Resistiendo el "mayor efecto perdedor"

Está bien establecido que muchas mujeres se ejercitan para cambiar su apariencia. De hecho, la investigación revela que las mujeres generalmente están más insatisfechas con sus cuerpos que los hombres. Muchos investigadores en psicología explican esta diferencia usando la llamada teoría de objetivación. Por ejemplo, O'Hara, Cox y Amorose (2014) aclararon que las mujeres a menudo se valoran en función de su apariencia física en lugar de sus logros. Las mujeres aprenden a internalizar sus cuerpos como objetos para que otros los usen. Este proceso se denomina 'autoobjetivación': las mujeres evalúan cómo se ven sus cuerpos ante los demás "en lugar de cómo funciona o funciona" (p.109). Una consecuencia común de la auto-objetivación es la comparación constante con otras mujeres y también con las imágenes de los medios de los llamados "cuerpos ideales". Estas comparaciones, agregaron los investigadores, a menudo conducen a la insatisfacción corporal, porque "el ideal cultural occidente, inalcanzablemente delgado, por lo general resulta en la conciencia de la imposibilidad de medir hasta ese ideal" (p.109). Cuanto mayor es la discrepancia entre lo que uno desea parecer y la forma del cuerpo de uno, mayor es el grado de insatisfacción corporal.

El ejercicio puede reducir la insatisfacción corporal porque es una forma de dar forma a un cuerpo que está más cerca del cuerpo ideal actual. Sin embargo, esto no es tan simple como parece. No todos los deportistas logran trabajar sus cuerpos en el estándar de belleza actual "de un cuerpo joven, alto, de pechos grandes y delgado" (Bailey, Cline & Gammage, 2016, p.88). Muchas mujeres no hacen suficiente ejercicio ni renuncian antes de acercarse a obtener estos beneficios de apariencia deseados. La investigación muestra además que las mujeres que se ejercitan por motivos de apariencia tienen un alto nivel de autoobjetivación, se sienten desanimadas y tienden a abandonar sus programas de ejercicio (Prichard & Tiggemann, 2005, 2008; O'Hara, Cox y Amorose, 2014) porque de los resultados decepcionantes.

Si las mujeres se sienten más positivas acerca de sus cuerpos, Homan y Tylka (2014) sugirieron que los mensajes que promueven el ejercicio necesitan disminuir la pérdida de peso y la apariencia. Homan (2010) observó además que el cuerpo delgado ideal ya está cambiando hacia un cuerpo más atlético, extremadamente en forma y tonificado. Este cambio permite a las mujeres sentirse orgullosas de sus cuerpos musculares y también es menos probable que generen una imagen corporal negativa. Al mismo tiempo, este ideal modificado es aún extremadamente delgado y con el requisito adicional de tono muscular, la cantidad de mujeres insatisfechas con la apariencia de sus músculos ha aumentado (Homan, 2010). Los investigadores concluyen, entonces, que en lugar de adelgazar o tonificar, las mujeres deben hacer ejercicio para la salud o el disfrute si quieren obtener una imagen corporal positiva (Homan & Tylka, 2014; O'Hara, Cox, Amorose, 2014). En este sentido, la investigación sobre la autocompasión parece sugerir que una mayor autocompasión puede actuar como un amortiguador contra la auto-objetificación y la insatisfacción corporal.

Más específicamente, en su revisión de investigaciones recientes, Braun, Park y Gorin (2016) encontraron que la autocompasión podría funcionar en contra de la imagen corporal negativa, la insatisfacción corporal y los trastornos alimentarios. Siguiendo a Neff (2003), los investigadores han definido la autocompasión "en base al reconocimiento de que el sufrimiento, el fracaso y la insuficiencia son parte de la condición humana, y que todas las personas -incluidas ellas mismas- son dignas de compasión" (p.118). La autocompasión contiene tres 'dimensiones:'

(a) auto-bondad en lugar de comprometerse con el auto-juicio y la crítica;

(b) la atención plena que ayuda a mantener pensamientos y sentimientos aversivos en una conciencia equilibrada;

(c) humanidad común que conecta las experiencias propias con las experiencias de los demás (Neff, 2003).

