Por qué utilizamos el dinero para sentirnos mal acerca de nosotros mismos

El trabajo y el dinero son las principales causas del estrés en Estados Unidos, según la encuesta de la American Psychological Association "Stress in America". El dinero puede parecer una preocupación práctica, que requiere racionalidad y lógica para administrar. Sin embargo, a menudo subestimamos los aspectos emocionales del manejo del dinero.

Nuestras actitudes sobre el dinero tienen profundas raíces en nuestro pasado. En el momento en que nos volvemos económicamente independientes, la mayoría de nosotros ya hemos tenido un número significativo de encuentros que causan tensión con el dinero. Ya sea viendo a nuestros padres discutiendo sobre el gasto, viendo a un ser querido perder un trabajo, o preocupándose sobre de dónde vendría nuestra próxima comida, las experiencias estresantes que rodean al dinero están arraigadas en nuestra memoria. Entonces, no es sorprendente que, como adultos, estos recuerdos formen nuestras actitudes hacia nosotros mismos y hacia los demás en relación con las finanzas. Independientemente del estado económico, casi todas las personas que he conocido han usado, en un momento u otro, dinero para sentirse mal consigo mismos y para preocuparse y distraerlos de facetas más significativas de sus vidas.

Debido a que el dinero está ligado a sentimientos profundos (incluso inconscientes) de nuestro pasado, las personas a menudo son irracionales cuando se trata de dinero, tanto a corto como a largo plazo. La "voz interior crítica" es un proceso de pensamiento negativo que adoptamos desde las primeras experiencias de la vida. Representa actitudes destructivas y críticas a las que estamos expuestos y que luego asumimos como nuestro propio punto de vista. Por ejemplo, un niño que crece con un padre mezquino, que induce culpa por cualquier cosa que el niño pida, puede crecer sintiéndose tacaño hacia sí mismo. Los niños que son mimados, premiados con regalos como un medio para calmarlos o evitar que se lamenten, pueden crecer sin sentirse satisfechos, siempre queriendo más, pero sintiéndose indignos de lo que reciben.

Del mismo modo que causa estragos en muchas áreas de su vida, su voz interna crítica puede complicar enormemente su relación con el dinero. La "voz" puede decirle que no vale nada si no puede alcanzar un cierto nivel de ingresos. Puede inducir una culpa extrema, ansiedad o rigidez cuando se trata de gastos. Puede tentarlo a derrochar, "Adelante, compra ese par de zapatos. Te hará sentir mejor, y es justo lo que necesitas después del día que has tenido. "Luego te dará una paliza por tus acciones," ¿Qué te pasa? Eres tan irresponsable. Ahí vas gastando todo tu dinero. Ahora, realmente estarás en problemas ". Este tipo particular de pensamiento puede tener graves consecuencias, alimentando conductas destructivas o adictivas, como compras compulsivas o gastos erráticos.

La voz interna crítica a menudo crea conflicto entre las parejas cuando se trata de dinero. Por ejemplo, puede decirte que significa algo significativo si gastas dinero el uno en el otro, alimentándote con pensamientos como "Deberías comprarle algo bonito". Es la única forma de ganarse realmente su amor ", o" Él no te consiguió nada para nuestro aniversario ". Él no debe realmente amarte ". La voz interior crítica también creará paranoia entre una pareja:" Ella piensa que gasto demasiado ". Mejor no le deje saber lo que compré este fin de semana "o" ¿Piensa que estoy hecho de dinero? ¡No puede esperar que nos apoye a los dos! "

La voz interna crítica puede nublar su juicio cuando se trata de dinero, porque ya no toma decisiones basadas en información real y práctica. En cambio, estás actuando según el consejo emocionalmente cargado de un crítico interior. Esta voz afecta a las personas en todas las etapas de la riqueza y en todos los niveles de gasto. Por lo tanto, es muy valioso preguntarse: ¿De quién es la voz que escuchan cuando se trata de sus finanzas? ¿Qué dinámica de la infancia juega en su punto de vista hacia el dinero?

