Respondiendo sabiamente a las recaídas en la adicción a los alimentos

CarolynRoss/Shutterstock
Fuente: CarolynRoss / Shutterstock

Cuando has trabajado tan duro para superar tu adicción a la comida, es aterrador pensar que podrías equivocarte en el futuro. Algunas personas temen que el mero hecho de hablar de la posibilidad de una recaída les haga volver a sus antiguas conductas.

La verdad es que es normal golpear algunos baches en el camino hacia la recuperación. Tus ansias pueden volver cuando menos lo esperas. Tal vez lo estarás haciendo bien, y luego obtienes un ascenso en el trabajo y vuelven los viejos sentimientos de inseguridad. Lo siguiente que sabes es que te encuentras en el refrigerador con un cartón de helado vacío en la mano. O puede conocer a un compañero maravilloso y construir una gran relación, pero a veces se siente avergonzado de su cuerpo.

No se desespere si regresan sus pensamientos, sentimientos, obsesiones o ansias familiares. Por alguna razón, las personas tienden a esperar que la vida sea perfecta en la recuperación. Esta es una falacia común. De alguna manera, ¡nos olvidamos de que la vida es solo la vida! Tiene sus altibajos. Nunca ha sido ideal, y tampoco tendrá una recuperación impecable. Esta verdad es mejor aceptada al principio. No hay una forma perfecta de sanar. De hecho, el deseo de que su recuperación sea perfecta proviene de los mismos pensamientos y creencias que promueven la adicción a la comida en primer lugar.

Entonces, ¿qué deberías hacer cuando vuelvas a los viejos hábitos?

Si cede a sus antojos, hágalo con atención. Disfruta de cada bocado de la barra de chocolate, de cada migaja del pastel o galleta que estás comiendo. Comer en exceso con atención es una buena práctica para comer a conciencia en general. Si notas la comida que estás comiendo y cómo te sientes después, aprenderás sobre ti con cada bocado que tomes. A largo plazo, eso es más importante que seguir reglas rígidas o tratar de evitar las comidas que deseas. Mediante la alimentación atencional, con el tiempo podrá elegir los alimentos que mejor funcionen para usted. También podrá gastar menos energía mental obsesionada con los alimentos y su cuerpo.

Sé amable contigo mismo. Después de una borrachera, es posible que tenga pensamientos como "lo he volado por completo", "no tengo fuerza de voluntad" o "nunca me libraré de este problema". Evite juzgarse a sí mismo por ceder a sus antojos. Estar parado en el juicio solo te hace sentir desesperado y enojado contigo mismo, y puedes volver a comer en exceso para calmar esas emociones. Recuerda, estás en la fase de aprendizaje. Cuando un niño pequeño está aprendiendo a caminar, nadie la culpa por caer una y otra vez. Tampoco deberías culparte a ti mismo. Recuperarse después de un lapso de tiempo lo que importa.

Aprende de tu experiencia. Con cada "error" que cometa, tiene la oportunidad de aprender algo sobre usted, su cuerpo, sus creencias o sus pensamientos. ¡Así que estudia! Si se saltea el desayuno y el almuerzo y luego come una bandeja entera de lasaña a las 6 PM, tal vez no fue un lapso en absoluto, tal vez estaba extremadamente hambriento, y comer en un horario más regular ayudaría. ¿Te has emborrachado con un alimento del que te has estado privando? Tal vez sería mejor permitirse ocasionalmente golosinas. ¿Fuiste golpeado por una emoción especialmente fuerte? Tal vez es hora de agregar una nueva habilidad a su kit de herramientas de afrontamiento. Sea curioso, y recuerde que su cuerpo siempre le está enviando mensajes. Depende de usted escuchar.

La clave de la recuperación es mantenerse flexible. Del mismo modo que necesita cultivar la flexibilidad física estirando sus músculos, necesita promover la flexibilidad mental para que no se vuelva rígido en su forma de pensar. Parte de la flexibilidad mental es tratarte con compasión cuando cometes errores. También es importante estar dispuesto a dejar atrás viejas creencias que ya no te sirven. Y cuando te mantienes flexible en espíritu, puedes seguir creciendo como persona.

Related of "Respondiendo sabiamente a las recaídas en la adicción a los alimentos"