Respuestas a Oddballs: un hallazgo robusto en Neurociencia

Mi primer post invitó a los lectores a sugerir una nueva metáfora del cerebro humano. Te desafié a que encuentres una metáfora que sea superior a la metáfora de la computadora. La metáfora de la computadora, tal como la emplean muchos investigadores psicológicos, ha fomentado una concepción fría y cognitiva del cerebro, un paradigma que ignora en gran medida la emoción y la motivación.

Las metáforas sugeridas por los lectores son más biológicas que la computadora o la metáfora sugerida, el automóvil. Un lector sugirió la rata, que ha sido un modelo clásico para los humanos en la investigación médica y psicológica. La rata podría servir fácilmente como un modelo minihumano. Sus comportamientos están impulsados ​​por las necesidades e impulsos biológicos: la comida, el sexo y el dominio, como ejemplos. Tiene perfecto sentido que nuestros cerebros estén construidos sobre las mismas estructuras básicas que los mamíferos más simples, pero con más elaboración y mayor complejidad.

Un lector propuso la metáfora de una colonia de hormigas, y otro propuso una ciudad humana. Estas metáforas son intrigantes porque sugieren la posibilidad de que los componentes funcionen de forma semiindependiente. Los humanos en una ciudad cumplen muchas funciones diferentes para mantener el sistema en funcionamiento, sin necesariamente estar al tanto de lo que los demás están haciendo.

Hoy, me gustaría escribir sobre algunas de las formas en que la investigación de la neurociencia socava la metáfora de la computadora. Uno de los hallazgos más sólidos en la investigación de la neurociencia es el aumento de la actividad cerebral a lo inesperado. Este hallazgo no sería predicho por una fría concepción del procesamiento de la información sobre cómo funciona el cerebro.

¿Qué sucede cuando una computadora encuentra algo inesperado? Por lo general, el programa de computadora se apaga. Los programas de computadora se crean para tratar con datos esperados, no datos inesperados. Cuando se encuentran datos inesperados, es probable que la computadora deje de procesar.

Sin embargo, cuando el cerebro humano encuentra estímulos inesperados, aumenta el procesamiento. Los cerebros humanos parecen reconocer que es probable que los estímulos inesperados sean importantes.

Este fenómeno se ve en la investigación utilizando potenciales relacionados con eventos. Los potenciales relacionados con eventos (ERP) son respuestas eléctricas extremadamente rápidas medidas usando electroencefalografía (ondas cerebrales).

La investigación que muestra que las causas inesperadas aumentan la actividad cerebral se lleva a cabo usando un "paradigma de bola extraña". El paradigma de la bola extraña tiene (en mi opinión) el nombre más genial en investigación psicológica, pero desafortunadamente no es tan emocionante como podría esperanza. El participante está expuesto a un estímulo repetido, por ejemplo, un tono. El tono se repite (pitido, pitido, pitido, pitido). A intervalos impredecibles, el pitido se reemplaza por un tono diferente (boop). El tono inesperado, el "boop", es el bicho raro. Oddballs causa una gran respuesta a un componente del ERP llamado P300. El P300 es una respuesta que ocurre alrededor de 300 milisegundos después del inicio de un estímulo, y este efecto "extraño" se ha replicado conceptualmente usando estímulos más complejos como problemas de actitud.

Un ERP similarmente grande ocurre en los paradigmas de negatividad no coincidentes que usan estímulos visuales o auditivos simples y estas respuestas se observan tan pronto como 150 milisegundos después del inicio del estímulo impar. Otra investigación de neurociencia ha revelado que la corteza cingulada anterior (ACC) es tan sensible a las desviaciones que algunos investigadores bromean que al colocar a los participantes en el escáner de resonancia magnética funcional causa actividad de ACC. Estas respuestas fuertes y confiables a lo inesperado pueden ser la base de la experiencia de la disonancia cognitiva.

El hecho de que el cerebro humano muestre una respuesta tan rápida y confiable ante estímulos inesperados no sería pronosticado por un modelo computarizado del cerebro. Sin embargo, sería predicho por un modelo del cerebro en el que la motivación es primaria. Es probable que los estímulos inesperados sean motivacionalmente significativos, y que probablemente requieran acción.

Related of "Respuestas a Oddballs: un hallazgo robusto en Neurociencia"