Revisando el mito de Narciso y el "narcisismo saludable"

Walker Art Gallery/Public Domain
Detalle de Echo y Narciso por John William Waterhouse (1903)
Fuente: Galería de Arte Walker / Public Domain

Tal como lo retrata el poeta romano Ovidio del siglo VIII, Narciso es un joven guapo perseguido por "jóvenes y jóvenes" pero indiferente a su atención. Un día, mientras caza solo en un bosque virgen con sombra, se encuentra con un charco de agua clara; inclinándose para beber, él queda paralizado por lo que ve. Instantáneamente, como atravesado por una de las flechas de Cupido, queda "maravillado por lo que es maravilloso en él … Se quiere a sí mismo". Narciso, escribe Ovidio en la maravillosa traducción de Allen Mandelbaum, "trata de calmar una sed" y "siente otra levantarse. "El muchacho ha caído en la fatal autoadmiración.

La historia no termina felizmente Hablando a su reflejo en el agua, el deslumbrado Narciso dice: "Tu mirada es cariñosa y prometedora; Estiro mis brazos hacia ti y tú vuelves la mano hacia atrás. Sonrío y tu también sonríes … "Pero cuando Narciso intenta abrazar su simulacro, la imagen se dispersa.

Él no sabe lo que ve, pero lo que ve
lo invita. Incluso cuando el grupo engaña
sus ojos, los tienta con delicias. Pero por qué,
o tonto, ¿persistes? Por qué intentarlo
agarrar una imagen? El no existe-
-Ovid, Metamorfosis (traducción de Allen Mandelbaum)

A pesar de su frustración y sufrimiento, Narciso no puede abandonar el lugar. Él yace junto a la piscina y se desperdicia. En la estrofa final del poema, Ovidio nos dice que incluso en el inframundo, después de la muerte, Narciso continúa mirando hacia el estanque de Styx, fijado para siempre en su propia imagen.

Oxford Bodleian Library/Public Domain
Narciso en la Fuente, del manuscrito iluminado El Romance de la Rosa (1380)
Fuente: Biblioteca Oxford Bodleian / Public Domain

El profesor Jack Zipes, reconocido autor y experto en cuentos de hadas y mitos, nos recuerda en Fairy Tale como Myth, Myth as Fairy Tale que "los mitos y los cuentos de hadas parecen saber algo que no conocemos … Seguimos volviendo a ellos en busca de respuestas". Podemos descartarlos como mentiras, pero "estas mentiras son a menudo las mentiras que gobiernan nuestras vidas". Una forma de ver los mitos es verlos como representaciones simbólicas de nuestro mundo psíquico interno. Al examinar sus narrativas, obtenemos acceso al funcionamiento más profundo de nuestras mentes y corazones. "La mitología es una psicología de la antigüedad", escribe James Hillman, el gran analista jungiano arquetípico, en The Dream and the Underworld . Y "la psicología es una mitología de la modernidad".

¿Qué podemos aprender al examinar las raíces arquetípicas de la historia de Narciso, el origen del término "narcisismo", por el cual en general nos referimos a la conducta autoabsorbida y autorreferencial?

Como todo comportamiento humano, el narcisismo existe en un espectro, y en sí mismo, es un componente necesario del desarrollo saludable. El niño con una capa de Superman listo para saltar de su cama, el campeón de monopatín que hace alarde de sus chanchullos, aceptamos estos como ejemplos de "narcisismo saludable", un orgullo en la capacidad de lograr y prevalecer. Los rasgos narcisistas son universales. ¿Quién de nosotros no ha echado un vistazo a nuestro reflejo al pasar por una ventana, o se ha visto directamente en un espejo, fascinado por el misterio de uno mismo? Lo que es saludable sobre el narcisismo necesita más atención, especialmente ahora, cuando el narcisismo a menudo se aplica poco, generalmente de forma peyorativa.

Galleria Nazionale d'Arte Antica/Public Domain
Narciso por Caravaggio (1594-1596)
Fuente: Galleria Nazionale d'Arte Antica / Public Domain

El narcisismo en la infancia y la niñez es un factor crucial para ayudar a un niño a diferenciar entre "Yo" y "Otro" al establecer un yo central coherente. Durante las primeras etapas de desarrollo, si la respuesta de un padre a la necesidad de alimento, calma y reflejo de su hijo es satisfactoria, el niño se siente visto y reconocido y puede evolucionar sin la ansiedad de que sus necesidades no se cumplan. Según el pediatra y psicoanalista británico DW Winnicott, la madre (o cuidador principal) debe ser "lo suficientemente buena". La madre suficientemente buena navega con éxito el camino entre satisfacer sus propias necesidades y aún ser sensible a la necesidad de nutrición, cuidado físico, calidez emocional y amor. Lo ideal no es el reflejo parental "perfecto". Incluso si eso fuera posible, interferiría con la capacidad del niño para desarrollar un sentido de su propia agencia y capacidad de recuperación.

