Psychological Science dice que Trump tiene cuatro años

Es casi imposible mirar al presidente Trump por un tiempo prolongado y permanecer imperturbable. Posee lo que los psicoanalistas llaman "valencia de alta transferencia": la capacidad de provocar reacciones fuertes en los demás. De hecho, esto parece ser una gran parte de su atractivo. Ámalo u odialo, tienes que mirar.

Puede argumentar que Trump provoca reacciones tan fuertes porque representa una gran amenaza en la mente de algunos y una atractiva promesa en la mente de los demás. Respondemos fuertemente a los objetos amenazantes y atractivos. Sin embargo, dada la división ideológica básica en la política estadounidense contemporánea, esta dualidad es válida para prácticamente todos los presidentes. Nada allí para explicar la reacción única que Trump genera.

Una mejor suposición es que es el alto grado de novedad de Donald Trump lo que atrae la atención en general. La novedad es innatamente excitante para nosotros, independientemente de su valencia. Las personas que reducen la velocidad en la carretera para dar la vuelta de tuerca en la escena de un accidente no disfrutan de ver los cuerpos mutilados. Se ven obligados a mirar algo no ordinario.

Pero, ¿qué es realmente novedoso sobre Trump? Algunos argumentan que su singularidad radica en su condición de 'outsider' como un político novato, un hombre de negocios que ha derrotado a los políticos profesionales en su propio juego. Pero este argumento es débil. Después de todo, hemos visto a novicios políticos ganar elecciones antes, y hemos visto a empresarios triunfar en la política, tanto en los Estados Unidos como en el extranjero.

Además, los conceptos de "líder empresarial" y "líder político" no están tan separados en la imaginación cultural. El hecho de que un Director Ejecutivo rico y blanco se convierta en Comandante en Jefe no viola las expectativas culturales. No hay sorpresa genuina en este giro narrativo, aparte de, tal vez, que tardó tanto en materializarse.

Algunos pueden argumentar que la novedad de Trump reside en su celebridad. Pero hemos visto a artistas convertir políticos (Arnold), incluso presidentes (Ronald), antes. No hay novedad en eso. Al menos no en la medida discordante que justificaría la conmoción engendrada por el fenómeno Trump. Además, Trump no es ni un espécimen físico fotogénico del tipo que, solo en ese aspecto, despertaría pasiones (piense en JFK), ni un orador dotado capaz de lanzar hechizos electorales con su inspirador discurso (piense en MLK). Por el contrario, la mayoría de las veces, para el público Trump se presenta como un vendedor bastante genérico, demacrado, vagabundo, al borde de la coherencia.

Algunos han argumentado que lo que separa a Trump de la historia, lo que lo convierte en una verdadera novedad, es su franca psicopatología: el furioso narcisismo y la alegre antipatía; el garra compulsivo en asuntos triviales; la reactividad sin control, de piel fina. Este argumento parece tener más mérito. Para estar seguros, hemos tenido presidentes antes que han luchado contra los problemas de salud mental y cerebral (Lincoln era propenso a la depresión en todos los sentidos, Nixon a veces se emborrachaba en el trabajo, Reagan sufría de demencia, etc.). Sin embargo, ningún presidente en la era moderna ha exhibido tan consistentemente y tan descaradamente tantos signos de un trastorno de la personalidad diagnosticable tan perturbador.

Sin embargo, este argumento tampoco logra contener el agua. La enfermedad mental, por novedosa que sea en un presidente, no es una novedad muy atractiva para el lego. La mayoría de las personas no están capacitadas para ver y evaluar el comportamiento de los demás por sus implicaciones de diagnóstico de salud mental. De hecho, muchos comportamientos que los psicólogos reconocerán como signos potenciales de problemas de salud mental serán ignorados por completo o considerados benignos (o incluso deseables) por observadores legos casuales. Para aquellos que no tienen educación o no se preocupan por el alcoholismo, el borracho en la fiesta es solo un "tipo amante de la diversión"; aquellos que no están de acuerdo con los signos de un trastorno alimentario pueden admirar al demonio del ejercicio por su compromiso con la salud.

