¿Pueden los padres eliminar la envidia de la crianza de los hijos?

El desarrollo infantil normal es complejo. Esta breve revisión discutirá el papel central que juegan el desarrollo emocional y la regulación entre las emociones positivas y negativas en la primera infancia. Está escrito desde la Perspectiva Biomental. Este es un enfoque integrador que incorpora la psiquiatría científica infantil con aspectos de la fenomenología, la filosofía, la estética y la experiencia pragmática: consideraciones cercanas. Un objetivo implícito es que dicho material integrado puede ser traslacional, cruzar los límites académicos / científicos en áreas que son útiles y promover pautas efectivas de desempeño para padres y cuidadores.

Envidia y extremo "dos-ness"

La envidia puede ser la más importante ya que contribuye en gran medida al equilibrio entre el bienestar y la desregulación a lo largo de todo el ciclo de vida. Las raíces más tempranas de lo que se puede reconocer como "envidia" en la vida posterior pueden entenderse como el sentido normal de "dualidad" que se analiza en este artículo. Del mismo modo que la emoción no puede eliminarse de la experiencia, la envidia y su correlato, la "dualidad", no pueden eliminarse. Ambos pueden usarse para promover un desarrollo saludable. La envidia y la "dualidad" son y siguen siendo procesos psicológicos implícitos y no conscientes a lo largo de la vida.

Uno debe considerar que la envidia normativa, cualquiera que sea la forma que adopten sus primeras raíces psicológicas, es activa en la infancia más temprana, especialmente en la era no verbal. Se destaca el período de la primera infancia porque esta era "ascendente" es formativa y especialmente sensible a la forma de los padres. El desarrollo "posterior" del curso posterior de la infancia y la adolescencia es igual de crucial pero conlleva un conjunto diferente de consideraciones.

Fuente: "La escuela de Atenas", detalle de Raphael c.AD 1550

1.

"Dos-ness"

La "dualidad" es una preferencia disposicional innata que ha penetrado la estructura de todos los sistemas filosóficos, religiosos, psicológicos y científicos que pretenden explicar la condición humana y el mundo. La imagen visual de Platón y Aristóteles sugiere fuerzas titánicas que argumentan puntos de vista opuestos antitéticos o polares (sugeridos por su apunte hacia arriba / apuntando hacia abajo) chocando majestuosamente en el diálogo. Sin embargo, cada uno es una perspectiva real y significativa que promueve la comprensión y la sabiduría en diversos ámbitos.

La esencia de la tesis se basa en la conceptualización normal de "dos cosas". Aquí, propone que en la primera infancia, la percepción sensorial y la concepción mental se organizan "viendo" la realidad como polos opuestos y al mismo tiempo tratando de conciliar las discrepancias percibidas. Gradualmente, alcanzan distintos niveles de significado, coherencia, valor, marcos de juicio de valor y forman un mapa de vida aspiracional emergente. Cuando las primeras polarizaciones son demasiado extremas y los valores atribuidos a cada uno son demasiado ideales o demasiado satanizados, entonces surge una envidia excesiva. La perspectiva biomental toma en serio esta conceptualización de alto valor.

Polarizado "Dos-Ness" es una Envidia Excesiva

La envidia excesiva, si no se aborda y se modula adecuadamente, puede volverse no normativa y contribuir a un conflicto serio. La "dualidad" propuesta aquí es una polarización emocional entre los extremos del ideal frente a todas las formas de negativización. Esto incluye todas las formas de odio, miedo y mala voluntad. La negativización toma la forma de ver "puntos negros" en lo que se percibe. Los dos polos van de extremadamente bueno a extremadamente malo. Son experimentados o sentidos como actitudes, no como ideas claras. La negativización se correlaciona positivamente con la desregulación emocional.

