¿Puede el uso compulsivo de Internet afectar la salud mental de los adolescentes?

Internet está en todos lados en estos días. O al menos parece ser. Con más de tres mil millones de usuarios actuales (casi la mitad de la población mundial) y con más probabilidades de conectarse en los próximos años, la perspectiva del acceso universal a Internet ya no parece tan lejana. Para los adolescentes en particular, el auge de la Internet moderna ha transformado la forma en que interactúan con amigos, familiares y extraños en todo el mundo.

Aún así, con todas las ventajas que Internet puede brindar, también hay un lado oscuro que muchos padres, maestros y profesionales de la salud a menudo encuentran inquietante. ¿Pueden los adolescentes desarrollar problemas de salud mental debido a pasar demasiado tiempo en línea? Parece que hay un exceso de términos clínicos diferentes utilizados para describir el comportamiento problemático de Internet en estos días. Ya sea que se denomine "trastorno de adicción a Internet", "adicción a Internet" o "compulsión de Internet", algunos adolescentes se ven imposibilitados de mantenerse fuera de Internet por mucho tiempo y como resultado tienen problemas en el funcionamiento social y académico de la vida real.

Si bien la adicción a Internet carece de muchos de los síntomas físicos relacionados con la adicción a las drogas o al alcohol, los adolescentes aún pueden desarrollar una dependencia psicológica de las actividades en línea. Cuando su acceso a Internet se interrumpe por algún motivo, pueden experimentar una forma de abstinencia y no pueden funcionar normalmente sin contacto regular en línea. Los investigadores también han relacionado el uso compulsivo de Internet con una variedad de problemas de salud mental, que incluyen baja autoestima, soledad, depresión, fobia social e incluso pensamientos suicidas.

Una pregunta que todavía no se responde es por qué existe este vínculo entre el uso compulsivo de Internet y los problemas de salud mental. ¿El uso excesivo de Internet conduce a estos problemas o los adolescentes con problemas emocionales son más propensos a depender psicológicamente de Internet? Si bien la mayoría de los estudios de investigación que analizan la salud mental y el uso de Internet tienden a ser encuestas de una sola vez con poca información real sobre causa y efecto, todavía existen algunos estudios longitudinales que exploran cómo el uso problemático de Internet puede relacionarse con problemas emocionales.

En un estudio reciente que analiza el uso problemático de Internet en adolescentes de entre 13 y 17 años, los resultados sugieren que el uso compulsivo de Internet y la depresión se refuerzan mutuamente. Pasar demasiado tiempo en Internet parece predecir la depresión posterior y otros problemas emocionales que, a su vez, llevaron a un mayor uso de Internet. Otros estudios mostraron que la ansiedad social, la baja autoestima, la hostilidad e incluso el TDAH pueden llevar a la adicción a Internet en muchos adolescentes. Pero, ¿obtendrían los investigadores los mismos resultados si siguieran a estos adolescentes durante varios años?

Un nuevo informe publicado en la revista Developmental Psychology ofrece una visión más completa de cómo se puede relacionar el uso compulsivo de Internet y los problemas de salud mental. Un equipo de investigadores australianos dirigido por Joseph Ciarrochi de la Universidad Católica de Australia realizó dos estudios para probar diferentes modelos que relacionan el uso de Internet y los problemas emocionales. La investigación también pretendía examinar cómo los diferentes tipos de actividad de Internet podrían vincularse a la ansiedad o depresión social.

En el primer estudio, más de dos mil estudiantes fueron seguidos desde el octavo hasta el undécimo grado (la muestra se dividió aproximadamente entre niños y niñas). Todos los participantes completaron inventarios que miden diferentes aspectos de la salud mental, así como proporcionar información demográfica sobre el entorno familiar. También completaron un cuestionario especializado diseñado para medir el uso compulsivo de Internet con elementos como "¿Le resulta difícil dejar de usar Internet mientras está en línea?" "¿Los demás (por ejemplo, padres, hermanos o hermanas, amigos) dicen que debería ¿usas menos Internet? "" ¿No duermes debido a Internet? "y" ¿Te sientes inquieto, frustrado o irritado cuando no puedes usar Internet? "Esta escala ya ha demostrado ser altamente confiable en estudios previos .