La respuesta, parece, debe mentir en otra parte. Para resolver el misterio, podemos comenzar por notar una tensión en el núcleo de la presencia pública de Trump. Por un lado, está bastante claro que él es completamente él mismo, en el sentido de que sea lo que sea que esté haciendo, es lo que no puede evitar hacer y lo que siempre ha hecho. Es por eso que Trump siempre está en su peor momento cuando intenta algo: hablar desde un teleprompter, fingir compasión, organizar una oración, permanecer en el mensaje, tomar el camino correcto. Incluso sus partidarios preferirían que no intentara por cosas, incluso si las cosas que intenta son, por lo demás, elevadas o que valen la pena. No creo que los votantes de Trump sean personas que no pueden mostrar compasión. Creo que no quieren que lo demuestre, ya que un espectáculo como éste quita toda la diversión y la emoción de la experiencia de verlo.

Al mismo tiempo, paradójicamente, Trump parece estar intentando todo el tiempo, trabajando sin descanso, siendo notado compulsivamente, para ganar, para dominar la habitación, para vengar desaires, para forzar la realidad en la forma de sus fantasías, o simplemente para leer el mundo a su alrededor adecuadamente.

Como resultado, la sensación instintiva de que uno ve a Trump es que algo no se cura; algo chafa; algo está sucediendo, para citar a Dylan, pero no sabes de qué se trata. La experiencia de observar a Trump es similar a la de notar la extrañeza de una pintura de la Edad Media antes de darse cuenta de que la rareza se debe al hecho de que los niños son representados con proporciones corporales adultas.

Y ahí radica la clave: la disonancia central de Trump es que es un anciano que posee la apariencia exterior y los símbolos de la edad adulta -y que ocupa el papel público que asociamos más fuertemente con la edad adulta- pero que en el interior es predominantemente infantil. Es esa disonancia específica que es completamente novedosa en la escena política.

Más allá de las consideraciones controvertidas de ideología, temperamento, carácter o inteligencia, todos esperamos (y estamos acostumbrados a) un mínimo de madurez en nuestros presidentes. En nuestra imaginación colectiva, el presidente es un adulto, no un niño; no inmaduro en su orientación fundamental y molde de la mente. Trump es, y como tal, viola dramáticamente nuestra experiencia y nuestras expectativas culturales. Él llama la incongruente fascinación y el temor de un niño rey, o el asesino cara de bebé.

Decir triunfo es "infantil", en este contexto es decir dos cosas relacionadas pero distintas: 1. Que no demuestra cierta cualidad conductual y de actitud que llamamos "madurez", y 2. Que su forma de pensar, la forma en que procesa información, aparece cualitativamente diferente de una mente adulta.

Pero, ¿qué es de hecho la "madurez psicológica"? ¿Y cómo es la mente del niño diferente de la mente adulta madura? Las escrituras de dos teóricos psicológicos prominentes arrojan algo de luz.

Cuando se trata de definir la madurez psicológica, un lugar útil para comenzar es con los escritos de Gordon Allport, un influyente psicólogo estadounidense que fue pionero en el estudio científico de los rasgos de la personalidad. Allport describió una lista de rasgos que caracterizaban a la personalidad sana y madura. Ellos son los siguientes:

1. Extensión del sentido del yo: la capacidad de ir más allá de la preocupación por uno mismo y preocuparse por los demás.

2. Relación cálida con los demás: la capacidad de amor, intimidad y compasión.

3. Autoaceptación: seguridad y control emocional, alta tolerancia a la frustración.

4. Percepción realista: percepción precisa de la realidad sin defensiva, distorsión o negación.

5. Centrado en el problema: un enfoque en la resolución de problemas en el mundo, en lugar de promover o defender los propios intereses y el ego.

6. Auto-objetivación: la capacidad de auto-visión y autorreflexión. La capacidad de verte desde el exterior, de valorarte objetivamente, de ver las diferencias entre lo que crees que eres y lo que realmente eres, y de reírte de ti mismo.

7. Unificar la Filosofía de la Vida: una clara orientación de valores, un conjunto de estándares morales y éticos que guían el comportamiento y una dimensión espiritual genuina.