La "dosidad" polarizada, la envidia excesiva y el extremismo van de la mano

La experiencia polarizada evoca disonancia. En la primera infancia, la cognición no está madura e incapaz de conciliar intelectualmente tal discrepancia; por lo tanto, se usan estrategias emocionales. En el período preverbal de la infancia, el bebé usa sus herramientas emocionales, principalmente partes no conscientes de sus sistemas de memoria implícitos, para procesar una gran cantidad de información. Esto se conserva subliminalmente a lo largo del ciclo de vida. Estas estrategias emocionales ("mecanismos de defensa para manejar la ansiedad y el conflicto") pueden abarcar un rango que va desde la evitación y la negación hasta la negación descarada. La negación equivale a una eliminación perjudicial o agresiva de lo que es discrepante y se siente extraño. La envidia excesiva se caracteriza por el deterioro, que es un vicio amargo que se vuelve más intenso con la edad.

La posición predeterminada de la mente es organizarse de una manera dualista: captar la realidad perceptiva y conceptualmente como si estuviera compuesta de contrastes polares. Después de este primer paso, tratar de modular esta ideación extrema y rígida mediante la tutoría ambiental la suaviza en una aprehensión flexible basada en la realidad. Esto se logra mediante la influencia del entorno de la primera infancia, especialmente la modelación de los padres y la interacción con la capacidad de recuperación de un niño. Más tarde, las culturas escolares se agregan significativamente a este proceso de modificación.

La perspectiva del desarrollo biomental

Varios componentes desempeñan un papel en la formación del desarrollo humano: genético, neuromatural, temperamental, resiliencia innata, los efectos del entorno para facilitar, suprimir o introducir la novedad, el profundo impacto de las relaciones humanas íntimas y la ocurrencia de eventos imprevistos y aleatorios. Estos actúan de forma integrada para impulsar el desarrollo hacia adelante.

La mente y el cuerpo se han mencionado como separados y virtualmente distintos. De hecho, es un lenguaje que requiere un vocabulario descriptivo que por su propia naturaleza debe diseccionar lo que es unitario. El uso del lenguaje refuerza el sentido de "dualidad" o pluralidad en múltiples niveles. Para "conocer" y entender mediante el uso del lenguaje, un proceso analítico de separación, división, y luego intentar unir y sintetizar, las discrepancias se destacan. Esto no es incorrecto, pero debe ser reconocido y entendido en perspectiva. En filosofía, esto se ha denominado "el problema de uno y muchos".

He acuñado el término "biomental" para discutir esta suposición oculta y poner énfasis en la calidad unitaria del crecimiento y desarrollo humano. Procesos como "emoción" son amalgamas complejas tanto en el maquillaje como en la forma en que se generan y mantienen originalmente. La perspectiva biomental desarrolla el marco para el libro, Desarrollo Infantil Biológico: Perspectivas sobre Psicología y Crianza de los hijos.

Esta actitud única, la "envidia", integra marcos de referencia emocionales y cognitivos desde el principio y agrega un sesgo actitudinal duradero a todas las perspectivas mentales a lo largo de la vida. En otras palabras, la envidia es la base para notar diferencias y luego imputar juicios de valor de superior a inferior al reconocimiento de la diferencia. Con el tiempo, esto establece fuertes actitudes personales que refuerzan los valores y las preferencias. A continuación, dirigen el comportamiento y contribuyen a la forma en que se toman las decisiones: de manera consciente, inconsciente y reflexiva.

La envidia, ya sea cruda o en su estado más maduro (admiración y gratitud) es la amalgama de color emocional y la forma que da equilibrio / desequilibrio a la composición de la vida.

La mayoría de los investigadores infantiles reconocen que la comprensión receptiva de un bebé es mucho mayor, aunque menos mensurable, que la expresión directa de su comprensión. Sin embargo, la investigación contemporánea con sus protocolos sofisticados ha demostrado una notable habilidad para medir la comprensión de un bebé en su desarrollo conceptual dentro de los primeros seis meses. Trazan esta progresión durante once meses y la ven refinarse a la edad clave de dieciocho meses.

Puntos importantes de "Take Home": Inevitabilidad de "Two-Ness"

La visión / visión es una modalidad receptiva primaria en la primera infancia, especialmente debido a que no se desarrolla el habla y el lenguaje en el primer año y medio, el período preverbal. Los rudimentos de la cognición y el conocimiento -sobre todo en el estado despierto e implícitamente consciente del bebé- se estructuran a sí mismos al darse cuenta. Esta observación incluye percibir diferencias, experimentar una disonancia / angustia biomental, y luego tratar de conciliar este sentido de discrepancia o "dualidad" entre las diferencias.

