Pregunta al doctor de datos

Recibo muchas preguntas de practicantes, defensores, estudiantes, investigadores y legisladores. Todos intentan identificar la mejor información científica sobre violencia, resiliencia y temas relacionados que pueden ayudarlos en su trabajo. La buena noticia es que hay una gran cantidad de ciencia excelente que sale. La mala noticia es que hay tanto que puede ser difícil determinar qué es lo más útil e importante.

He estado respondiendo estas preguntas cuando llegan a mi bandeja de entrada, pero se me ocurrió que, como dicen los profesores, si una persona lo está pensando, es probable que otra persona tenga la misma pregunta. Entonces, estoy comenzando esta columna para compartir las respuestas más ampliamente.

Hay muchas buenas columnas de consejos para personas que han sido victimizadas o que están experimentando otros problemas. Aunque no estoy de acuerdo con nadie el 100% del tiempo (mi esposo puede responder por eso), puedo recomendar varios si está buscando ayuda personal. Estas incluyen Dear Prudence, Ask Carolyn, Miss Manners, Dear Abby y Dr. Phil. No estoy tratando de duplicar estos esfuerzos. Ask the Data Doctor está diseñado para profesionales y estudiantes que buscan respuestas sobre preguntas relacionadas con investigación, práctica y política. Dos personas que me escribieron recientemente han aceptado gentilmente dejarme incluir sus preguntas en esta primera columna. Al final de esta primera columna, proporciono una breve historia de mi experiencia profesional.

Estimado Dr. Hamby,

He leído con interés su investigación, Intervención después de la violencia familiar: Mejores prácticas y búsqueda de ayuda en una muestra representativa a nivel nacional de familias con niños, publicada el 7 de abril de 2014. Soy un candidato de MSW. Como experta en el campo de la violencia doméstica que involucra la exposición a los niños, me gustaría obtener su opinión sobre la Ley de HR Candace: Ley de penalización mejorada contra la violencia doméstica de 2015.

Este proyecto de ley pide penas más duras para los actos de violencia doméstica presenciados por niños menores de edad. Además, los estados serán penalizados con el 20% de sus fondos de violencia doméstica si estas sanciones no se implementan dentro de los 2 años de su promulgación. Como experto en este campo, ¿cree que este proyecto de ley tendrá un impacto en la reducción de los actos de violencia doméstica? ¿Las cambiantes acciones de justicia penal marcarán la diferencia dadas las altas tasas de desgaste encontradas en su investigación? Fue impactante ver en su investigación que solo 10 casos de 517 resultaron en tiempo de encarcelamiento.
También me interesaría su opinión sobre las sanciones de financiación.

Agradezco cualquier idea o consejo que estarías dispuesto a compartir conmigo. Este proyecto es para una clase de Bienestar Social que nos pide que examinemos y analicemos una parte de la política. En base a su investigación, me pregunto si hay alguna evidencia que sugiera que esta propuesta realmente facilitará / reducirá el problema de DV.

Gracias de antemano por su tiempo y consideración al leer este correo electrónico.

Sinceramente,

LK

Querido LK,

Gracias por tu interesante pregunta.

Deberíamos preocuparnos por la exposición de los niños a la violencia. Muchos datos muestran que la exposición de los niños a la violencia tiene consecuencias psicológicas dañinas. Sin embargo, no hay indicios de que la mejora de las sanciones penales para los padres sea la forma de ayudar a los niños.

Desafortunadamente, este es un ejemplo de cambios generalizados en las leyes sin evidencia de que los cambios ayudarán. Necesitamos una política basada en la evidencia de la misma manera que nos estamos moviendo hacia la práctica basada en la evidencia.

Por ejemplo, el texto del proyecto de ley establece: "Es más probable que los niños intervengan cuando son testigos de violencia severa contra un padre, lo que los pone en gran riesgo de lesiones o incluso la muerte". Sin embargo, según la investigación actual, no es cierto que hay altas tasas de lesiones físicas para los niños testigos de violencia doméstica. En nuestro estudio, usted menciona que solo el 1.3% de los niños testigos reportaron una lesión importante. Además, si bien es cierto que la exposición a la violencia doméstica tiene efectos psicológicos dañinos, también lo es tener un padre encarcelado.

