre el castigo físico en los Estados Unidos: lo que la investigación nos dice sobre sus efectos en los niños. Columbus OH: Centro para la Disciplina Efectiva.
2. Academia Estadounidense de Pediatría – Comité sobre Aspectos Psicosociales de la Salud del Niño y la Familia (1998). Orientación para la Disciplina Efectiva. Pediatrics 101: 723-728.
3. Strauss MA (2001). Derrotando al demonio fuera de ellos: castigo físico en las familias estadounidenses (2da edición). Piscataway NJ: Editores de transacciones.
4. Gershoff ET (2002). Castigo físico por parte de los padres y conductas y experiencias asociadas con los niños: una revisión metaanalítica y teórica. Psychological Bulletin 128: 539-579.
5. Centro Nacional de Información sobre Abuso y Negligencia Infantil (2000). ¿Qué es el Maltrato Infantil?

Investigación adicional

Gershoff examinó cientos de estudios y presentó los resultados de metaanálisis de la asociación entre el castigo físico de los padres y los resultados en niños y adultos. Descubrió que en la niñez el castigo físico se asociaba positivamente con la agresión, el comportamiento delictivo y antisocial y ser víctima de abuso físico; se asoció negativamente con la calidad de la relación padre-hijo, la salud mental y la internalización moral (internalización del niño de la conducta socialmente aceptable); y las asociaciones con cumplimiento inmediato fueron mixtas. Cuando se midió en la edad adulta, el castigo físico se asoció positivamente con la agresión, el comportamiento criminal y antisocial, y el abuso de adultos del propio hijo o cónyuge; el castigo físico se asoció negativamente con la salud mental (Lecturas, 1, 4).

Gershoff también resumió los diversos factores demográficos y de riesgo que tienen más probabilidades de estar asociados con el uso del castigo físico: estar soltero, separado o divorciado; estrés excesivo por eventos negativos de la vida; depresión materna; bajos ingresos, educación y estado laboral; parte sur de los Estados Unidos; y creencias religiosas conservadoras y afiliación (Lecturas, 1, 4).

Related of "¿Por qué seguimos azotando (golpeando) a los niños? El problema con el castigo físico (corporal)"