Reflexiones sobre dominio terapéutico, parte 1

P. ¿Qué es lo que hace (o quién es) que cree que es más importante para contribuir a su eficacia como terapeuta principal, es decir, un profesional que produce resultados consistentemente buenos y se siente razonablemente seguro de su trabajo?

R. Una pregunta muy difícil, pero me atrevería a decir que tiene mucho que ver con haber "arreglado" mucho en mi propia vida a través de mis propias terapias en profundidad. Estaba en el psicoanálisis a los 5 años después de la muerte tumultuosa de mi hermano de siete años, y estaba en un crucial análisis existencial (con un terapeuta existencial orientado psicoanalíticamente) alrededor de los 22 años, cuando comencé mis estudios de posgrado. Mirando hacia atrás, veo ambas terapias como salvadoras de alguna manera; el primero porque era una conexión clave de estabilidad (presencia "sólida como una roca") que muy comprensiblemente faltaba en mi joven vida en ese momento. Estoy seguro de que internalicé esta relación sensible pero profunda y de apoyo que posteriormente me ayudó a hacer frente simplemente, y luego unos años más tarde, en realidad me permitió volverme excitado, facsinado con las cuestiones más importantes de la vida. Pasé de una posición de terror abyecto a una de intriga gradual e incluso de admiración hacia el mundo (nunca perdiendo por supuesto el reconocimiento humillante de lo trágico). Esto se manifestó en mi creciente fascinación por la ciencia ficción, el juego creativo y la creciente capacidad de amar.

En el momento de mi segunda terapia crítica a los 22, acababa de sufrir un tipo de ataque de nervios (precipitado por varios factores estresantes, la mayoría relacionados con estar lejos de casa en un entorno muy inusual y desafiante y enfrentarse a decisiones importantes de la vida) . Estaba bastante mal (bastante retrocedido realmente), experimentando grandes terrores nocturnos, temblores de la madrugada y miedo de que me estuviera volviendo psicótico (en realidad experimenté pensamientos aterradores e intrusivos, así como ilusiones perceptivas, pero afortunadamente tuve la donde voy a darme cuenta de que estaba experimentando estas cosas). Esta segunda terapia importante también cambió mi vida y la cualidad más importante que me enseñó fue "quedarse conmigo mismo", sin importar cuán atemorizantes sean los temores. Esto tomó un período de tiempo sostenido, por supuesto, pero me enseñó tremendamente sobre el poder de la presencia para sanar, tanto desde el punto de vista de mi terapeuta como de lo que aprendí a movilizar en mi interior.

Quiero unir estos comentarios mencionados con el punto correlativo de que he tenido mentores maravillosos en mi carrera profesional. Rollo May fue mi mentor filosófico-espiritual que también me invitó a escribir un libro con él ("The Psychology of Existence") *, y Jim Bugental y su esposa Elizabeth fueron mis principales mentores clínicos, ya que pasé 3 años con ellos como mi supervisores. Realmente no puedo subestimar el papel que estos (y otros mentores como Bob Masek, Don Rice y Stanley Krippner en la Universidad de West Georgia y la Universidad de Saybrook, respectivamente) han jugado en mi vida. Jim y Rollo en particular me ayudaron a desarrollar las herramientas para organizar mi pensamiento sobre la terapia de una manera que ha sido extremadamente valiosa tanto para mi desarrollo profesional como escritor y docente, como para mi desarrollo práctico como médico. Por lo tanto, la adquisición de un mentor y confidente de calidad también es clave para tomar la materia prima de la terapia personal y llevarla a una carrera terapéutica viable y cohesiva.

Así que fueron estos descubrimientos sobre la exploración y la presencia los que considero esenciales para mi persona y como profesional, y creo que son la esencia de lo que ofrezco a los clientes. Al igual que los terapeutas con los que tuve la gran fortuna de conectar, creo que mis clientes sienten que puedo relacionarme con ellos de una manera profunda e irrealizable, y que de alguna manera mi propia "supervivencia" es una base clave para la posibilidad de que ellos también puedan sobrevivir, o incluso prosperar en algún momento de su terrible experiencia. Estos hallazgos también explican mi resonancia con la investigación de "factores contextuales" que es tan prominente en la literatura de resultados de la psicoterapia. Enmarco esta investigación en términos del poder de la presencia para darles a los clientes la sensación de que son entendidos en un nivel profundo, que están respaldados y en sintonía, y que tienen esperanza, más allá de cualquier enfermedad definida personal y culturalmente.

Más allá de estos factores, también me han dicho que mi disposición amable y respetuosa, mi voz tranquilizadora y mi aprecio por las vidas internas ocultas o vergonzosas de los clientes son significativas por su disposición y capacidad de sanar (que se vuelven más integradas dentro de sí mismas) .

Esta serie de entrevistas continuará en mi próxima entrada de blog.

Kirk Schneider

[La entrevista anterior se extrae en parte y se desarrolla en Kottler, J. & Carlson, J. Sobre ser un maestro terapeuta: Practicar lo que predicas, Wiley, 2014. Ver http://www.wiley.com/WileyCDA/WileyTitle /productCd-1118225813.html]

* Psicología de la existencia: http://www.amazon.com/Psychology-Existence-Kirk-Schneider/dp/0697809625/ref=sr_1_1_twi_2?s=books&ie=UTF8&qid=1426285172&sr=1-1&keywords=psychology+of+existence

Related of "Reflexiones sobre dominio terapéutico, parte 1"