Además, ya existe un gran problema con las sanciones de la justicia penal que no funcionan como se esperaba según la ley. Como usted notó, de los 517 casos en nuestra muestra de violencia doméstica atestiguada por niños, solo 10 perpetradores cumplieron condena en la cárcel. Parte de esto se debió a que las personas no llamaron a la policía, pero incluso en los casos en que se llamó a la policía, solo el 47% condujo a un arresto y menos de 1 de cada 12 llevó a prisión. Es probable que las sanciones mejoradas no tengan mucho impacto, ya que pocos maltratadores se presentan ante un juez y el efecto disuasorio de las sanciones mejoradas es modesto, en el mejor de los casos.

Recortar los fondos a las agencias de servicio es una idea especialmente mala. Más servicios a las familias sería una inversión mucho mejor que atacar con penas a un sistema de justicia criminal que tiene tantas grietas de todos modos.

Si el Congreso quiere mejorar la respuesta de la justicia penal a la violencia doméstica, entonces deben enfocarse en capacitar a la policía sobre cómo ayudar a los niños testigos y cómo derivar a las víctimas a los servicios.

-El doctor de datos

Querido Sherry,

Acabo de leer su artículo sobre resiliencia y sobre los beneficios de compartir su historia en Psychology Today , ¡y realmente disfruté leyéndolo, gracias! Luego pasé a ver algunos trabajos de Life Paths. Resonó mucho conmigo: actualmente soy un post-doc que desarrolla un proyecto cuyo objetivo es explorar el impacto del intercambio de historias en equipos dentro de las organizaciones y cómo esto se relaciona con una variedad de factores (p. Ej., Esperanza, optimismo) que caen bajo el paraguas de 'resiliencia'. A más largo plazo, estoy realmente interesado en ver el intercambio de historias en diferentes contextos, la educación es uno de ellos, pero por ahora este proyecto está considerando el intercambio de historias dentro de equipos y organizaciones. He encontrado bastantes publicaciones relacionadas con el liderazgo auténtico, los beneficios de conocer tu propia historia y el poder de contar historias como una herramienta de comunicación. Pero me preguntaba si podría orientarme en la dirección correcta para investigar específicamente el intercambio de historias. Estoy realmente interesado en descubrir qué investigaciones se han realizado en el área, investigaciones relacionadas con el intercambio de historias, cómo fomenta la empatía y la conexión social, mejora el entendimiento mutuo, reafirma fortalezas y valores, etc., etc.

Además, como parte de esta investigación, estoy buscando desarrollar algunos ejercicios / intervenciones para compartir historias, y me pregunté si usted había encontrado alguno que haya sido particularmente impactante.

Muchas gracias,

Centavo

Querida Penny,

Curiosamente, hay una gran cantidad de investigación sobre la narrativa y los beneficios de "re-narración" (para usar el término de Tim Wilson), pero no mucha investigación sobre el intercambio como un componente específico de una intervención. Por supuesto, compartir su historia, al menos con su terapeuta, es una característica central de la mayoría de la terapia. Algunas intervenciones centradas en la narrativa, como la Terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma (TF-CBT), recomiendan compartir la narrativa del trauma desarrollada en la terapia con miembros de la familia y otros (ver el trabajo de Judith Cohen y sus colegas). Sin embargo, no parece haber mucha investigación que analice específicamente los beneficios de compartir o no compartir.

Tenemos nuevos datos (¡me alegra que me hayas preguntado!) Que demuestran que compartir la historia puede aumentar los efectos positivos y disminuir los efectos negativos involuntarios de los programas narrativos. Nuestros datos se centran en si alguien eligió compartir o no. Otros factores importantes en el trabajo que estamos haciendo son si recibieron algún estímulo (lo que conduce a más beneficios) y si optaron por utilizar la oportunidad de contar historias como una oportunidad para procesar una victimización u otra mala experiencia (más beneficios cuando las personas toman en las cosas difíciles).