Claramente, esta no es la única forma de definir la madurez. Sin embargo, uno no necesita aceptar el esquema de Allport total o exclusivamente para ver que su definición tiene sentido heurístico. Además, el trabajo empírico sobre este concepto ha tendido a afirmar los parámetros propuestos por Allport. Sería difícil encontrar cualquier definición o medida de madurez que no tenga en cuenta el autoconocimiento, las habilidades para resolver problemas, la capacidad de manejar las emociones y relacionarse empáticamente con los demás, y la capacidad de ver más allá del propio interés como aspectos importantes. de la construcción de "madurez".

Tampoco es necesario ser un observador obsesivo del presidente para cerciorarse de que no está a la altura del estado "maduro" según la definición de Allport. El presidente, en todo caso, exhibe una incapacidad característica para ver mucho más allá de las preocupaciones de su propio ego. Parece no tener verdaderas amistades, habitualmente menosprecia a los que ve como débiles y niega cualquier debilidad propia, y es perennemente inseguro, desesperado por reforzar sus calificaciones, números y estadísticas al doblegar los hechos para mitigar sus temores; tiene poca capacidad demostrada para reírse alegremente de sí mismo (o reír en absoluto), y ha declarado no estar interesado en la auto reflexión y la percepción; el único problema que parece genuinamente interesado en (y verdaderamente capaz de) resolver es la amenaza crónica de su propia relevancia menguante, y su principio moral guía es que lo que sea que funcione para hacer que él "gane" es lo correcto.

Ahora, Allport principalmente estudió y teorizó acerca de los adultos. La madurez, después de todo, es una cualidad que asociamos, esperamos y usualmente vemos en adultos. Por otro lado, la inmadurez es, en el desarrollo, una cualidad infantil. Para una descripción de la inmadurez infantil tal como se presenta a nivel evolutivo, "en la naturaleza", la obra clásica de Jean Piaget puede servir como guía útil.

Piaget, cuyo trabajo estableció el marco básico para nuestra comprensión actual del desarrollo cognitivo de los niños, fue uno de los primeros en demostrar que los niños no son simplemente "pequeños adultos" ignorantes. Por el contrario, los niños habitan un universo cognitivo cualitativamente diferente que los adultos. A medida que se desarrollan, los niños pasan por una serie de etapas ordenadas, incorporando progresivamente el uso de la representación simbólica, el razonamiento lógico y los conceptos abstractos en su maquinaria cognitiva, con lo que eventualmente obtienen capacidades de resolución de problemas para adultos.

De particular relevancia para esta discusión es la descripción de Piaget de la "etapa preoperacional", que creía que abarcaba aproximadamente las edades 2-6. La etapa preoperacional del desarrollo cognitivo se manifiesta de varias maneras distintas.

Primero y principal, el niño preoperatorio es egocéntrico, incapaz de ver una situación desde el punto de vista de otra persona. El niño preoperatorio está seguro de que la única forma de ver el mundo es cómo se ve a ellos. Esta es una de las razones por las que los niños se muestran crueles con los adultos sin comprender el concepto de la crueldad en sí mismos. Como no pueden ver el mundo a través de los ojos de otra persona, su capacidad empática es limitada. En cada situación, el niño preoperatorio escogerá su propio punto de vista e ignorará el de los demás, convencido de que lo que ve otra persona solo puede ser lo que ve y que lo que sabe es lo que hay que saber.

Por definición, el pensamiento del niño es mágico y no está ligado por la lógica. El niño no ve un problema con proposiciones autocontradictorias o absurdas.

La función del habla en esta etapa, según Piaget, no es tanto dialogar con los demás como externalizar el pensamiento del niño. La función social del habla aún no se comprende del todo. Esta es una razón por la cual se debe expandir mucho esfuerzo en el preescolar para enseñar a los niños a escuchar.

La concentración se muestra en los marcos de referencia del interruptor de incapacidad del niño. Se aferran a un aspecto de la situación y no pueden ver que la misma situación se puede resolver de una manera diferente también.

