¿Puede la estimulación cerebral mejorar la memoria en personas mayores?

¿Alguna vez has tenido un "momento importante" cuando tu memoria falla inesperadamente? Aunque puede suceder a cualquier edad, a menudo puede ser un recordatorio incómodo de que te estás haciendo mayor.

Reconocida durante mucho tiempo como una parte inevitable del proceso de envejecimiento, la mayoría de las personas mayores tienden a reírse de estos fallos. Aún así, una disminución lenta en el funcionamiento mental y físico puede comprometer seriamente la calidad de vida, especialmente si conduce a afecciones neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer.

Y este es un problema que afecta a todos. A medida que la generación Baby Boom crece, vemos un rápido crecimiento en el número de personas mayores en todo el mundo. Para el año 2050, se espera que la cantidad de adultos mayores de 65 años supere en número a los niños de dos a uno. Aunque los avances en la atención geriátrica, la mejora de las medidas de salud pública y el aumento del nivel de vida permiten que las personas vivan más tiempo y productivamente, los sistemas de atención médica en la mayoría de los países ya están rezagados en los servicios disponibles para muchas personas mayores, especialmente personas mayores con demencia .

Como parte de una iniciativa de investigación mundial, los investigadores geriátricos han estado estudiando cómo el cerebro cambia con la edad y cómo prevenir la pérdida devastadora del funcionamiento cognitivo que se observa en muchas personas mayores. Aún así, al estudiar cómo la memoria y la cognición pueden disminuir a medida que envejecemos, es importante reconocer que no todas las capacidades cognitivas disminuirán al mismo ritmo. La memoria de trabajo, generalmente definida como la capacidad de mantener, procesar y manipular información a corto plazo, parece especialmente vulnerable al envejecimiento (particularmente después de la séptima década de la vida). Luego está la memoria episódica a largo plazo o el recuerdo de información autobiográfica que también puede verse afectada por el envejecimiento.

La investigación de imágenes cerebrales ha demostrado que el envejecimiento produce cambios clave en el cerebro, incluyendo el adelgazamiento de la materia gris en la corteza, la disminución de la densidad de fibras de materia blanca, la expansión de ventrículos, el agotamiento de neurotransmisores esenciales y cambios en las redes cerebrales. Sin embargo, algunas regiones del cerebro parecen ser más afectadas que otras y, como es lógico, las regiones del cerebro relacionadas con la memoria de trabajo parecen mostrar los mayores cambios debido a la edad. Estos incluyen la corteza prefrontal dorsolateral, el lóbulo parietal superior y el lóbulo temporal medial, todos los cuales juegan un papel crítico en la codificación, almacenamiento y recuperación de recuerdos.

Junto con la lenta pérdida del funcionamiento cognitivo relacionado con el envejecimiento, el cerebro que envejece también puede volverse mucho más vulnerable a una lesión o enfermedad. Las conmociones cerebrales u otras formas de daño cerebral pueden afectar el funcionamiento cognitivo a cualquier edad, pero los cerebros más jóvenes generalmente pueden recuperarse debido a una mayor neuroplasticidad. En los adultos mayores, este tipo de daño cerebral puede ser mucho más grave y, a menudo, puede actuar como desencadenante del desarrollo de demencias, como la enfermedad de Alzheimer o la demencia vascular.

¿Pero hay formas de proteger el envejecimiento del cerebro y prevenir la pérdida del funcionamiento cognitivo? Junto con la investigación farmacológica para encontrar medicamentos que pueden prevenir la pérdida de memoria en personas mayores, otros enfoques ya son prometedores. El ejercicio, por ejemplo, ha demostrado tener un impacto pequeño pero significativo en el funcionamiento mental mejorado en personas mayores, mientras que los programas de entrenamiento cognitivo también pueden mejorar la memoria de trabajo y el funcionamiento ejecutivo.

Pero un nuevo enfoque para mejorar el funcionamiento cognitivo en personas mayores puede resultar incluso más efectivo. Las técnicas de estimulación cerebral no invasiva (NIBS, por sus siglas en inglés) ya se han utilizado para tratar la depresión, ayudar a la neurorehabilitación después del accidente cerebrovascular y para tratar diferentes afecciones psiquiátricas o neurológicas. Aunque existe cierta controversia sobre cuán "no invasivas" son realmente estas técnicas, su valor potencial para aumentar la memoria en los adultos mayores apenas comienza a explorarse.