Para ejercicios para compartir historias, recomiendo narraciones de valores, pidiéndoles a las personas que reflexionen sobre sus valores fundamentales y cómo sus experiencias pasadas los ayudaron a identificar los valores que son más importantes para ellos (como el programa narrativo que hemos estado estudiando, las Leyes de la vida Ensayo). Pedirle a la gente que reflexione sobre un momento en que se sintieron poderosos es un ejercicio narrativo popular, a veces contrastado con un momento en que se sintieron débiles o sin poder y luego pidiéndoles que exploraran qué era diferente. La "co-construcción" narrativa familiar también es una herramienta terapéutica prometedora. En ese ejercicio, el objetivo final es crear una narración que todos en la familia puedan respaldar y sientan que representa su experiencia en un momento estresante (como el despliegue de un miembro de la familia). Es posible que pueda adaptar la idea de co-construcción narrativa a grupos distintos de las familias.

-El doctor de datos

Una breve historia de mi experiencia profesional

He tenido salud mental desde que tenía 16 años y me convertí en auxiliar de enfermería en el pabellón psiquiátrico de un hogar de ancianos. Los tratamientos fueron limitados en aquel entonces (en la década de 1980) y no era la mejor institución. Tenían un turno de 5:00 p.m. a 9:00 p.m. que fue diseñado para aprovechar el trabajo a tiempo parcial barato de los estudiantes de secundaria y el requisito principal de trabajo no fue escapar la primera vez que un paciente con demencia mal controlada tomó una swing hacia ti Fue entonces cuando supe que tenía una habilidad especial para manejar situaciones difíciles. Como estudiante, fui voluntario en la unidad de enfermos mentales crónicos de un hospital psiquiátrico estatal que atendía principalmente a personas con esquizofrenia. Me gusta trabajar con personas que luchan contra los síntomas esquizofrénicos. A menudo descubro que ven el artificio de muchas interacciones sociales más que el resto de nosotros. Esos hospitales pueden ser lugares muy sombríos, pero uno de mis recuerdos más preciados de esa época fue enseñar una clase de cocina allí para ayudar a las personas a hacer la transición al "exterior". Tenían un apartamento modelo establecido. Curiosamente, a nadie se le permitía vivir en las habitaciones más agradables del hospital, incluso más que las oficinas del personal. Nadie los estaba utilizando para nada en absoluto: una reliquia de los años 70 más amables y amables (en términos de la filosofía del cuidado de los enfermos mentales graves). Pero el personal me permitió comenzar un grupo de cocina y habilidades sociales, con latas gigantes de comida institucional de la cafetería y una llave de este espacio secreto, donde recibí media docena de pacientes cada semana para una comida casera y conversación. sobre algo más que medicamentos y reglas. Como la atención de salud mental del estado era lo que era, no tenía capacitación ni supervisión, solo una disposición a estar solo en una habitación con algunas de las personas más estigmatizadas e incomprendidas del país.

Como estudiante de posgrado, me convertí en la asistente social a tiempo parcial de la sala neurológica del mismo hospital. Esto fue temprano en la era de la desinstitucionalización y esta era una sala para personas con trastornos neurológicos severos a quienes no habían podido ubicar en otras instalaciones, como la paciente con deterioro cognitivo que comenzó a masturbarse en la sala de día cada vez que una mujer caminaba. en la unidad (lo enviamos a su habitación cuando esto sucedió). En camino a obtener mi Ph.D. en psicología clínica de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, me formé en otro hospital psiquiátrico estatal, una agencia de servicios de protección infantil y una clínica para pacientes ambulatorios, entre otros entornos. Realicé prácticas en el McLean Hospital, el afiliado de Harvard que apareció, en forma apenas disfrazada, en la película Girl Interrupted. Mi unidad se centró en ayudar a las personas con trastornos alimentarios y trastorno obsesivo compulsivo, pero atendió a las personas con una amplia gama de problemas.