Los primeros seis meses de vida, por lo tanto, son puertas de entrada primarias a la percepción. Los bebés tienen un equipo cognitivo innato para procesar los datos, pero dependen en gran medida de las aportaciones del entorno (modelos parentales) para obtener información utilizada para moldear actitudes, sentimientos e ideas que ya están formando. Aunque concentrarse aquí en la visión, el gusto y el tacto también son centrales. El amor de los padres, el calor biológico y el compromiso se experimentan a través del gusto y el tacto con regularidad. La primera infancia es un estado prolongado de dependencia y receptividad. La exposición de observación en este contexto único puede tener efectos de impresión duraderos.

La segunda mitad del primer año

La ansiedad normativa de los bebés frente a una ansiedad desconocida para un extraño, típicamente observada alrededor de los siete meses, sugiere la conciencia de una capacidad de diferenciación conceptual. Una respuesta de miedo a la discrepancia percibida y el peligro es clara. Es evidencia de la capacidad de un infante para discernir las diferencias y mostrar una conciencia de lo familiar ("madre") en contraste con lo extraño ("otro"). Este fenómeno duradero es una expresión conductual de poseer un sentido de "dualidad".

Identificar con exactitud cuándo un bebé es claramente consciente de la "dualidad" es complejo y, sin duda, depende de cómo se defina la "dualidad". Una forma sería definirlo como una conciencia de multiplicidades de unidades en un solo campo. Se entiende que existen en algún tipo de contexto espacial coherente y contiguo, muchos dentro de uno, o muchos y uno. Más detalles con respecto a estas ideas van más allá de esta presentación, ya que se extiende a la teorización abstracta, y cómo esto puede correlacionarse con la maduración cerebral en la infancia.

Comportamientos infantiles que expresan "dualidad"

La conducta motriz del bebé también puede sugerir claramente su conciencia de la "dualidad" por su experiencia de estar en el espacio y estar consciente de otro en la distancia. Un ejemplo es la capacidad de señalar. Este evento distinto se observa por primera vez en aproximadamente nueve meses cuando la integración neuromuscular y la intención de influir sustancialmente en otra persona están lo suficientemente consolidadas.

Los desarrollistas infantiles se refieren a esta época como una de atención conjunta , que es un intercambio de interés, tanto atencional como emocional, en un objeto con otra persona. Ambos participantes reconocen su interés compartido. Los juegos Peek-a-boo, sonriendo y aplaudiendo muestran el desarrollo normativo de una capacidad de sorpresa, fascinación y sentimientos de alegría. Estos fenómenos anuncian que el equilibrio de la regulación emocional es positivo, no extremo o negativo. Esto tiene importancia porque indica evidencia objetiva de que el bebé no está experimentando su existencia como insular, sino más bien como interpersonal y socialmente incrustado.

En este momento en los primeros doce meses, el bebé tiene cierta conciencia de sí mismo y de los demás, y es capaz de señalar a qué apunta. Más tarde, entre diez y catorce meses cuando el fenómeno de las referencias sociales se vuelve claro , el niño y el niño típico miran hacia algo y pueden aproximarse a él, pero perciben cierta ambigüedad y vuelven la mirada hacia los padres en busca de orientación, generalmente a través de una expresión facial de aprobación eso sugiere seguridad o muestra una necesidad de evasión. Es aquí donde las influencias parentales / culturales / ambientales obviamente parecen ejercer fuertes efectos sobre las elecciones del niño. El comportamiento y las preferencias de los niños ahora están tomando claramente la dirección específica que normalmente se refuerza con más tutoría ambiental a lo largo del tiempo.

Durante los primeros años, la madurez biomédica se expresa en varios avances notables: caminar, hablar y la capacidad de decir "no". Estos logros evolutivos anuncian una creciente capacidad de complejidad psicológica, emergencia de preferencias y capacidad de elección. La actitud normal de "dos cosas" se ve en el pensamiento "blanco y negro" que se vuelve muy evidente en el preescolar y en los primeros años de escuela. Por lo general, se suaviza a medida que una integración mental más sana acompaña las experiencias interpersonales y el aprendizaje a lo largo del tiempo.

