¿Quién está a cargo, computadoras o humanos?

Algo notable sucedió ayer, no notable bueno pero notable loco. Viajaba en uno de los nuevos taxis grupales que se habían apoderado de la ciudad de Nueva York, y viajábamos desde el centro oeste hasta el centro este. Fui el siguiente en ser dejado y había muchas rutas que podíamos tomar para llegar a donde me dirigía. El GPS del Black Suburban, que tenía la voz cantante de un pájaro cantando, nos indicó cruzar la isla de Manhattan, no a través del parque, sino a través de una calle comercial en particular. Y así lo hicimos.

El problema es que cualquier persona con un cerebro que supiera algo sobre Manhattan también sabría que la calle que el GPS nos decía que cruzáramos era una opción terrible y la última calle del mundo que uno querría elegir en buenas condiciones, y mucho menos las condiciones de ese día en particular. Un cerebro humano con inteligencia y experiencia de vida, que podría tener en cuenta las horas pico, la lluvia torrencial, la construcción y un puente ubicado en el extremo este de esa calle, sabría que cualquier otro camino sería una mejor opción para obtener a donde iba. Pero, por desgracia, la tecnología nos dijo que fuéramos de esa manera, y así lo hicimos.

Después de permanecer sentado en un tráfico totalmente detenido durante diez minutos y luego gatear de parachoques a parachoques durante otros diez, solo para recorrer media manzana, le pregunté al conductor si podía salir de esta calle en particular y tomar una ruta diferente, a lo que él contestó: "Pero el GPS me dice que este es mi camino", "pero ¿qué sucede si sabemos mejor que lo que te dice que hagas?", Le pregunté. Si bien no recuerdo sus palabras exactas, el mensaje fue que, independientemente de lo que en el automóvil sabemos que es cierto, él tiene que seguir las instrucciones de la computadora. Si la computadora lo chilla, lo hacemos.

El hecho de que este camino sea la distancia física más corta entre los dos puntos era irrelevante a esta hora del día, con este clima particular y con la realidad de la planificación urbana. No obstante, honramos el determinante de la computadora, la distancia geográfica, como si fuera el único elemento importante para tomar esta decisión.

Cinco minutos después, aún moviéndome una pulgada a la vez, le pregunté al conductor si sería posible que enviara un mensaje de texto a la compañía y les dijera que las condiciones imprevistas (por la computadora) habían vuelto inexacto su genio habitual, y para preguntar si los humanos podría anular su inteligencia y tomar otra ruta. Me dijo en este punto, a los 25 minutos de cruzar la calle, que solo el pasajero podía enviar un mensaje de texto a la oficina para decirles que la vida real dictaba una ruta distinta a la indicada por la computadora. Pero ciertamente no pudo hacer eso. Cuando le pregunté por qué no me había sugerido que le enviara un mensaje de texto a la compañía antes, cuando estábamos hablando sobre el tráfico, se vio confundido y reiteró que tenía que hacer lo que la computadora le dijo que hiciera.

No dije nada después de eso, pero salí de la furgoneta y camine bajo la lluvia torrencial el resto del camino. Lo que sabía sobre el tráfico y mi ciudad no importaba, pero lo que sabía sobre mí sí importaba, y era que tenía que salir de esa Suburban negra lo antes posible.

¿Nos hemos vuelto locos como especie? ¿Estamos tan ansiosos por renunciar a nuestra autoridad, para no tener que pensar, no estar a cargo, que seguiremos cualquier computadora que nos diga qué hacer, incluso cuando lo sepamos mejor? ¿Realmente queremos ser ratas de laboratorio pasivas? ¿Qué le ha sucedido a nuestro respeto y confianza en nuestra propia inteligencia, y nuestra capacidad de resolver las cosas por nosotros mismos?

Si bien los algoritmos pueden decidir muchas cosas, no pueden sustituir a la inteligencia humana, que también puede tener en cuenta la sabiduría de la experiencia, el contexto, las circunstancias, la psicología y muchos otros factores, todo a la vez. Para tomar decisiones acertadas, necesitamos mucho más que simples hechos, y sin embargo, nos estamos comportando como si los datos fueran la clave central de una buena vida.

En verdad, la expresión en el rostro de mi conductor cuando le pregunté si podía tomar otra ruta, fue la cosa más espeluznante que encontré, y lo que me hizo sentir más desesperado. Este hombre adulto, del que estoy seguro ha vivido una vida llena de experiencia, y que probablemente tiene una enorme sabiduría, se parecía a alguien que había sido aspirado de su propia fuerza de vida, su humanidad básica. Miró, me atrevo a decirlo, como un robot.

¿Cómo podemos recuperar la autoridad en nuestras propias vidas? Esta es la pregunta que no es solo interesante, sino existencialmente urgente. ¿Cómo podemos evitar que nos convirtamos en robots, entregando nuestra inteligencia y fuerza de vida a la computadora? ¿Qué tan lejos estamos de un momento en que la computadora nos envía un mensaje que no es solo inconveniente, sino realmente destructivo?

El cerebro humano tiene la capacidad no solo de recopilar, almacenar y vincular datos, sino también de aportar a esos datos una inteligencia y sabiduría de la experiencia que no solo es profundamente importante, sino que también transforma esos datos en otra cosa. Necesitamos más que información para vivir una buena vida, necesitamos la capacidad de procesar y hacer sentido, que (aún) solo los humanos pueden proporcionar.

Mientras tanto, use la computadora para enviar un mensaje de texto a la oficina central y dígales que el humano a bordo sabe mejor. Toma las riendas en tu propia vida. Y recuerda, nosotros los humanos, al menos por ahora, seguimos siendo los que están a cargo, si decidimos serlo.

Copyright 2015 Nancy Colier

Related of "¿Quién está a cargo, computadoras o humanos?"