¿Pueden las computadoras vivir para nosotros?

Los científicos creen que han descubierto una forma de cuantificar el proceso mediante el cual los cazadores nativos pueden identificar a un animal a partir de su rastro. Si bien es indudablemente útil de alguna manera, ¿deberíamos preocuparnos por el cambio en la forma de pensar? ¿Importa si el conocimiento está dentro de nosotros, o accesible a través de un programa informático (un problema que, en mi opinión, es el núcleo del debate actual sobre cómo Internet modifica nuestras mentes, y vuelve a la sospecha de Sócrates de escribir)?

Confío en que no es necesario defender el punto de vista de que el cerebro no es una entidad estática, sino un sistema dinámico en constante diálogo con su cultura y el medio ambiente, cada uno moldeando recíprocamente al otro. Tal punto de vista es, espero, una perogrullada, como lo es la afirmación de que el cerebro mejora en las tareas cuanto más se dedica a ellas, y menos bueno en ellas cuando ya no tiene que realizarlas. Hay una gran cantidad de pruebas de todo tipo que esto es así.

Durante algún tiempo, los investigadores han tratado de poner en práctica el conocimiento que usan los cazadores y rastreadores africanos nativos para que pueda ser simulado por computadora. A propósito, he notado que la investigación está a la defensiva con términos como "empoderamiento" y "reconocimiento", los supuestos beneficios para los rastreadores africanos. Estos conceptos requieren preguntas importantes. 'Empoderado' por quién y para qué, ¿para quién y en qué contexto? ¿Este "poder" es deseado por aquellos que están siendo así, aparentemente de manera altruista, "empoderados"? Y 'reconocimiento', por cierto, ¿por quién? ¿Este reconocimiento también es deseado? ¿Es beneficioso? ¿O tal vez irrelevante, y en última instancia, incluso, vinculado con consecuencias perjudiciales? ¿De quién son los valores que tanto deseamos promover? Tal vez el lenguaje está diseñado para dirigir nuestra atención lejos de lo obvio, que las habilidades de estas personas están siendo tomadas por las máquinas, y que se les pide que se confaden en la desaparición de un aspecto de su cultura antigua, posiblemente (ya que se describen como analfabetos funcionales) sin darse cuenta de que lo están haciendo.

Pero hay preguntas más amplias sobre la "externalización" de una máquina de habilidades implícitas que son el producto de la experiencia, la atención cuidadosa al mundo y una relación simbiótica respetuosa con él. La pregunta es más amplia que los rastreadores mismos. ¿Es bueno que debamos debilitar las habilidades implícitas explicándolas y exportándolas para que una computadora lo haga por nosotros? La relativa especialización de este tipo particular de habilidad, el rastreo de animales, construida en un contexto geográfico y etnográfico específico, la hace de una manera, la más urgente, porque cuando se va, se ha ido para siempre. Pero estamos todo el tiempo haciendo algo parecido a esto, más cerca de casa para la mayoría de nosotros, y la urgencia de esa cuestión depende, precisamente, de su aplicación general en el mundo occidental y cada vez más occidentalizado.

Los cazadores y rastreadores aprenden no solo a comprender intelectualmente un montón de hechos sobre el animal que siguen, sino a sentir el camino hacia el ser mismo del animal. Aprenden que necesitan imitar, de hecho, en cierto sentido, para "convertirse", el animal que están siguiendo. Solo así pueden predecir con éxito qué es lo que el animal haría en cualquier situación y seguir con éxito el rastro. Este proceso involucra a todos los sentidos – olfato, vista, sonido, gusto y tacto – una intimidad con el paisaje, sus rocas y sus plantas, así como sus animales y aves, una familiaridad con las estaciones, una habilidad para leer los cielos día y noche, y la relación de la humanidad con todo esto, un lugar donde el propio cazador llega a entender quién es en relación con el mundo y qué es el mundo en relación con él y con su gente. A través de este proceso, él puede realizarse como un ser humano de una manera que solo podemos mirar desde afuera, y quizás envidiar. Cuando una computadora parece estar haciendo este trabajo por nosotros, ¿qué está dejando de lado? ¿Eso importa? ¿Importa solo para la persona con la habilidad que está siendo, sin embargo, insidiosamente reemplazada, o para el resto de nosotros también?