A medida que el niño comienza a comprender la noción de representación simbólica, el juego de simulación se vuelve particularmente importante. Los niños preoperativos a menudo pretenden ser personas que no son (por ejemplo, superhéroes, policías, presidentes) y pueden desempeñar estos roles con accesorios que simbolizan objetos de la vida real. Los niños también pueden inventar compañeros de juego imaginarios (así como multitudes imaginarias y hechos).

Otra característica de esta etapa es la dificultad del niño para separar la apariencia de la realidad. Las cosas son lo que parecen. La percepción domina la comprensión del mundo por parte del niño. Cómo aparecen las cosas ahora es el único cálculo significativo.

Además, el niño preoperatorio carece de conservación, que es la capacidad de comprender que un cambio en la apariencia puede no significar un cambio en la esencia. Por lo tanto, la capacidad del niño para comprender el significado de los cambios en la situación es muy limitada. El niño preoperatorio, habiendo contado dos hileras paralelas de dulces para tener el mismo número de piezas, sin embargo alegará que la hilera más larga (donde las piezas dulces simplemente se han extendido más) tiene más caramelos.

Los niños en esta etapa no pueden comprender conceptos abstractos (como "democracia" o "justicia") porque no se relacionan con su experiencia inmediata, concreta y física. Los niños en esta etapa son, por lo tanto, prisioneros del presente. Lo que está delante de ellos es lo que comprenden y responden. Carecen de lo que los psicólogos llaman "monitoreo de fuentes" y, por lo tanto, no pueden mantener un sentido claro de la historia, rastrear confiablemente de dónde viene algo, o discernir una secuencia de causa y efecto. Al tratar de resolver un problema, el niño se dará cuenta de lo que tiene delante y hará un juicio intuitivo de lo que significa, basándose principalmente en las apariencias, sin tener en cuenta la lógica ni la historia.

Podría seguir, pero la vida es corta y te darás cuenta.

Los déficits de madurez cognitiva y psicológica de Trump explican mucho sobre el efecto discordante de su apariencia y la fuerte reacción que provoca. Por lo tanto, más allá de la disonancia y el impacto de presenciar a alguien tan infantil en una posición de poder verdaderamente aterrador e increíble, la fascinación y el temor subyacente a la presidencia de Trump surgen no solo de nuestro sentido de que no sabemos qué hará mañana, sino también por la sensación de que él tampoco lo sabe.

En general, el proceso de alcanzar la madurez psicológica, como la mayoría de los procesos de cambio psicológico, no funciona al eliminar una estructura temprana para una posterior (como, por ejemplo, la manera en que la innovación tecnológica tiende a funcionar). Por el contrario, las nuevas estructuras se agregan sobre las anteriores existentes. Esta es la razón por la que todos retenemos tendencias psicológicas infantiles hasta cierto punto (lanzamos berrinches, lamemos conos de helado, recurrimos al pensamiento mágico, admiramos a nuestros padres, actuamos por impulso, no consideramos las consecuencias a largo plazo, etc. ) Sin embargo, nuestras tendencias más nuevas y más maduras generalmente ejecutan el espectáculo. Las primeras estructuras no desaparecen de la conciencia o la memoria, pero pierden su principal factura, su papel de liderazgo.

El proceso de alcanzar la madurez psicológica, si bien está informado en parte por el temperamento y la dotación genética de uno, depende en gran medida del aprendizaje. Uno solo puede especular sobre las razones de los aparentes déficits de Trump en esta área. El privilegio extremo puede convertirse en una forma de privación que a veces puede impedir ciertos aspectos del desarrollo. En cualquier caso, el culpable no parece ser inteligencia. Trump no es tonto. Sus críticos a este respecto a menudo confunden estúpidamente (lo que no es) con ignorantes (lo que a menudo es).

En verdad, no sabemos qué pasa con la experiencia de vida de Trump que le ha impedido alcanzar la madurez. Sin embargo, esa falla en el desarrollo aparece, irónica o trágicamente, dependiendo de su sensibilidad, para estar en el centro de su atracción única y del peligro singular que representa.

Related of "Psychological Science dice que Trump tiene cuatro años"