Una mujer con la que hablé recientemente describió cómo su madre solía complacerla con regalos. Casi todos los días, al regresar de la escuela, su madre la saludaba con juguetes nuevos y caros y ropa de diseñador para usar en la escuela. Cuando la joven mostró un ligero interés en aprender a tocar el piano, su madre dejó un teclado nuevo en su habitación antes de que incluso hubiera intentado una sola nota. La forma intrusiva en que su madre insistía en estos regalos, junto con los bajos ingresos de la familia, llevaron a la joven a sentir una extrema culpa y resentimiento. Recordaba a su padre preocupado por el dinero y suplicando a su madre que dejara de gastar generosamente. Sin embargo, su madre continuó comprando artículos de alta gama, comprando solo la "mejor" marca de todo, desde jabón hasta tacones de aguja. Todo el tiempo, ella colmó a sus hijos con golosinas no deseadas, y secretamente trató de ocultar sus gastos a su marido.

La mujer creció sintiendo un conflicto considerable sobre el dinero. Por un lado, era culpable y avergonzada de recibir regalos a lo largo de su vida, pero también se vio obligada por la mentalidad de que todo debería ser lo mejor. Se consoló con la compra de artículos extravagantes para ella, una indulgencia muy basada en el comportamiento malogrado de su madre. Luego se sintió espeluznante y mala consigo misma, igual que cuando era niña. Sus padres discutiendo sobre el dinero habían creado esta división dentro de ella, sin embargo, todavía portaba estas actitudes con ella como un adulto independiente y autosuficiente.

A medida que comienzas a identificar de dónde viene tu punto de vista sobre el dinero, puedes comenzar a separarte de las actitudes y comportamientos que no te gustan en ti. Puede diferenciar las influencias destructivas o insalubres que conducen a los conflictos financieros en su vida actual. Separarse de estas viejas actitudes profundamente arraigadas, ya sea que te estén diciendo que seas demasiado cauteloso o que gastes con libertad, puede provocarte o incluso causar una gran ansiedad. Aquí hay algunos consejos útiles cuando intenta liberarse activamente de estas actitudes limitantes:

1. No te moldees con personas que no admiras. Si bien las personas muchas veces adoptan inconscientemente los puntos de vista de sus padres o cuidadores primarios respecto de muchas cosas, es importante preguntarse cómo quiere ser en su vida. ¿Cómo puede arrojar las características que no admira pero que ha adoptado o adaptado a partir de experiencias en sus primeros años de vida?

2. Pregúntate: ¿Cuáles son mis verdaderos objetivos? ¿Cuáles son los pasos para alcanzar esos objetivos? Escriba un plan y luego verifique que cada una de sus acciones se ajuste a ese plan. No te engañes a ti mismo o te castigues demasiado cuando te equivocas. Solo quédate en el presente y continúa apegándote al plan.

3. Anticipe las voces que lo desvían. Sé más consciente de tus pensamientos; Conócelos. Cuanto más te familiarices con tu voz interior crítica, mejor podrás reconocerla y resistirte cuando te dé malos consejos.

4. Sepa que con el cambio viene una gran ansiedad. Puedes notar cuándo surge esta ansiedad y encontrar algo que te tranquilice y que no te lastime a la larga. No evites tus miedos ni trates de calmarte. Ni comprar algo que no pueda pagar ni negarse a sí mismo cualquier pequeño lujo realmente lo aliviará.

5. Busque amigos o personas que admire para modelarse después. A lo largo de tu vida, es importante encontrar tus influencias. Elegir a las personas que admiras en las áreas que tú mismo luches te puede ayudar a repensar tus tendencias destructivas (aunque naturales) y convertirte en la persona que quieres ser.

Recuerde que el cambio real es posible en casi cualquier punto de la vida. Puede que no sea capaz de controlar la economía o cada aspecto de sus propias finanzas, pero puede tomar el control de su actitud y encontrar una gran cantidad de poder dentro de su propia mentalidad, integridad e inteligencia emocional. Desafiar a tu crítico interno te ayudará a remodelar tu comportamiento y agregará riqueza y recompensas a tus experiencias que son mucho más que monetarias.

Lea más de la Dra. Lisa Firestone en PsychAlive.org

Related of "Por qué utilizamos el dinero para sentirnos mal acerca de nosotros mismos"