El "narcisismo saludable" en adultos facilita los sentimientos de adecuación y autoestima. El artista que habla con entusiasmo acerca de su última pintura puede no estar alardeando o pidiendo deshacer el elogio tanto como tratar de compartir un proceso que sea significativo para él. No está motivado por el interés propio, sino más bien por un interés social en comunicar algo importante sobre su mundo interior. Nos está hablando a nosotros , no a nosotros , y solo se sentirá ligeramente decepcionado, no enfurecido violentamente, si lo interrumpimos, discrepamos, nos aburrimos o cambiamos de tema. No estamos a merced de su auto adoración ni cautivos de su envidia y rabia. Él está buscando una respuesta empática.

Podemos sentir la diferencia entre este tipo de intercambio con una persona y uno impulsado por la necesidad compulsiva de una persona de admiración y confirmación de su propia realidad. La Dra. Erica Serlin, psicóloga licenciada en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, dice: "Ningún acto individual define un trastorno narcisista o de personalidad narcisista". La evaluación depende de la duración, la frecuencia, la intensidad (o el grado de angustia) y el deterioro funcional o la interferencia con las expectativas apropiadas para el desarrollo. "Las características del narcisismo en su forma más maligna son difíciles de perder: grandiosidad, ira, envidia y falta de empatía . La volatilidad y la furia detrás de estos estados aguijonean y arden.

L'UNIVERS ARTISTIQUE DE mARTin/Claude Martin
Narciso de Claude Martin (2014) http://claudemartin.net/
Fuente: L'UNIVERS ARTISTIQUE DE mARTin / Claude Martin

Pero en la versión del mito de Ovidio, Narciso no se enfurece. En cambio, él es "deshecho por el amor inalcanzable" y se marchita junto al estanque. El momento dramático es uno de dolor y dolor. Sus hermanas, las náyades, las ninfas acuáticas, se lamentan y se recogen el pelo. Aquí el mito podría estar diciéndonos que debajo de la energía destructiva manifiesta de una personalidad narcisista existe un alma deprimida y triste. Al igual que el narcisista diagnosticado hoy, Narciso solo ve una semejanza idealizada, que ignora las verrugas y las imperfecciones que manchan nuestra superficie humana, lo que Jung llamaría "la sombra". Su autoidentidad es inflada, poco realista e incompleta. Para llegar a ser seres humanos completos y complejos, en la psicología junguiana, nuestra tarea es aceptar las energías desautorizadas y escindidas secretas en nuestro inconsciente sombrío. Como dijo Jung una vez, "Hasta que no vuelvas consciente al inconsciente, dirigirá tu vida y lo llamarás destino". Una vez integrados en una imagen de sí misma nueva y expandida, estos aspectos de nuestra conciencia que alguna vez estuvieron excluidos de nuestra conciencia puede rejuvenecer nuestras psiques, que tienen que esforzarse para negar y disociar. La libertad de esas labores libera la energía retenida necesaria para revitalizar la psique.

En "La esperanza perdida de Narciso", el ensayo que contribuyó al libro Un peligro claro y presente: el narcisismo en la era de Trump , el analista jungiano James Hollis escribe: "¿No es la tarea central de la psicoterapia examinar, identificar, qué historias, qué conceptos, qué autoimágenes nos han cautivado, nos llevaron a nuestro punto muerto actual, a nuestro sufrimiento, y a sacarlos a la superficie, desafiarlos y quizás reemplazarlos por algo más grande, más amplio? Freud llamó al proceso Nachérziehung , o reeducación, dada la necesidad de reparar, o canjear la paideia original, o educación, que nos instruyó sobre quiénes éramos y qué íbamos a hacer con nuestras vidas ".

Tal vez por eso Ovid termina su tratamiento del mito de Narciso con una nota de redención. Las náyades no pueden encontrar su cuerpo. Donde Narciso alguna vez estuvo, encuentran "una flor, su centro amarillo rodeado de pétalos blancos". Conocida como un narciso o narciso, la flor florece en primavera, a menudo alrededor de Pascua, y está asociada con el renacimiento o la resurrección. ¿Podría esto sugerir que incluso aquellos de nosotros estancados en estasis somos capaces de transformación y cambio? La neurociencia y la investigación sobre la plasticidad cerebral reflejan una conciencia creciente de que nuestras identidades, nuestros viejos problemas y afanes, nuestros patrones ancestrales e incluso nuestros surcos neurales pueden no ser fijos, sino más fluidos y cambiantes de lo que entendemos conscientemente.

Dale Kushner es el autor de la novela, Las condiciones del amor . Escribió sobre su decisión de convertirse en novelista en lugar de terapeuta junguiana en su primer post para Psychology Today , "Tratar pacientes, crear personajes". Si le gustó este post, también podría interesarle "Dreaming Our Lives: 5 Things Our". Los sueños podrían estar diciéndonos "," Comprenda sus sueños utilizando la 'Imaginación activa' de Jung, y "Madres, brujas y el poder de los arquetipos". Manténgase al día con Dale por su página de Facebook. Lea más de Dale en su blog.

Pixabay/Coffee
Narcisos, que hoy conocemos como narcisos.
Fuente: Pixabay / Coffee

1.

Related of "Revisando el mito de Narciso y el "narcisismo saludable""