Debido a que la autocompasión aboga por la autoaceptación, también debería ayudar a las mujeres a aceptar sus cuerpos como son. Braun, Park y Gorin (2016) afirmaron que la autocompasión mejorada podría mediar en los factores de riesgo que conducen a los trastornos alimentarios. Por ejemplo, las mujeres autocompasivas sintieron menos presión para cumplir con los mensajes de pérdida de peso, porque sintieron menos necesidad de examinar constantemente sus cuerpos o compararse con otras mujeres o imágenes de los medios. En consecuencia, también estaban más satisfechos con sus cuerpos y objetivaron sus cuerpos menos que las mujeres con niveles más bajos de autocompasión. Esto parece ser cierto también en la configuración de ejercicio.

Berry y sus colegas (2010) encontraron que las mujeres autocompasivas se comparaban menos con los demás para apreciar y hacerse cargo de sus propios cuerpos. Magnus y sus colegas (2010) agregaron que la autocompasión previno la ansiedad del cuerpo social (el grado de ansiedad que se experimenta al percibir la evaluación u observación del físico) entre los deportistas. Braun, Park y Gorin (2016) concluyeron que la autocompasión podría actuar como una especie de amortiguador frente a las presiones de los medios, las medidas de IMC y la imagen corporal negativa que puede conducir a trastornos alimentarios. La autocompasión, sin embargo, no es necesariamente innata, sino una habilidad que debe practicarse.

Las clases de ejercicio pueden ayudar potencialmente a las mujeres a obtener una imagen corporal positiva, pero también pueden exacerbar la insatisfacción corporal a través de comparaciones visibles y constantes con otros deportistas, la propia imagen especular o las actitudes orientadas a la apariencia de los instructores. ¿Puede la autocompasión ser entrenada en estas clases para protegerse contra los factores que conducen a la imagen corporal negativa y la insatisfacción corporal?

En su estudio, Rogers y Ebbeck (2016) exploraron cómo la autocompasión puede crear experiencias corporales positivas en las clases de ejercicios de cardio para mujeres. Entrevistaron a 15 mujeres (de 18 a 56 años) que asistieron a clases como aeróbicos, Zumba o cardio-sculpt. Una semana antes de las entrevistas, las mujeres recibieron una breve descripción de lo que puede significar la autocompasión.

Los resultados revelaron que las mujeres a menudo se sentían avergonzadas de sus cuerpos en sus clases que se enfocaban en construir el cuerpo ideal. También se sentían descoordinados, incómodos o 'klutzy', a menudo sin saber qué hacer durante la clase. De hecho, se sentían peor por su desempeño que por el aspecto de sus cuerpos. Los instructores que enseñaron con una mentalidad 'sin dolor, sin ganancia' se agregaron a los sentimientos negativos de las mujeres sobre sus cuerpos. Uno de los participantes, Shan, reflexionó: "El efecto 'Biggest Loser' es lo que yo llamo … actitud dura, donde las personas piensan que la forma de alentar a alguien es gritarles … gritarles y gritar órdenes". Las mujeres se sentían fuertemente juzgadas por instructores críticos y condescendientes que, como creían, claramente favorecían a algunos participantes. Esto condujo a una "jerarquía de iguales" donde las mujeres se compararon con la vestimenta, edad, nivel de habilidad o popularidad de los instructores y otros usuarios. La manifestación más visible de esta jerarquía fue la "primera fila" de los estudiantes más aptos y calificados con el ejercicio menos calificado y no calificado en la parte posterior. Estas comparaciones sociales dejaron a las mujeres sintiéndose intrínsecamente defectuosas o inútiles, y no solo en la clase, sino también en otras áreas de sus vidas. Muchos, sin embargo, descubrieron que la autocompasión aliviaba estos sentimientos negativos.

