"Recuperando al alcohólico", ¿palabras que estigmatizan o potencian?

Si escucharas a alguien decir que era un "alcohólico en recuperación" o un "adicto en recuperación", ¿cómo reaccionarías? ¿Te imaginas a ti mismo diciendo tales palabras, y si es así, cómo esperarías que otros reaccionen?

No hay duda de que el concepto de alcoholismo se ha asociado desde hace tiempo con un estigma social. Ser un "alcohólico" fue largo (y para algunos todavía lo es) y se cree que es un defecto moral: un defecto de carácter o falta de fuerza de voluntad. Esa es una de las razones por las cuales AA, en su Hoja de datos, enfatiza su compromiso con el anonimato. La intención, por supuesto, es proteger a los miembros de AA del estigma y proteger así su reputación e incluso sus carreras.

Pero el compromiso con el anonimato también tiene un segundo propósito. Actúa como una barrera para la búsqueda del reconocimiento personal, el poder o el prestigio. También hace que AA sea de abajo hacia arriba en comparación con una organización de arriba hacia abajo. Por un lado, el hecho de que ningún individuo hable por AA lo incapacita para responder a las críticas de los escépticos; por otro lado, se ha convertido en una confraternidad increíblemente adaptable.

Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿el estigma que una vez estuvo asociado con el alcoholismo sigue siendo tan potente hoy como lo era antes? ¿Y cuáles son las implicaciones reales de identificarse como un "alcohólico en recuperación"?

Investigación sobre Identidad

Los psicólogos sociales han estudiado durante mucho tiempo la forma en que los individuos eligen definirse a sí mismos, y cómo esa identidad a su vez los afecta. Al hacerlo, han seguido los pasos de Erik Erikson, cuyo trabajo fundamental, Identity: Youth and Crisis, expuso por primera vez la noción de que la identidad que adoptamos a medida que atravesamos la adolescencia representa una especie de plantilla psicológica o hoja de ruta que influye fuertemente la dirección que nuestras vidas tomarán.

La investigación psicológica social ha trabajado más en cómo la decisión de una persona de identificarse con un grupo en particular puede relacionarse con su salud física y / o mental. En un estudio, por ejemplo, los investigadores encontraron que los sobrevivientes de accidente cerebrovascular que eligieron identificarse de esa manera y asisten a grupos de apoyo en curso informaron una mayor sensación de bienestar en comparación con los sobrevivientes de accidente cerebrovascular que optaron por no ser activos en dichos grupos. (Haslam, Home, et al., 2008, Mantenimiento de las membresías grupales: la continuidad de la identidad social predice el bienestar después del accidente cerebrovascular. Neuropsychological Rehabilitation, 18, 671-691).

Utilizando estudios como el anterior como un trampolín, otros investigadores buscaron investigar cómo identificarse a sí mismo como un "alcohólico en recuperación" (o "adicto en recuperación") afectó el bienestar de esa persona, en lugar de no abrazar esa identidad (Buckingham, Frings, & Albery, 2013, membresía grupal e identidad social en la recuperación de adicciones. Psicología de las conductas adictivas, 27: 4, 1132-1140).

"Recuperación alcohólica" versus "alcohólico"

Estos investigadores estudiaron a un grupo de hombres y mujeres, todos los cuales asistían a grupos de Alcohólicos Anónimos (AA) y / o Narcóticos Anónimos (NA). Luego dividieron a este grupo más en función de cuánto se identificaba cada persona con la frase alcohólico (o adicto) en recuperación, en lugar de simplemente con un alcohólico (o adicto). Estas dos identidades se midieron con qué fuerza (en una escala de uno a siete) cada participante endosó declaraciones como "Ser miembro de AA (NA) es una parte central de lo que soy" y "Me describiría como un AA (NA) miembro. "Cuanto más alta era la puntuación, más identidad tenía el individuo como alcohólico o adicto en recuperación.

Luego, los investigadores evaluaron a cada participante por su autoeficacia, que se mide al hacer que respondan (nuevamente en una escala de uno a siete) a afirmaciones como: "Puedo permanecer abstinente" y "Puedo manejar mi adicción". Una vez más, cuanto más alto sea el puntaje, más experiencia individual tendrá la autoeficacia.

Los resultados:

  • Cuanto más se identificaba el individuo como alcohólico en recuperación (adicto), mayor era su nivel de autoeficacia.
  • Una mayor autoeficacia se asoció con más meses limpios y / o sobrios.
  • Cuanto más se inclinaba el individuo hacia la identidad en recuperación, menos probable era que informara haber recaído en el consumo de alcohol o drogas durante los dos años anteriores.

Entonces, ¿es realmente estigmatizante en estos días identificarse como un alcohólico o un adicto en recuperación? La evidencia sugiere que, por el contrario, llegar al punto en que un individuo sea capaz de adoptar esa identidad puede ayudar a solidificar su recuperación. Lo más probable es que les facilite a esas personas "activarse" en una confraternidad u otra, en lugar de tener una identidad más tibia con aquellos que ven en las reuniones.

Teniendo en cuenta la información importante anterior, muchas personas en recuperación pueden elegir adoptar su identidad principalmente cuando se comunican con otras personas en reuniones de AA o NA, con sus patrocinadores o con amigos de confianza. El alcoholismo y la adicción en sí todavía pueden tener un estigma, pero lo que sabemos ahora es que lo que un individuo siente en su corazón puede marcar una gran diferencia entre la recuperación continua frente a la recaída.

En memoria de Philip Seymour Hoffman y Truman Capote.

Related of ""Recuperando al alcohólico", ¿palabras que estigmatizan o potencian?"