Cómo pueden los padres modular la experiencia de la envidia en la infancia

Una encuesta general de la primera infancia muestra la importancia del desarrollo de la capacidad para un sentido de "dualidad". La "dualidad" tiene dimensiones cognitivas (p. Ej., Comprender los objetos como separados y distintos) y dimensiones interpersonales (p. el niño se siente gradualmente separado de la madre y detecta a la madre y al padre como distintos entre sí). Aquí se enfatiza la dimensión emocional (p. Ej., Sentimientos fuertes que determinan actitudes cargadas de valores).

Envy Theory propone que la envidia es una actitud disposicional primaria. Su plantilla de descifrado reconoce el mundo intentando primero posicionar la realidad en uno de los dos únicos polos opuestos de un espectro polarizado emocionalmente cargado: superior (ideal) o inferior (sin valor). En el desarrollo típico, se intenta igualar esto con los matices de la realidad, una visión menos prejuiciosa, polarizada y negativamente sesgada.

Es posible modular el papel que desempeña la envidia normativa en el desarrollo temprano. Se pueden sugerir herramientas parentales para modular esto. La comprensión intelectual por sí sola, sin embargo, no proporciona a un bebé la nutrición necesaria para un desarrollo saludable. La "leche de la bondad humana" es una respuesta completa entre dos seres humanos que trasciende las generalizaciones intelectualizadas. Valorar la bondad de esta "leche" y no envidiar o arruinar su beneficencia es el objetivo saludable.

En primer lugar, es posible y necesario reconocer la disposición innata de un bebé , especialmente al principio. La participación familiar es esencial. Las inclinaciones temperamentales pueden ser aparentes en el recién nacido, y abarcan el espectro de muy activo a menos activo, muy sensible a menos sensible, muy sensible a menos sensible, y así sucesivamente. En los primeros tres meses, la disposición de un bebé se está volviendo reconocible; por seis meses, es mucho más claro. Los padres pueden adaptar su propio estilo de crianza para satisfacer las necesidades del bebé y las necesidades de interacción de los cuidadores de bebés y los propios padres. Esto ayuda al bebé a modular sus ritmos biomentales que van desde la fisiología hasta la psicología.

Modelar y comportarse de una manera que demuestre bondad y no extremos expone a los bebés a ambientes propicios para el equilibrio biomental. La sana maduración de la envidia, por lo tanto, puede tener la oportunidad de surgir como un sentido de admiración y gratitud . Desestimar los contrastes polares en los juicios de valor es importante. Esta modulación se refiere particularmente a idealizaciones versus demonizaciones. Las demonizaciones perciben "puntos negros" en cualquier experiencia.

En la infancia, la adolescencia y la edad adulta, los derivados conscientes de la envidia se organizan y se vuelven más reconocibles y cercanos a la experiencia. Algunos de estos derivados conscientes son celos, avaricia y explotación. La envidia y la posesividad también están correlacionadas; estos, a su vez, provocan avaricia y explotación. En pocas palabras, la modulación de la envidia excesiva y lo que he denominado la sensación de "dualidad" al principio disminuye las tendencias hacia la desregulación emocional y ayuda a equilibrar una trayectoria de desarrollo saludable.

Una advertencia: desarrollar un "sentido" es el paso preliminar que prepara a un niño para el paso culminante: el rendimiento. Solo al hacer, al principio, con la práctica, entonces, con intención motivada, surge un verdadero refinamiento en la empatía. Esta práctica y "hacer" se produce en el personaje emergente a través del aprendizaje de la experiencia a lo largo del ciclo de vida.

Estos enfoques pueden parecer simples, sin embargo, fomentan la empatía y el desarrollo gradual de la toma de perspectiva. Los artículos de esta serie sobre "Primera paternidad verbal" y "Disciplina, nutrición y ejemplo de vida" amplían estas estrategias para padres. Ayudan a los niños a apreciar que un mundo equilibrado, subjetivo y objetivo, se compone de múltiples puntos de vista. Estos se matizan por diferentes tonos de significado y una variedad de énfasis contrastante. Juntos, estos tonos variados forman la brillantez que da sentido al retrato humano.

twitter: constantine123A

Related of "¿Pueden los padres eliminar la envidia de la crianza de los hijos?"