Puede aprender a esperar dolor, incluso sin experimentar dolor

via Wikimedia Commons
Fuente: a través de Wikimedia Commons

Uno de mis hijos recibió inyecciones para la alergia cuando era más joven. Cada semana, íbamos a una clínica y nos sentábamos en la sala de espera. Cuando empezamos a ir, odiaba recibir vacunas. Mientras esperábamos, la ansiedad sobre la próxima vacuna empeoraría. Cuando llegamos a la clínica, él se ponía tenso y luego gritaba cuando recibía la inyección.

Después de varios meses de esto, tuvimos una visita con el médico, quien pasó varios minutos diciéndole a mi hijo que cuanto más temía el disparo, peor se sentiría. Poco a poco, se relajó para recibir los tiros, y al final entramos y salimos de la clínica sin ningún temor o expresión de dolor.

Esta historia sugiere que solo anticipar el dolor puede conducir a una mayor sensación de dolor. En esta historia, por supuesto, es difícil saber si la anticipación del dolor fue el resultado de la pequeña cantidad de dolor que experimentó mi hijo al recibir los disparos, o si fue el resultado de un miedo conceptual a la aguja y el disparo. .

La investigación sobre el dolor sugiere que puedes aprender a temer al dolor con claridad después de experimentarlo. Un artículo de Marieke Jepma y Tor Wager en la edición de noviembre de 2015 de Psychological Science explora los efectos de aprender a anticipar el dolor de manera puramente conceptual.

Los investigadores primero entrenaron a las personas a esperar dolor sin que experimenten dolor. Los participantes vieron varias formas geométricas simples que iban a ser predictores de calor que serían cómodos o dolorosos. Verían una forma, y ​​primero predecirían cuánto calor obtendrían siguiendo esa forma usando una escala de termómetro. Después de eso, les dijeron cuánto realmente conseguirían siguiendo esa forma. Realizaron esta tarea de predicción hasta que pudieran predecir de manera confiable qué formas predecían el alto calor y qué formas predecían el bajo nivel de calor.

Luego, a los participantes se les mostró una forma y se les aplicó una cantidad moderadamente dolorosa de calor en el brazo interno. El calor era de 47 grados Celsius (alrededor de 117 grados Fahrenheit) o ​​de 48 grados Celsius (alrededor de 118 grados Fahrenheit). Calificaron cuán doloroso se sentía el calor.

Las personas eran sensibles a la diferencia en los dos niveles de calor. Calificaron el calor de 48 grados como más doloroso que el calor de 47 grados. Además, calificaron el dolor que experimentaron como más severo cuando siguió una forma que pronosticó un calor alto que cuando siguió una forma que pronosticó un calor bajo.

Los investigadores también midieron las respuestas de conductancia de la piel a lo largo del estudio. La conductancia de la piel mide pequeños cambios en la cantidad de sudor que libera y está relacionada con su nivel de excitación psicológica. Los participantes tuvieron respuestas de conductancia de la piel más altas según las formas que, según ellos, predecirían un calor elevado, en comparación con las formas que aprendieron que predecirían el calor bajo. Esta cantidad de conductancia de la piel predijo sus puntuaciones de dolor posteriores.

Estos resultados sugieren que hay un componente conceptual en la experiencia del dolor. Cuando las personas aprenden a esperar dolor, se excitan y temen. Esa excitación hace que experimenten más dolor cuando están en presencia de algo doloroso.

Este trabajo también nos ayuda a comprender una razón por la cual las personas pueden aprender a moderar su experiencia del dolor al disminuir su miedo al dolor. Si aprende a esperar que algo no sea tan doloroso, en realidad experimentará niveles más bajos de dolor que si espera que le duela.

Sigueme en Twitter.

Y en Facebook y en Google+.

Mira mi libro Smart Change .

Y mis libros Pensamiento inteligente y hábitos de liderazgo

Escucha mi programa de radio en la radio KUT en Austin Two Guys on Your Head y sigue a 2GoYH en Twitter y en Facebook. El programa está disponible en iTunes y Stitcher.

Related of "Puede aprender a esperar dolor, incluso sin experimentar dolor"