¿Qué podemos hacer para disminuir nuestro riesgo de cáncer?

Cómo sus hábitos de estilo de vida afectan realmente su riesgo de cáncer

La escritora de humor Erma Bombeck dijo una vez que a medida que envejecía, su única razón para hacer ejercicio era poder volver a oír la respiración pesada.

Pero ella dijo que en la década de 1980, y desde entonces, se han recopilado más datos que sugieren otro beneficio mayor: el ejercicio, entre otras opciones de estilo de vida, también puede ayudar a prevenir el cáncer.

En muchos estudios grandes, mantenerse activo y tener un peso corporal saludable se ha asociado con un menor riesgo de varios cánceres, incluidos el de mama, colon, útero, páncreas y riñón.

Por supuesto, todos podemos estar de acuerdo en que el cáncer puede resultar debido a la herencia de genes mutantes, además de la mala suerte al azar posterior, que conduce a más mutaciones de ADN. En la actualidad, se conocen muchos genes mutantes heredados que se transmiten a través de las familias para causar colon, mama, páncreas, piel, riñón y otros síndromes de cáncer. (De modo que en realidad puede adoptar otro hábito saludable: una investigación continua de su historial familiar para determinar si puede estar en riesgo de cáncer hereditario).

Junto con la herencia y la mala suerte al azar, también hay varias tensiones ambientales que causan cáncer, como exceso de sol, radón, asbesto y humo de cigarrillo de segunda mano.

Sin embargo, la idea de que el cáncer es el destino y que somos simples víctimas, en el mejor de los casos es una verdad a medias. Todos los días tomamos decisiones que modifican el desarrollo del cáncer.

Lo que la investigación realmente muestra sobre la prevención del cáncer

Demasiadas calorías, muy poca actividad, demasiado alcohol, la falta de nuestras pantallas de cáncer y, por supuesto, el tabaquismo, aumentan los riesgos de cáncer.

Pero a pesar de lo que haya leído en Internet, no todos los informes de causas de cáncer son respaldados por evidencia. Por ejemplo, teléfonos, plásticos, líneas de alta tensión y presiones emocionales han sido promocionadas como causas de cáncer por algunos. Pero estas proclamaciones no son respaldadas por evidencia. Debido a esta falta de apoyo probatorio, las pautas oficiales de prevención del cáncer no los reconocen como riesgos.

Sin embargo, es lógico pensar que un exceso de estrés puede ponernos en picada y llevar a elecciones de estilo de vida problemáticas. Por ejemplo, cuando estoy en un buen lugar, me pongo la vacuna contra la gripe, hago la colonoscopia, voy al dentista y voto (incluso en los exámenes de mitad de período). Cuando estoy estresado, no tengo tiempo para usar hilo dental o para votar. Peor aún, mi alimentación emocional entra en acción y la actividad de inhalación de patatas fritas sobre el fregadero interfiere con el mantenimiento de mi peso saludable.

Entonces, ¿qué comer o no comer? Esa es la pregunta. Se ha demostrado de manera convincente que muy pocos alimentos específicos aumentan o reducen el riesgo de cáncer, con la excepción de la carne ahumada que conduce a un aumento modesto del riesgo de cáncer de colon.

Por un lado, es difícil diseñar estudios que puedan ver con precisión el efecto de un único alimento. Esto se debe a que nuestras dietas incluyen varios alimentos, y esos alimentos consisten en muchos compuestos diferentes que podrían afectar el riesgo de cáncer.

La forma en que se mide la ingesta de alimentos es otra dificultad que puede empujar a los epidemiólogos pobres al límite. Muchos estudios usan "cuestionarios de frecuencia de alimentos" que preguntan a los sujetos con qué frecuencia y cuánto han consumido alimentos específicos. Pero esto no tiene en cuenta otros factores de estilo de vida que son importantes en el riesgo de cáncer, como ser sedentario, fumar tabaco y beber alcohol. Las personas que disfrutan demasiado del sofá, la salsa y el tabaco tienen una menor ingesta de frutas y verduras. Si se observan mayores riesgos de cáncer en esas personas, es difícil desenredar los efectos de uno de los otros.

Sin embargo, existen algunos hábitos generales de estilo de vida que, según las investigaciones, pueden reducir su riesgo:

  • Conozca continuamente sobre el historial de cáncer de su familia para saber cómo manejar su riesgo genético.
  • No fumes
  • Haga ejercicio y administre la ingesta de alimentos para un peso saludable.
  • Evite el exceso de alcohol
  • Inmunice a sus hijos para el VPH y vacúnese si tiene menos de 30 años.
  • Detección de cánceres tempranos (prueba de Papanicolaou, colonoscopia y mamografía).
  • Limite la exposición a los rayos UV (evite las camas de bronceado y use protector solar).

Al final, todo se reduce al daño del ADN. El cáncer es el resultado del desgaste de nuestro ADN. El ADN codifica las instrucciones de cómo deben comportarse las células y cada vez que una célula las divide, se copian. Cada copia conduce a errores que, de no repararse, dan como resultado daños en el ADN.

Los hábitos que aumentan el daño al ADN son los mejores hábitos para romper. A medida que envejecemos las tensiones celulares, como los rayos UV de las camas de bronceado u otras opciones, como inhalar las sustancias químicas del tabaco que causan cáncer, dañan el ADN. Este daño se acumula con el tiempo. Si el daño al ADN se encuentra en los genes de prevención del cáncer, como un gen BRCA, las células se multiplicarán fuera de control y se convertirán en cáncer.

Si una motivación similar a la de Erma Bombeck para hacer ejercicio o tomar otras decisiones saludables funciona para usted, adopte ese incentivo. Usar comportamientos saludables para disminuir nuestro riesgo de cáncer no solo nos ayudará a vivir más tiempo sin cáncer; también tendrá el efecto secundario de una vida más saludable, más productiva y, con suerte, más feliz.

Esta pieza fue publicada originalmente con MindBodyGreen.

Related of "¿Qué podemos hacer para disminuir nuestro riesgo de cáncer?"