Los resultados del primer estudio indicaron que el uso compulsivo de Internet aparentemente conduce a una peor salud mental durante los cuatro años del estudio. Por otro lado, no había indicios de que esta relación funcionara a la inversa o que los adolescentes con problemas de salud mental se volvieran adictos a Internet. Los años desde el octavo grado hasta el undécimo grado parecen ser especialmente importantes con el aumento en el uso de Internet que conduce a problemas de salud mental significativamente mayores. Este vínculo entre el uso de Internet y la salud mental parece ser el mismo para hombres y mujeres.

El segundo estudio analizó diferentes tipos de actividades en línea y cómo podrían estar relacionadas con el desarrollo de un comportamiento compulsivo en Internet. Una muestra de 687 adolescentes en décimo y undécimo grado (350 varones, 327 mujeres, 10 no declarados) completaron las mismas medidas de salud mental y uso compulsivo de Internet que en el primer estudio. También completaron el Cuestionario de comportamiento de Internet para ver con qué frecuencia realizaban actividades específicas de Internet, como buscar información (buscar en Google), usar Facebook o Twitter, jugar en línea, usar el correo electrónico, realizar chats en línea, visitar sitios para adultos, etc.

Como se esperaba, hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres en el tipo de actividades de Internet que preferían. Los hombres eran más propensos que las mujeres a jugar juegos y visitar sitios para adultos, mientras que las mujeres estaban más interesadas en actividades sociales como el correo electrónico y Twitter. Sin embargo, tanto hombres como mujeres parecen igualmente vulnerables a la compulsión de Internet.

Con base en los resultados de sus investigaciones, Ciarrochi y sus coautores sugieren que convertirse en adicto a Internet es un "problema de igualdad de oportunidades" que puede afectar a todos los adolescentes independientemente de su sexo o antecedentes familiares. Si bien hubo algunos indicios de que pasar demasiado tiempo con la mensajería instantánea, o el uso de Facebook y Twitter, puede conducir a problemas de salud mental, el riesgo parece más alto para los adolescentes en décimo grado.

Estos resultados no necesariamente significan que el uso frecuente de Internet siempre conduzca a un uso compulsivo o que los adolescentes que navegan en la red automáticamente desarrollen problemas de salud mental. Aunque parece haber un vínculo causal entre el uso compulsivo de Internet y problemas como la depresión o la ansiedad social, el tamaño de esta relación parece modesto en el mejor de los casos. Los padres y maestros interesados ​​probablemente deberían considerar otros factores de riesgo antes de preocuparse si un adolescente pasa demasiado tiempo en línea.

Aún así, definitivamente se necesita más investigación para ver cómo la fobia social y la soledad pueden conducir al uso compulsivo de Internet o si otros factores pueden explicar por qué el uso compulsivo de Internet puede conducir a problemas de salud mental (como la pérdida de sueño, por ejemplo). Los programas para tratar el uso compulsivo de Internet también se pueden desarrollar utilizando investigaciones como esta para identificar las mejores estrategias para educar a los jóvenes sobre comportamientos problemáticos que pueden conducir a una peor salud mental.

Entonces, ¿qué sugiere esta investigación a los padres que se preocupan por sus propios hijos? Si bien la solución más simple puede ser acabar con la cantidad de tiempo que los niños pasan en línea, esto suele ser contraproducente para muchos adolescentes. Un estudio que analiza a los padres que se ponen difíciles con sus hijos con respecto a Internet descubrió que esto realmente aumenta el uso compulsivo de Internet en lugar de disminuirlo. Una mejor estrategia puede ser simplemente hablarles a los niños de una manera que los haga sentir que los están tomando en serio y entendiéndolos. También ayuda concentrarse en cómo usan Internet en lugar de solo cuánto tiempo pasan en línea.

Si bien evitar la Internet por completo es probablemente imposible para la mayoría de los adolescentes, es importante comprender que conectarse en línea nunca debe reemplazar el tipo de interacción social que todos necesitamos para ser completamente humanos. El uso de Internet para escapar de problemas de la vida real, como la intimidación o malas notas a menudo puede conducir a mayores problemas en el futuro. A medida que más y más de nuestra vida moderna avance hacia un mayor uso de Internet, todos debemos reconocer que se puede usar de manera positiva o negativa. Al igual que cualquier otra actividad potencialmente adictiva, es importante hacer las cosas con moderación.

Related of "¿Puede el uso compulsivo de Internet afectar la salud mental de los adolescentes?"