Las dos técnicas principales disponibles para la estimulación cerebral humana son la estimulación de corriente directa transcraneal (TDCS) y la estimulación magnética transcraneal (TMS).

La primera de estas técnicas, TDCS, usa un par de electrodos que suministran bajas corrientes a regiones específicas del cerebro. La razón de ser de TDCS es que el uso de la corriente de esta manera creará un campo eléctrico que modifica la polarización de la membrana en reposo que aumenta o disminuye la actividad neuronal de acuerdo con la polaridad de la corriente. En una prueba típica de TDCS, un participante completa una tarea cognitiva para establecer una línea base. Luego, la corriente se administra de diez a veinte minutos, luego de lo cual la tarea se completa una segunda vez para ver si hay alguna mejora.

Dependiendo de la polaridad de la corriente utilizada, TDCS puede mejorar el rendimiento o empeorarlo, aunque el tamaño del efecto generalmente varía según la cantidad de corriente utilizada y la duración de la estimulación. Si bien los críticos han comparado el TDCS con métodos mucho más crudos, como la terapia electroconvulsiva (TEC), los únicos efectos adversos detectados hasta la fecha han sido dolores de cabeza y picazón en el sitio de estimulación, siempre que se sigan los protocolos de seguridad adecuados.

La otra técnica principal, la estimulación magnética transcraneal (TMS), implica el uso de una bobina eléctrica sostenida sobre la cabeza. Cuando se pasa una corriente a través de la bobina, se produce un campo magnético que causa una corriente eléctrica secundaria en regiones específicas del cerebro, dependiendo de dónde se coloca la bobina. El efecto de esta corriente eléctrica secundaria puede aumentar o disminuir la actividad neuronal dependiendo de cómo y dónde se aplica el campo magnético. TMS puede administrarse en forma de pulso único o repetidamente y tiende a ser mucho más costoso que TDCS, aunque su efecto también es más poderoso.

En lo que respecta a la estimulación cognitiva, los efectos de TDCS y TMS pueden persistir durante bastante tiempo después de que se produce la estimulación. Estos efectos posteriores pueden ser importantes para determinar si este tipo de estimulación cerebral puede mejorar el funcionamiento cognitivo en adultos mayores y cuánto pueden durar los beneficios.

En una nueva visión general publicada en la revista European Psychologist, David Bartres-Fez de la Universidad de Barcelona y Didac Vidal-Pineiro de la Universidad de Oslo examinaron ocho estudios recientes que muestran una mejora significativa del funcionamiento de la memoria en adultos mayores, generalmente con estimulación de la presión prefrontal corteza o regiones relacionadas.

Pero la memoria no es la única función del cerebro que se puede potenciar significativamente mediante la estimulación cerebral. Junto con la mejora en la memoria de trabajo, los investigadores también han encontrado evidencia de un mejor funcionamiento del lenguaje, aprendizaje motor y flexibilidad cognitiva general, incluso en adultos mayores que sufren de deterioro cognitivo.

Aunque todos los estudios completados hasta ahora se han enfocado en mejorar el funcionamiento del cerebro en el laboratorio, también hay una creciente evidencia de que los beneficios de la estimulación cerebral pueden persistir mucho más de lo esperado. En personas mayores sanas que se someten a TDCS o TMS, los efectos pueden durar semanas dependiendo de qué regiones del cerebro se estimulen. Las investigaciones que analizan a los adultos mayores que padecen la enfermedad de Alzheimer sugieren que múltiples sesiones de TCDS durante cinco días pueden llevar a un mejor funcionamiento de la memoria hasta cuatro semanas después.

Si bien definitivamente se necesita más investigación para investigar las estrategias de estimulación cerebral más efectivas, incluida la posible combinación de estimulación cerebral con programas de entrenamiento cerebral, los terapeutas ya están explorando aplicaciones prácticas para esta nueva tecnología. De las técnicas disponibles hasta ahora, TDCS tiende a ser más popular, principalmente porque el equipo requerido es menos costoso y más portátil que con TMS. Ambas formas de estimulación cerebral, junto con otros métodos que todavía se están desarrollando, probablemente seguirán desempeñando un papel importante en la terapia y la investigación.

La investigación sobre estimulación cerebral aún está en su infancia, pero es probable que escuchemos mucho más acerca de cómo puede beneficiar a los adultos mayores lo suficientemente pronto. Suponiendo que cumpla con su promesa inicial, las perspectivas futuras parecen francamente electrizantes.

Related of "¿Puede la estimulación cerebral mejorar la memoria en personas mayores?"