Reflexiones sobre Milton Erickson

Milton Erickson, MD, es más conocido por su brillantez en el arte de la hipnosis médica. Su capacidad de curar a sus pacientes accediendo a su mente inconsciente con el uso del trance ha inspirado a muchas generaciones de terapeutas.

Igual a su sabiduría como psicoterapeuta, e incluso a un importante factor que contribuyó a ello, fue el notable coraje de Erickson frente a la tragedia personal. A la edad de 17 años, Erickson fue golpeado por la polio. Una noche, después de visitar a Erickson junto a su cama, su médico le dijo a la madre de Erickson que su hijo estaba completamente paralizado por la polio y que no viviría hasta la mañana. Al escuchar esto, Erickson le pidió a su madre que arreglara un espejo para poder ver el atardecer. Si él iba a morir, dijo Erickson, al menos disfrutaría de la belleza de una última puesta de sol. Desafiando la predicción de su médico, Erickson pasó a vivir durante otro medio siglo, muriendo en 1980.

Los doctores de Erickson también predijeron que nunca caminaría. Erickson resistió esta predicción también. Después de su primer año en la universidad, pasó sus vacaciones de verano tomando un viaje por el río de mil millas. Cuando comenzó el viaje, no tenía suficiente fuerza en sus piernas para sacar su canoa del agua, y podía nadar solo unos pocos pies. En el río, tuvo que pescar y buscar su comida ya que tenía pocos suministros y solo $ 2.32 en efectivo. Con sus considerables habilidades interpersonales -su capacidad para "leer" personas-, Erickson no tuvo problemas para lograr que los pescadores y otros viajeros le dieran la comida que no podía conseguir por sí mismo.

Para el final de ese verano, Erickson había viajado más de 1,000 millas. Podía nadar una milla y cargar su propia canoa. Más tarde en su vida, Erickson necesitaba una silla de ruedas para moverse. Pero eso fue solo después de muchos años de caminar con su propia fuerza y ​​probar que sus médicos estaban equivocados.

Erickson creía que las soluciones a los problemas humanos se encuentran dentro de la persona, en la mente inconsciente. Esta es su famosa teoría de la "utilización". La terapia, en opinión de Erickson, simplemente le permite a la persona tomar conciencia de las fortalezas y recursos que tiene dentro de sí mismo, muy parecido a lo que el mismo Erickson experimentó en su lucha contra la polio. Pero él era único en su creencia de que la mente inconsciente era una fuente de fortaleza y curación.

Freud y el modo de pensamiento posfreudiano que dominó la medicina cuando Erickson asistió a la escuela de medicina creían que la mente inconsciente o subconsciente era un lugar de oscuros impulsos y hostilidades que el ego debía sacar a la luz y domesticar. La función del terapeuta incluía la interpretación de estas oscuras motivaciones para el paciente para que pudiera obtener una idea y, presumiblemente, cambiar las formas de comportarse e interactuar que lo hacían infeliz. En contraste, Erickson creía que el inconsciente de una persona era una fuerza positiva que podría ayudar en el proceso de curación. A través de la hipnosis, admitió, el terapeuta podría aprovechar el poder curativo del inconsciente del paciente. El papel del terapeuta no era darle al paciente una idea, sino utilizar su inconsciente para darle una nueva experiencia interpersonal que pudiera conducir al cambio. En opinión de Erickson, la visión consciente no condujo a que una persona cambiara su comportamiento. Descubrió que "hablar" al inconsciente de una persona, por otro lado, era muy efectivo para producir cambios.

Durante sus ataques de polio, Erickson tuvo que permanecer acostado durante semanas y meses. Durante estos tiempos, se hizo muy consciente de los movimientos musculares, los tonos de piel y las sutiles inflexiones de la voz. Estas experiencias con aspectos sutiles de la apariencia le fueron útiles más adelante cuando utilizó la hipnosis con sus pacientes. Él era muy consciente de estos aspectos del paciente y descubrió que podía utilizarlos en el proceso de curación.

Erickson estaba fascinado por los procesos de pensamiento inconscientes, e incluso creía que siempre había comunicación inconsciente entre las personas en la que la mente subconsciente de una persona "habla" con el subconsciente de otra persona. En la sala de terapia, notó que la comunicación siempre estaba en dos niveles. Mientras el terapeuta atiende a la comunicación verbal consciente del paciente, también nota el movimiento del cuerpo del paciente, su postura y entonaciones vocales, lo que hoy llamaríamos "lenguaje corporal".

Erickson creía que estos modos inconscientes de comunicación entre el terapeuta y el cliente desempeñaban un papel aún más importante en la curación que la comunicación consciente. En mi propia experiencia, notar dónde el paciente elige sentarse (cerca del terapeuta o al otro lado de la habitación), las expresiones faciales del paciente, cuando sus ojos adquieren un poco más de luz, y demás, son comunicaciones que son igualmente importantes que el paciente se comunica verbalmente con su mente consciente.

Related of "Reflexiones sobre Milton Erickson"