Al pensar en la autocompasión, los usuarios pensaban en una relación más amable consigo mismos. En primer lugar, la autocompasión les permitió a las mujeres aceptar sus cuerpos incluso si tenían fallas. Como Katrina reflexionó: "Estoy bien con mis muslos, con mi barriga, con mis caderas … Soy una persona válida … Estoy a salvo y estoy seguro como estoy … sin la necesidad de cambiar". En lugar de sentirse torpe, la autoaceptación les permitió a los deportistas disfrutar de su actividad y también persistir en ella. Cuando son menos autocríticas y sentenciosas, las mujeres también se comparan menos con otras personas que hacen ejercicio. Sentirse menos preocupado por los sentimientos negativos de sus cuerpos y de ellos mismos fue también un gran alivio para algunos de los que ejercían: podían apreciar más quiénes eran y qué eran capaces de hacer en cada momento. Varias mujeres se refirieron a la atención plena: una perspectiva objetiva y una conciencia equilibrada en cada circunstancia. Finalmente, las mujeres encontraron conexiones con los demás un componente importante de la autocompasión. Aunque también es una gran fuente de ansiedad, otros deportistas con experiencias similares, haciendo las mismas cosas, ayudaron a estas mujeres a aceptarse a sí mismas. Al darse cuenta de que muchas otras mujeres compartieron sus experiencias de vida dieron un sentido de pertenencia a la "humanidad común" de los deportistas.

Aunque con tantos aspectos positivos, las mujeres encontraron la autocompasión como un desafío. Algunos reflejaron la falta de ella en sus vidas, otros la gran cantidad de energía y esfuerzo que tomó. Los investigadores observaron: "Para estas mujeres, la autocompasión fue 100% intencional. Requería planificación, esfuerzo, práctica, paciencia y perseverancia "(p. 34). ¿Por qué era tan difícil ser amable consigo mismo? Muchas de las mujeres que ejercitaban sospechaban que las mujeres están socializadas para sentir compasión por los demás, lo que también les resultó más fácil, y pueden ser percibidas como egoístas cuando piensan en sí mismas o encuentran excusas para 'dejar ir sus cuerpos'.

Incluso si la autocompasión era una habilidad que las mujeres necesitaban practicar, sentían que las clases de ejercicios grupales pueden proporcionar un clima más amigable para facilitar los sentimientos positivos de autoaceptación en lugar de la vergüenza corporal. Era importante reducir la sensación de estar en exhibición al reducir el tiempo que enfrentaban o eliminar los espejos, alentando a las mujeres a usar lo que les parecía cómodo y asegurando que "ningún espectador" tuviera acceso visible a la clase. Los instructores deben enfatizar "la salud y el bienestar, en oposición al rendimiento y la apariencia física" (p.35).

Las mujeres enfatizaron la importancia de la instrucción de calidad y proporcionaron una serie de pautas para un ambiente de clase más positivo. Los instructores deben ser personas bien capacitadas y conocedoras que "modifiquen intencionalmente sus propios movimientos para mostrarles a los estudiantes que está bien modificarlos" (p.36). Los instructores deben involucrarse más en interacciones positivas con los estudiantes a través de la interacción personal, la retroalimentación positiva, administrada de forma privada, y un estímulo para buscar comportamientos saludables fuera de la clase. Varias mujeres ya habían experimentado este tipo de instrucción y clima de clase en Pilates y clases de yoga. Curiosamente, solo tres de los deportistas entrevistados se quedaron con clases de ejercicios cardiovasculares y algunos cambiaron a practicar yoga.

