Repensando todo lo que pensamos acerca de la adicción

Años de estudios científicos nos han enseñado que la adicción es una enfermedad cerebral crónica. Pero en comparación con los avances médicos y tecnológicos para otras enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, los avances en el tratamiento de drogas y alcohol no han seguido el ritmo. A pesar de una amplia gama de opciones de recuperación, las tasas de recaída siguen siendo altas. En todo el mundo, el número de adictos al alcohol y las drogas continúa aumentando cada año.

Existe una necesidad urgente de mejorar el tratamiento y aumentar el acceso a una atención de calidad. Para lograr estos objetivos, debemos entender cómo la última evidencia científica desafía las creencias de larga data sobre la adicción y cómo la tratamos.

Sexo, comida y drogas: antecedentes sobre la adicción

En circunstancias normales, nuestro cuerpo reacciona ante estímulos naturales, como la alimentación y el sexo, mediante el envío de señales de placer a nuestro cerebro. Nuestros cerebros han evolucionado para interpretar la alimentación y el sexo como actividades placenteras porque han asegurado la supervivencia de nuestra especie. Cuando participamos en actividades como estas, la dopamina, un neurotransmisor, se libera en el núcleo accumbens (comúnmente llamado centro de placer de nuestro cerebro) y ¡voilá! Nos sentimos bien Del mismo modo, las sustancias adictivas causan placer al inundar el núcleo accumbens con dopamina. Pero las drogas adictivas suelen liberar de 2 a 10 veces más dopamina que sus contrapartes naturales.

Armado con estas comprensiones, la mayoría de las comunidades científicas y médicas concluyeron que la liberación de dopamina en las vías de nuestro cerebro fue totalmente, o al menos en gran parte, responsable de los efectos reforzadores de las drogas. La llamada hipótesis de la dopamina explicaba cómo el placer causado por las drogas llevaba a la repetición de conductas que generaban sentimientos de euforia, satisfacción y placer.

Yendo más allá de la hipótesis de la dopamina

Si la dopamina es el principal impulsor de la adicción, cualquiera que use drogas debería volverse adicto, y todas las drogas adictivas deberían ser intercambiables. Pero la ciencia está demostrando que ninguno es el caso. De hecho, menos del 10% de las personas que consumen alcohol y otras drogas se vuelven adictas, y las sustancias adictivas no son intercambiables. Por ejemplo, la nicotina no es un sustituto de la heroína, la marihuana no reemplaza a la cocaína y el alcohol no reemplaza a las anfetaminas. Por lo tanto, el placer no puede ser la única causa de la adicción.

Gracias a los avances cuánticos en la tecnología de imágenes cerebrales, los expertos a la vanguardia de la ciencia de la adicción reconocen que el alcohol y otras drogas, con el tiempo, causan cambios físicos en diferentes partes del cerebro. Por ejemplo, las drogas afectan las regiones cerebrales que influyen en el aprendizaje, la memoria, los sentimientos y el estado de ánimo. Nuevos estudios muestran continuamente que son estos cambios los que hacen que los adictos se obsesionen con la droga que eligen.

Aunque el consumo de drogas comienza con la activación de la vía de placer de la dopamina en el cerebro, también altera otras partes del cerebro. Juntos, estos a menudo resultan en adicción. Por lo tanto, la activación del centro de placer del cerebro es el principal punto de partida de la adicción. Pero una vez que una persona toma drogas habitualmente, su uso afecta otras regiones del cerebro. Y estas áreas tienen poco que ver con la influencia gratificante de las drogas.

Nuevas interpretaciones de los métodos actuales de tratamiento

Entonces, ¿cómo utilizamos esta información para mejorar la forma en que tratamos a los adictos? Primero, debemos reevaluar los enfoques pasados. Por ejemplo, muchos profesionales de la salud creían que el control de los niveles de dopamina en los adictos podría disminuir, o incluso curar, la adicción. Pero más de 20 años de investigación han demostrado repetidamente que los tratamientos centrados principalmente en los niveles de dopamina no son efectivos. Aunque controlar los niveles de dopamina aborda cómo comienza la adicción, no aborda las razones detrás del abuso de drogas a largo plazo. Entonces la pregunta es ¿qué tratamiento se acerca puede proporcionar el mejor resultado posible para la mayoría de las personas?

Aquí radica la intersección entre los principios comprobados de los 12 pasos y los enfoques basados ​​en la ciencia y la medicina. Ahora entendemos que la adicción no puede reducirse simplemente a la dependencia de la dopamina. De hecho, los programas de 12 pasos, como Alcohólicos Anónimos, son efectivos precisamente porque abordan los cambios que tienen lugar en otras áreas del cerebro que influyen en la adicción.

Ambos grupos, los 12-Steppers y la comunidad científica, necesitan aprender unos de otros para proporcionar lo mejor de ambos mundos en el tratamiento. Twelve-Steppers no debe ignorar los avances científicos que cambian la forma en que tratamos la adicción, pero la comunidad científica no debe subestimar la importancia de los Pasos para remediar los déficits de memoria y reconstruir una conexión con la comunidad a través de la empatía y el servicio.

Cuando se combinan las fortalezas de 12-Step y las comunidades científicas y médicas, los adictos tienen opciones de tratamiento que pueden proporcionar una recuperación más rápida y duradera.

David Sack, MD, está certificado por la junta en Adicción a la Medicina y Adicción a la Psiquiatría. Como director ejecutivo de Elements Behavioral Health, supervisa varios centros de tratamiento de adicciones. Se desempeñó como científico clínico sénior en el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), donde sus intereses de investigación incluyeron trastornos afectivos, ritmos circadianos y estacionales y neuroendocrinología. Puedes seguir al Dr. Sack en Twitter.

Related of "Repensando todo lo que pensamos acerca de la adicción"