¿Qué se puede hacer para ayudar con los hábitos de gasto compulsivo?

La semana pasada escribí sobre cómo la falta de administración del dinero predice el gasto compulsivo de las personas, independientemente de su personalidad, sexo, edad e ingresos. Estos resultados se basaron en un estudio (Tristeza, Identidad y Plástico en compras excesivas) publicado en la Revista de Psicología Económica que se realizó con dos estudiantes de la mina (Grant Donnelly y Masha Ksendzova).

Recibí bastantes mensajes de correo electrónico y hubo una serie de preguntas de seguimiento que la gente quería hacer. Entonces, decidí pedirle a Masha que respondiera las cinco preguntas más populares:

¿Qué impulsa a los materialistas a comprar compulsivamente? Nuestro estudio sugiere que los materialistas son más propensos a ser compradores compulsivos (aunque no todos los compradores compulsivos son necesariamente materialistas) porque no manejan su crédito ni a los consumidores en general, creen que las compras transformarán sus vidas y comprarán para su alivio emocional. Si las personas son materialistas, significa que valoran la adquisición de productos tangibles y creen que esos productos les traerán felicidad. Si las mismas personas no regulan su uso de crédito, aflojan las riendas de sus gastos: pueden comprar todo lo que deseen sin una restricción real. Si agregamos la terapia minorista a la mezcla, y la promesa de una compra para mejorar nuestra vida y nosotros mismos, entonces tenemos una receta para el desastre del consumidor.

¿Por qué los adictos a las compras, como se los ha llamado, gastan demasiado? Si hablamos de compradores compulsivos, los que sufren terribles consecuencias financieras y emocionales por su comportamiento de compra, la mayoría de los investigadores le dirán que estos individuos compran en respuesta a emociones negativas o conciencia negativa del yo. Comprar es algo que hacer, pero no tiene sentido. Es atractivo mentalmente, pero requiere poco esfuerzo. Si la gente valora las posesiones materiales, la idea de ir al centro comercial para hacer otra cosa es más probable que surja en sus mentes en el momento de la baja autoestima. Si estas personas tienen tarjetas de crédito y están demasiado concentradas en la promesa de sus compras en lugar de las consecuencias financieras futuras, pueden involucrarse en gastos fuera de control. Con un deslizamiento de una tarjeta de crédito y un pago retrasado, no experimentamos el mismo impacto psicológico de despedirnos del dinero: nos emociona una compra ahora, nos enfrentamos al dolor de reconocer nuestro comportamiento de gasto más adelante, y no aprendemos tan bien de esta relación de causa y efecto. Algunas personas valoran las cosas materiales, y llevan este valor al extremo cuando tienen las herramientas adecuadas.

¿Qué papel juegan las tarjetas de crédito en la compra compulsiva? Con un deslizamiento de una tarjeta de crédito y un pago retrasado, no experimentamos el mismo impacto psicológico de despedirnos del dinero: nos emociona una compra ahora, nos enfrentamos al dolor de reconocer nuestro comportamiento de gasto más adelante, y no aprendemos tan bien de esta relación de causa y efecto. Las tarjetas de crédito se deshacen de las restricciones, tanto del dinero real como de nuestra incomodidad psicológica de gastarlo. Cuando manejamos efectivo, físicamente nos separamos, y nuestra conciencia de gastar dinero aumenta. La consecuencia es inmediata. Cuando usamos una tarjeta de débito, podemos pensar en que nuestro saldo caiga a un cero eventual: hay un fondo real para golpear. Cuando deslizamos la tarjeta de crédito, podemos retrasar las consecuencias, podemos meter la cabeza en la arena como avestruces.  

¿La gestión del mal crédito proviene de la ignorancia o es intencional? Es de alguna manera ignorancia intencional. Racionalmente, las personas que valoran las posesiones deberían preocuparse más por administrar su dinero por una simple razón: con una mejor posición financiera, ¡pueden comprar más! Sin embargo, tendrían que controlarse y comprar menos primero. Este comportamiento no se combina bien con el deseo frenético de una solución rápida de identidad y emoción en el presente. Sin embargo, debido a que algunas personas realmente valoran el dinero, tienen problemas para enfrentar el hecho de que no lo están gastando sabiamente o que simplemente no lo tienen. Hay algo en psicología llamado "el efecto avestruz", y sugiere que prestemos más atención a la buena información y tratemos de limitar nuestra conciencia de lo malo. También lo llamamos "el dolor de saber", que puede ser tan debilitante que las personas prefieren ignorar sus deudas antes que enfrentarlas. Cuando el gasto excesivo es lo suficientemente intenso como para considerarse una compra compulsiva, las personas experimentan una gran culpabilidad y, en ocasiones, llegan a esconder sus compras fuera de la vista. Estos individuos entienden que hay algo mal con su comportamiento, pero pueden estar demasiado asustados para enfrentar la realidad, y "meter la cabeza en la arena" solo perpetúa el problema.

¿Qué se puede hacer para ayudar con los hábitos compulsivos de gasto? Si alguien completa una evaluación clínica y resulta ser un comprador compulsivo en lugar de un exagerado ocasional, entonces asesoramiento y ayuda profesional. Muy a menudo, los compradores compulsivos experimentan una gran cantidad de emociones negativas, y las compras reales no son la raíz de su problema. Ahí es donde entra en juego la terapia. Si la gente simplemente quiere gastar dinero con más prudencia, los instamos a comprar en efectivo o al menos a débito, no a comprar de inmediato (en cambio, tomar un descanso entre decidir comprar y obtenerlo, caminar almacene o guarde la página si realiza compras en línea), y pregunte sus motivaciones: ¿este elemento realmente lo hará más feliz, hará que la gente lo prefiera y lo hará sentir más seguro de sí mismo, o es simplemente algo que los medios quieren que piense? ? ¿Realmente lo necesitas?

Beyond The Purchase es un sitio web dedicado a comprender la psicología detrás de las decisiones de gasto y la relación entre dinero y felicidad. Estudiamos cómo los factores como sus valores y personalidad interactúan con las decisiones de gasto para afectar su felicidad. En Beyond The Purchase puede tomar cuestionarios que lo ayuden a comprender qué motiva sus decisiones de gasto, y obtendrá comentarios y sugerencias personalizadas. Por ejemplo:

¿Eres un comprador compulsivo? Tome la Escala de compras compulsivas y conozca sus hábitos de gasto.

¿Cómo calificas en las cinco dimensiones fundamentales de la personalidad? Tome nuestra prueba de personalidad Big Five y descubra.

¿Cómo te sientes acerca de tu pasado, presente y futuro? Tome la Encuesta de Actitudes del Tiempo y aprenda sobre su relación con el tiempo.

¿Qué tan felices son tus actualizaciones de Facebook? Podemos analizar sus últimas 25 actualizaciones de estado de Facebook y determinar cuán feliz usted ha estado.

¿Qué tan feliz es tu subconsciente? Tome nuestra Felicidad IAT y descubra.

Con estas ideas, puede comprender mejor las formas en que sus decisiones financieras afectan su felicidad. Para leer más sobre la conexión entre el dinero y la felicidad, vaya al blog Más allá de la compra.

Related of "¿Qué se puede hacer para ayudar con los hábitos de gasto compulsivo?"