Se puede objetar que todo esto es bastante romántico, y que el hecho es que estos desarrollos tienen un impacto menor que el que yo percibo (pueden serlo ahora, pero sin duda, si tienen éxito, implican impactos adicionales, eso es la historia inevitable de la tecnología). Además, las computadoras nos ayudan a hacer cosas que podemos hacer de todos modos, pero las hacemos más rápido y en mayor escala, de modo que cualquier daño colateral debe ser aceptado en nombre de la eficiencia. Pero no estoy tan convencido. En primer lugar, la idea de que algo es "romántico" está diseñada para hacer una acusación de estar "fuera de contacto con la realidad" y propensa al pensamiento descuidado. Pero cada vez me parece que el pensamiento descuidado es de parte de quien ejerce este término. A menudo parece una forma perezosa de descartar todo tipo de análisis de los asuntos humanos, excepto los más simples, de los cuales se ha cortado mucha importancia para facilitar los cálculos. Eso hace que uno menos en contacto, no más en contacto, con la realidad. ¿Y por qué debemos suponer que hacer más de algo más rápido es necesariamente una buena idea? En muchas situaciones humanas hacer más de algo y hacerlo más rápido degrada la experiencia drásticamente. ¿No hay sabiduría en un ritmo acorde con la relación simbiótica que apoya?

Creo que la importancia de tales cuestiones en general es enorme, pero para mí el aspecto más importante de todas las preocupaciones es la memoria. Sabemos cada vez más acerca de la amplia distribución de la memoria dentro del cerebro y, de hecho, dentro del cuerpo fuera del cerebro. No es algo inerte y fijo, como el "banco de memoria" de una computadora, para ser consultado de vez en cuando cuando se requieren datos, sino algo que está intrínsecamente relacionado con quiénes somos … cómo pensamos y sentimos, y cómo responder al mundo que nos rodea. Todo lo que experimentamos, y todo lo que conocemos y hemos aprendido alguna vez, aunque ya no sea accesible por mandato para volver a experimentar a voluntad, da forma a lo que somos y alimentamos, hasta cierto punto, en el caso de algunas cosas mucho más que otros, para estar seguros, de cómo nos vemos a nosotros mismos y al mundo. Esta es la razón por la cual Sócrates era escéptico sobre la invención de la escritura. Significaba que ya no teníamos que llevar nuestra sabiduría dentro de nosotros.

Y, sin embargo, el valor cada vez mayor de memorizar cosas, ya sean hechos sobre el mundo o piezas de poesía, o de llevar a cabo tareas cognitivas nosotros mismos, se ha degradado, ya que creemos que sabemos a dónde ir para encontrar esas cosas o hacerlas para nos. Como resultado, estas piezas de la realidad y estas habilidades ya no tienen que habitar en nosotros, o nosotros mismos. ¿Pero esto no altera drásticamente quiénes somos, cómo respondemos y qué intuimos? Las intuiciones son de crucial importancia y nunca son simples. Nuestras intuiciones varían, y aquellos con las mejores intuiciones son aquellos que han razonado bien, han aprendido mucho y han adquirido mucha experiencia. Es decir, tienen recuerdos sofisticados. No podemos subcontratar eso a una computadora. De lo contrario, pronto correremos el riesgo de decir (parafraseando al escritor francés de fin de siglo Villiers de l'Isle-Adam): "en cuanto a la vida, nuestras computadoras pueden hacer eso por nosotros".

Related of "¿Pueden las computadoras vivir para nosotros?"