Trabajé en la clínica de salud del comportamiento en la Reserva Apache de San Carlos, que es donde aprendí lo que significa ser blanco y que la cultura estadounidense dominante es una cultura, no una especie de forma de ser neutral y predeterminada en el mundo. Realicé mi trabajo clínico postdoctoral en el departamento de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, principalmente realizando evaluaciones neuropsicológicas y psicosociales con pacientes VIH + y candidatos a trasplante de hígado. Empecé a trabajar allí en los días anteriores a AZT, y una vez más, simplemente estar dispuesto a estar en la misma habitación con un grupo estigmatizado fue una de las principales razones por las que conseguí el trabajo. Aunque mis primeras experiencias no tuvieron mucha supervisión, eventualmente me beneficié de algunos supervisores increíbles, como Jean Wilkins, Bob Hopkins, Peter O'Connor, Don Baucom, Kelly Shaver, Bernadette Gray-Little, Cate Dooley, Phil Levendusky, y David Finkelhor.

Sin embargo, en mi trabajo me he centrado mayormente en la violencia, entendiéndola y tratando de disminuir su impacto. En muchos de esos entornos, trabajé con personas que habían experimentado todo tipo de victimización y adversidad, especialmente violencia doméstica y abuso infantil. Como cualquier terapeuta sabrá, muchas de las personas a quienes se les ha dado un diagnóstico de esquizofrenia o bulimia son sobrevivientes de trauma que podrían comprenderse mejor a través de ese lente. Estuve involucrado en los esfuerzos comunitarios de lucha contra la violencia en San Carlos y en el consejo de un refugio contra la violencia doméstica en Carolina del Norte. He participado en investigaciones sobre la violencia desde el verano en que me gradué de la universidad, cuando era asistente de investigación en un proyecto de violencia doméstica que incluía encuestas en la comunidad y en un refugio para víctimas de violencia doméstica. Hice mi disertación sobre violencia doméstica. Me di cuenta de que me gustaba la investigación, que era lo suficientemente decente en eso, y que esta podría ser una forma de afectar el tratamiento y la política para mucha más gente de la que podría servir como psicólogo individual. Ahora tengo más de 150 publicaciones académicas, principalmente sobre violencia. He enseñado psicología por más de 20 años.

Al igual que muchos investigadores, inicialmente me centré en un único tipo de violencia, originalmente violencia doméstica (también conocida como violencia de pareja íntima). Sin embargo, hace unos 15 años, comencé a trabajar con David Finkelhor en lo que conduciría al concepto de polivictimización. La mayoría de las formas de violencia están interconectadas, y nuestro enfoque "hipertexto" e hiper-especializado omite mucha información importante. Cuando comenzó ese proyecto, pasé un largo tiempo-meses-poniéndome al día sobre varios temas que solo conocía superficialmente en ese momento, como las literaturas sobre el acoso y el crimen callejero. En 2010, me convertí en el editor fundador de la revista Psicología de la Violencia de la Asociación Estadounidense de Psicología, en parte debido a este trasfondo más amplio en múltiples tipos de violencia. Al editar el diario, amplié mi conocimiento a nuevos ámbitos, como aprender más a fondo sobre la investigación sobre videojuegos violentos. En virtud de ser editor, todavía leo más ampliamente en la investigación de la violencia que la mayoría de los investigadores, lo que me ayuda a estar al día, porque soy uno de los primeros investigadores en ver el más reciente trabajo sobre la violencia.

Mis propias experiencias de adversidad y el hecho de ver cómo los seres queridos luchan contra la violencia y otras adversidades también hacen que entienda mucho sobre lo que es importante y alimentan mi pasión por este difícil trabajo. Convertirse en madre cambió profundamente la forma en que pienso sobre las familias y la violencia y las opciones que enfrentan demasiados padres. Todas estas cosas también me han ayudado a enfocarme más en la resiliencia y en cómo funciona la "magia ordinaria" de la resiliencia (en la frase de Anne Masten). Estos días estoy muy entusiasmado con las Carteras de Resiliencia, un nuevo marco de resiliencia que desarrollé con John Grych y Vicki Banyard, y pensando en cómo se verá la próxima generación de prevención e intervención de la violencia.

Notas: ¿Tiene alguna pregunta? Envíe un correo electrónico a sherry.hamby@lifepathsresearch.org o sherry.hamby@gmail.com. Es posible que no pueda responder a todas las preguntas. Al enviar una pregunta, usted otorga permiso para publicarla en cualquier forma sin cargo. Las preguntas se pueden editar para mayor claridad, duración y para eliminar la información de identificación.

Related of "Pregunta al doctor de datos"