Realidad o ficción: las parejas sin hijos son más felices que las parejas con niños

Esta semana fui invitado en un programa de entrevistas matutino y mi anfitrión era un hombre casado y tenía un hijo. Mencionó que los niños son a menudo un factor de unión para las parejas y se preguntó cómo las parejas sin niños pueden construir y mantener una relación cercana sin un niño. Mi respuesta lo sorprendió!

Intuitivamente, parece que los niños traerían un rayo de sol a un hogar. Del mismo modo, una pareja que se está distanciando o que no puede conversar en la mesa de la cena podría aportar nueva energía a su matrimonio con la adición de un paquete de alegría. La realidad, sin embargo, es que esto generalmente no sucede.

Lo que los científicos encontraron

El mito del efecto de vinculación de los bebés en el matrimonio se ha roto a través de investigaciones bien documentadas. La American Sociological Association realizó recientemente un estudio sobre este tema y descubrió que los padres tienen más probabilidades de estar deprimidos que sus contrapartes sin hijos. De hecho, las personas sin hijos eran más felices que cualquier otro grupo, incluidos los que anotan en vacío.

Un artículo de 2009 del New York Times documentó dos décadas de investigación que examinaba el impacto de los niños en el matrimonio. La conclusión fue que la calidad conyugal a menudo disminuye después de la transición a la paternidad, y que hay un aumento en la felicidad matrimonial después de que los hijos se van de casa. Entonces, ¿qué hay detrás de estos hallazgos?

¿Qué hay del sexo?

El tiempo de una pareja nunca es el mismo una vez que un niño entra a la casa. Las fechas deben planificarse, las niñeras deben organizarse y las conversaciones a la hora de cenar deben centrarse en el bebé. Muchas parejas se quejan de que comienzan a sentirse más como socios comerciales que como parejas románticas. Y el sexo? A menudo no hay suficiente energía para esto, por no mencionar el hecho de que muchas parejas permiten que su hijo duerma en su habitación durante los primeros años después del nacimiento. En algunos casos, el niño está incluso en la cama matrimonial.

¡Nunca supimos que sería tan difícil!

¿Con qué frecuencia ha escuchado que ser padre es el trabajo más duro de la vida de una persona? Esto sin duda es cierto para muchas, muchas parejas. También es el caso de que el estrés de la crianza de los hijos tiene un alto costo en algunos matrimonios, y la relación simplemente no puede sobrevivir a este estrés. Esto es especialmente cierto cuando no se planifica un embarazo o cuando los socios no están en sintonía con las estrategias de crianza. He escuchado a muchos divorciados decir que es honestamente más fácil criar a un niño solo que con su ex, porque al menos no hay necesidad de encontrar un terreno común. Nuestra sociedad tiende a glamorizar el papel de la crianza de los hijos, por lo que muchas personas piensan que será como Leave it to Beaver.

¡Los niños son caros y no solo estoy hablando de dinero!

La crianza de los hijos es idealizada, pero la realidad es que es costosa, lleva mucho tiempo. Las estadísticas recientes muestran que cuesta alrededor de $ 200,000 para criar a un niño hasta la edad de dieciocho años, y en términos de tiempo toma un promedio de ocho horas por día. Estos hechos describen la dura realidad de ser padre y los sacrificios que deben hacerse. Estas demandas pueden dar lugar a una pareja que esperaba tener una fiesta en casa, en lugar de tener que poner a su hijo en la guardería para llegar a fin de mes económicamente. El costo financiero crea presión sobre el matrimonio, al igual que la falta de tiempo para estar juntos como pareja. Muchas parejas trabajan en turnos diferentes para que su hijo no tenga que estar en la guardería. Este sacrificio significa tiempo limitado juntos.

¡Nunca supe que me preocuparía tanto!

El tema principal de conversación entre muchas parejas que tienen hijos es sobre sus hijos, especialmente cuando hay una situación de crisis. La tensión emocional de la crianza de los hijos es algo que generalmente no se considera cuando están ocurriendo esos baby showers. A veces, las preocupaciones y las crisis centradas en los niños hacen que los padres se culpen unos a otros por la situación.

Entonces, ¿qué es un par de hacer?

Al igual que con otras decisiones importantes, acceda a esta con los ojos bien abiertos. Si te estás inclinando por tener hijos, asegúrate de que ambos estén completamente comprometidos con la crianza de los hijos, junto con todos los altibajos que esto conllevará. Asegúrese de tener una vida estable y de que esté completamente preparado financieramente y de otra manera. Discuta las ideas de crianza para asegurarse de que pueda trabajar en equipo en la crianza de los hijos. Y si no crees que la crianza sea para ti, planifica cómo aprovecharás el tiempo extra, el dinero y la libertad general. Recuerde que la crianza es una opción, no una obligación, y no es para todos.

 

Related of "Realidad o ficción: las parejas sin hijos son más felices que las parejas con niños"