¿Por qué tenemos un déficit de empatía?

Surface waves of water by Roger McLassus. Permission granted under the GNU Free Documentation License of Free Software Foundation; licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0
Fuente: ondas superficiales de agua por Roger McLassus. Permiso otorgado bajo la Licencia de documentación libre de GNU de Free Software Foundation; bajo la licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0

Conductores distraídos, intimidación en línea, lugares de trabajo despreocupados y desastres desalentadores en las noticias, no se necesita un Ph.D. en psicología para ver que tenemos un "déficit de empatía". Los estudios psicológicos (Konrath, O'Brien y Hsing, 2011; Twenge, Campbell y Freeman, 2012) han demostrado que la empatía autoinformada en Estados Unidos ha disminuido dramáticamente en el pasado tres décadas.

¿Qué ha causado esta impresionante falta de empatía y qué podemos hacer al respecto? Las causas propuestas incluyen aislamiento por clase social y estrés crónico. Un estudio de 2008 sobre "Poder, angustia y compasión" (van Kleef, Oveis, van der Löwe, LuoKogan, Goetz y Keltner) encontró que las personas con un nivel socioeconómico más alto sienten una empatía significativamente menor por el sufrimiento de los demás. Y revelando los efectos deshumanizadores del estrés, un estudio clásico en el Seminario Teológico de Princeton (Darley & Batson, 1973) encontró que los estudiantes ministeriales a quienes se les dijo que se apresuraran porque llegaban tarde para dar un sermón sobre el Buen Samaritano se precipitaron directamente por un hombre sufriente colapsó en un callejón mientras que los estudiantes que no estaban corriendo se detuvieron para ayudar. Las implicaciones son especialmente desalentadoras ahora que uno de cada cinco estadounidenses está bajo estrés extremo (American Institute of Stress).

¿Qué podemos hacer con este déficit de empatía? Un estudio reciente de la Universidad de Stanford ofrece un signo de esperanza. Los investigadores descubrieron que las personas que creían que la empatía no era un rasgo fijo sino que podían desarrollarse, pasaban más tiempo escuchando a los demás y demostraban una mayor disposición a ayudar (Schumann, Zaki y Dweck, 2014).

Saber que la empatía es una fortaleza que podemos desarrollar nos ofrece una manera de construir más, no solo dentro de nosotros, sino también a nuestro alrededor. Podemos comenzar por:

  • practicando una mayor atención, especialmente cuando estamos bajo estrés (ver Dreher, 2015), luego por
  • disminuyendo la velocidad para escuchar a las personas que nos rodean, ayudándolos a sentirse vistos y escuchados.

Si establecemos la intención de desarrollar una mayor empatía y comprensión, especialmente de personas diferentes de nosotros mismos, podemos causar un efecto dominó positivo. Al cultivar una mayor empatía dentro y alrededor de nosotros, podemos comenzar a revertir el déficit de empatía, construyendo progresivamente una mayor confianza y comunidad en nuestro mundo, una interacción consciente a la vez.

Referencias

American Institute of Stress, http://www.stress.org/stress-is-killing-you/

Darley, JM & Batson, CD (1973). "De Jerusalén a Jericó": un estudio de la situación y las variables de disposición para ayudar al comportamiento. Revista de Personalidad y Psicología Social, 27, 100-108.

Dreher, DE (2015). Liderando con compasión: una brújula moral para nuestro tiempo. En TG Plante (Ed.). La psicología de la compasión y la crueldad: comprender las influencias emocionales, espirituales y religiosas (págs. 73-87). Santa Bárbara, CA: ABC-CLIO

Konrath, SH, Chopik, WJ, Hsing, C. K, y O'Brien, E. (2011). Cambios en los estilos de apego adulto en estudiantes universitarios estadounidenses a lo largo del tiempo: un metanálisis. Personality and Social Psychology Review, 15, 180-198.

Schumann, K., Zaki, J., y Dweck, CS (2014). Abordar el déficit de empatía: las creencias sobre la maleabilidad de la empatía predicen respuestas esforzadas cuando la empatía es desafiante. Revista de Personalidad y Psicología Social, 107 , 475-493.

Twenge, JM, Campbell, WK, y Freeman, EC (2012). Diferencias generacionales en los objetivos de la vida de los adultos jóvenes, la preocupación por los demás y la orientación cívica, 1966-2009. Revista de Personalidad y Psicología Social, 102, 1045-1062.

Van Kleef, GA, Oveis, C., van der Löwe, I., LuoKogan, A., Goetz, J., y Keltner, D. (2008). Poder, angustia y compasión: hacer la vista gorda ante el sufrimiento de los demás. Psychological Science, 19, 1315-1322.

***********************************

Diane Dreher es autora de best-sellers, coach de psicología positiva y profesora de la Universidad de Santa Clara. Su último libro es Your Personal Renaissance: 12 pasos para encontrar la verdadera llamada de tu vida.

Visite sus sitios web en http://www.northstarpersonalcoaching.com/ y www.dianedreher.com

Related of "¿Por qué tenemos un déficit de empatía?"