Este estudio indicó que la autocompasión podría contrarrestar la insatisfacción corporal de las mujeres y los sentimientos negativos de su desempeño en el ejercicio. Algunos participantes se sintieron empoderados para buscar entornos de ejercicio donde pudieran sentirse más aceptados. Además, la práctica de la autocompasión fue difícil debido a las expectativas sociales de que las mujeres deben cuidar a los demás o complacer a los demás al aparecer delgada y tonificada. Las mujeres entrevistadas no recibieron capacitación en autocompasión, pero los investigadores proponen las siguientes estrategias para mejorar la autocompasión:

reconocer los factores desencadenantes (personal, instructores, grupo) por la vergüenza corporal;
conciencia crítica de las expectativas socioculturales (mensajes de los medios del cuerpo ideal, las expectativas de otros para el cuerpo ideal);
interacción positiva con los demás (sentido de camaradería);
abrir conversaciones sobre sentimientos de vergüenza corporal.

Los usuarios enfatizaron que los instructores deberían ser más compasivos con sus participantes y proporcionaron varias sugerencias para mejorar. Por lo tanto, es muy importante buscar instructores buenos y bien educados cuando hagan elecciones de ejercicios. Como la autocompasión, sin embargo, requiere capacitación, los instructores también pueden necesitar capacitación sobre cómo crear un entorno de ejercicio más incluyente y compasivo.

Sin embargo, como los investigadores citados aquí enfatizan, los usuarios mismos son en última instancia responsables de aprender cómo cuidarse y lidiar con las presiones sociales de objetivación y el ideal del cuerpo culturalmente definido. Aunque construir más autoaceptación no cambia directamente las actitudes sociales más amplias hacia el cuerpo femenino ideal, puede hacer que las mujeres sean más conscientes de la naturaleza social de la insatisfacción corporal. Entonces podemos sentirnos empoderados para buscar y apreciar entornos de ejercicio que restan importancia a la construcción del cuerpo ideal a través de entrenamientos duros. Y es de esta manera que podemos comenzar a influir en los tipos de clases de ejercicios que se ofrecen en los gimnasios y abogar por instructores entrenados en los principios de la apreciación del cuerpo en lugar de la apariencia.

Trabajos citados:

Bailey, KA, Cline, LE, y Gammage, KL (2016). Explorando las complejidades de las experiencias de imagen corporal en mujeres adultas de mediana edad y mayores en un contexto de ejercicio: la existencia simultánea de imágenes corporales negativas y positivas. Imagen corporal , 17, 88-99.

Berry, KA, et al (2010). Una fenomenología empírica de la autocompasión corporal de las mujeres adultas jóvenes. Investigación Cualitativa en Deporte y Ejercicio , 2, 293-312.

Braun, TD, Park, CL, y Gorin, A. (2016). Autocompasión, imagen corporal y alimentación desordenada: una revisión de la literatura. Imagen corporal , 17, 117-131.

Magnus, CMR, Kowalski, KC, y McHugh, T.-LF (2010). El papel de la autocompasión en los motivos autodeterminados de las mujeres para el ejercicio y los resultados relacionados con el ejercicio. Self e Identity , 9, 363-382.

Neff, KD (2003). Autocompasión: una conceptualización alternativa de una actitud saludable hacia uno mismo. Self e Identity , 2, 85-101.

O'Hara, SE, Cox A., E., y Amorose, AJ (2014). Autocompasión, imagen corporal y alimentación desordenada: una revisión de la literatura. Imagen corporal , 15, 109-118

Prichard, I., y Tiggemann, M. (2005). La objetivación en los gimnasios: auto-objetivación, insatisfacción corporal y alimentación desordenada en instructores aeróbicos y participantes aeróbicos. Roles Sexuales , 53, 19-28.

Prichard, I., y Tiggemann, M. (2008). Relaciones entre el tipo de ejercicio, la auto-objetivación y la imagen corporal en el entorno del gimnasio: el papel de las razones para el ejercicio. Psychology of Sport and Exercise , 9, 855-866.

Rogers, KA y Ebbeck V. (2016). Experiencias entre mujeres con vergüenza y autocompasión en clases de ejercicios basados ​​en cardio. Investigación Cualitativa en Deporte, Ejercicio y Salud , 8, 21-44.

Related of "Resistiendo el "mayor efecto perdedor""