¿Qué es más importante que tu miedo?

Ambrose Redmoon tiene el crédito de decir que "el coraje no es la ausencia de miedo, sino más bien el juicio de que algo más es más importante que el miedo". Un artículo y un video en NYTimes.com ilustran esta verdad.

tpsdave/Pixabay
Fuente: tpsdave / Pixabay

La pieza presenta a Attis Clopton, quien tenía un miedo intenso al agua. Decidió que quería conquistar su miedo de larga data, y por eso trabajó con un entrenador de natación para hacer precisamente eso.

Me impresionaron muchas cosas al ver el video, dado mi trabajo como psicoterapeuta. Primero, Attis Clopton tuvo experiencias traumáticas con el agua, y su solución fue evitar el agua y el miedo que la acompañaba. Al igual que Attis, todos estamos heridos de diversas maneras durante nuestras vidas, y hacemos compromisos para seguir adelante. Podríamos evitar ciertas situaciones, protegernos en nuestras relaciones, usar drogas o alcohol para enfrentarnos, o aferrarnos a una sensación de control.

Estos compromisos pueden funcionar, y en algún momento pueden dejar de funcionar o no valen lo que cuestan. Attis llegó a un punto en el que se dio cuenta de que estaba vivo, pero que en realidad no estaba viviendo su vida . Él sabía que tenía que cambiar.

Esta necesidad de cambiar proporcionó la motivación que Attis necesitaba. Cada vez que hacemos grandes cambios en nuestras vidas, inevitablemente llega un momento en el que pensamos que tal vez el camino anterior, el camino "seguro", realmente no era tan malo. Tal vez no valga la pena, pasar por todo este dolor para tratar de mejorar .

En estos momentos, podemos recordar por qué queríamos cambiar en primer lugar. ¿Por qué no nos contentamos con dejar las cosas como estaban? ¿Y qué hay del otro lado de nuestros miedos? Para Attis, enfrentar su miedo era un gran desafío, por lo que tenía que haber razones de peso para permanecer en el agua cuando realmente quería huir.

Skeeze/Pixabay
Fuente: Skeeze / Pixabay

Attis también necesitaba experimentar el agua, y fue su experiencia la que lo cambió. No habría sido suficiente simplemente que le dijeran que "el agua no siempre es peligrosa". Ese conocimiento de cabeza solo podría llevarlo tan lejos. Lo que lo hizo superar sus miedos fue moverse a través de ellos . Nada es más poderoso que nuestra experiencia real de hacer lo que tememos.

En muchos sentidos, el instructor de Attis era como un buen terapeuta de exposición. Parecía entender y empatizar con su miedo y evitación, y al mismo tiempo no estaba dispuesto a dejarlo quedarse allí. Y al igual que lo hacemos en la terapia de exposición, ella tenía un programa de ejercicios que eran graduales y sistemáticos, y los pasos posteriores se basaban en los anteriores.

El instructor también sabía que la repetición era crucial para que Attis superara su miedo. Hacer una exposición una vez es un acto de valentía, y no es terapia. Por ejemplo, muchas personas enfrentan su miedo a volar una vez al año durante las vacaciones, y tienen tanto miedo el siguiente diciembre porque no repitieron la exposición. La repetición convierte el coraje en éxito.

Una vez que Attis había superado sus miedos, todavía tenía mucho trabajo por hacer. A pesar de que ya no tenía miedo, no sabía cómo nadar. A menudo encuentro algo similar en mi trabajo clínico: después de que los síntomas están bajo control, aún existe la tarea de crear el tipo de vida que la persona desea. Por ejemplo, la ansiedad social abrumadora puede llevar a una carrera atrofiada y relaciones empobrecidas; después del tratamiento exitoso, una persona aún puede tener el desafío y la oportunidad de construir una vida mejor.

eak_kkk/Pixabay
Fuente: eak_kkk / Pixabay

Cada vez que decidimos que vale la pena enfrentar nuestros miedos, permitimos que nuestras vidas se expandan. Y con esa expansión viene la libertad, la libertad de vivir vidas que valoramos, compartir el amor con otros cercanos, enfrentar la vida con toda su belleza e incertidumbre. La imagen de Attis Clopton nadando en el océano captura perfectamente esa sensación de libertad al dejarlo ir. Podemos decidir con la frecuencia que necesitemos que la libertad vale más que nuestros miedos.

Esta publicación fue adaptada de una que originalmente escribí en sethgillihan.com. El artículo y el video se encuentran aquí.

Related of "¿Qué es más importante que tu miedo?"