Protege tu energía en el trabajo

La energía es preciosa Sin eso, no eres eficiente ni eficaz (Welbourne et al , 2005) porque simplemente no puedes ponerte en marcha. Menos energía resulta en postergación, falta de interés en su trabajo (Gröpel & Steel, 2008) y es un fuerte indicador de agotamiento (Toppinen-Tanner et al , 2002). Como solo tiene una cierta cantidad de energía, es útil considerarla como una cuenta bancaria: si va a realizar retiros, deberá asegurarse de tener suficiente efectivo para cubrirlos. La ruta más común a la bancarrota es cuando las demandas de su trabajo no se cumplen con los recursos que tiene a su disposición. El resultado puede ser la frustración seguida del agotamiento (Schaufeli et al , 2002). Para mantenerse fuerte y feliz en el trabajo también, deberá asegurarse de que cuando su carga de trabajo aumenta, sus recursos para hacer frente también lo hacen (Korunka et al , 2009).

Por cierto, las horas extremas no son buenas para tu energía: nuestros hallazgos muestran que por más o menos cada hora que trabajas más de 48 horas a la semana, te vuelves un 1% menos centrado en lo que tienes que hacer. Aunque puede sentir que está siendo productivo, no es tan productivo como cree. Todavía puede estar tan motivado, que es lo que lo está impulsando. Pero no dispararás tantos cilindros como cuando estés fresco. Lo que importa es que no confundas la motivación con la productividad: son diferentes. La motivación es lo que te da empuje: la productividad es el resultado de ese empuje.

A pesar de sus picos y valles de energía natural, sabrá que algunas tareas y relaciones son energizantes y otras tienen el efecto opuesto. La clave es comenzar a reconocer qué son estos para que pueda administrarlos activamente. Por ejemplo, cuando comencé a facilitar grupos solía dar el 100% durante el día, lo que significaba que al final estaba destrozado. Para administrar mi energía, aprendí a pensar conscientemente en retener el 10% de ella por mí. Eso me permitió saber que había hecho un buen trabajo sin estar exhausto al final.

El trabajo de Jim Loehr y Tony Schwartz con atletas de élite (Loehr y Schwartz, 2001) también refleja la importancia de la protección energética. Descubrieron que ser capaz de movilizar energía cuando la necesita es crucial para estar en lo que llaman un 'Estado de rendimiento ideal'. La clave del éxito no es el rendimiento en sí, es el período de recuperación. La diferencia principal entre los atletas y los empleados es que se supone que los empleados son como las baterías: siempre listos para todo. Mientras que los atletas solo tienen algunos momentos en el año para los que deben prepararse. La mayoría de los empleados, a diferencia de los atletas, no piensan seriamente en la recuperación. Pero sin una recuperación adecuada, obtiene una espiral descendente en términos de su rendimiento.
También haga todas las cosas que usted sabe que debe hacer: como tomar vacaciones regularmente, descansar, hacer ejercicio, comer y dormir bien, relajarse adecuadamente con familiares y amigos, así como también desarrollar hábitos a largo plazo. Los hábitos significarán que se pegan.

Cuando te encuentres abanderado puedes ayudarlo moviendo la ubicación o cambiando actividades, escuchando música, mirando algo hermoso incluso si está en pantalla, estirando, yendo a caminar cinco minutos o simplemente saliendo a ver el cielo y obtener un soplo de aire fresco. Mirar la televisión, tomar café y el alcohol no genera energía positiva: se obtiene al estar con amigos y familiares. La clave es entender que es el aspecto social lo que importa en estas actividades, no las actividades mismas.

Referencias

Welbourne, TM Andrews, SB y Andrews AO, 2005. Volver a lo básico: Aprender sobre la energía de los empleados y la motivación de correr en mi cinta de correr. Human Resource Management, 44 (1), pp.55-66.

Gröpel, P. Steel, P., 2008. Una investigación de mega-prueba de fijación de objetivos, mejora de intereses y energía en la procrastinación. Personalidad y diferencias individuales, 45 (5), pp.406-411.

Toppinen-Tanner, S. Kalimo, R. y Mutanen, P., 2002. El proceso de agotamiento en los empleos de cuello blanco y de cuello azul: Estudio prospectivo de ocho años de agotamiento. Journal of Organizational Behavior, 23 (5), pp.555-570.

Schaufeli, WB Salanova, M. González-Romá, V. y Bakker, AB, 2002. La medición del compromiso y el agotamiento: un enfoque de análisis factorial confirmatorio de dos muestras. Journal of Happiness Studies, 3 (1), pp.71-92.

Korunka, C. Kubicek, B. Schaufeli, WB & Hoonakker, P., 2009. Compromiso laboral y agotamiento: prueba de la solidez del modelo Job Demands-Resources. The Journal of Positive Psychology, 4 (3), pp.243-255.

Loehr, J. & Schwartz, T., 2001. La fabricación de un atleta corporativo. Harvard Business Review, enero de 2001, pp.120-128.

Related of "Protege tu energía en el trabajo"