Sé la montaña: una meditación guiada [Video + Script]

Una de mis meditaciones favoritas es "The Mountain Meditation" de Jon Kabat-Zinn. Nos alienta a buscar la estabilidad interna y la paz, incluso frente a cambios y caos impredecibles.

Aquí hay una adaptación de la clásica meditación guiada de Kabat-Zinn, seguida del guión adaptado a continuación.

———————

Guión de meditación guiada "Sé la montaña":

Continúa respirando profundamente.

Traiga su conciencia a las sensaciones de su respiración y al ritmo suave que está creando dentro de usted. "Dejándolo así, tal como es". Cada inhalación y exhalación anuncian la siguiente.

Expande tu conciencia a las sensaciones de tu cuerpo. Sentado en posición vertical y con dignidad, dirija su atención a la superficie debajo de usted y al apoyo que brinda. Arraigue su cuerpo a su fuerza y ​​tome conciencia de su conexión con él: Completo, completo, y en este momento, se basa en su determinación inquebrantable.

Mientras te sientas allí, visualiza una gran montaña, cuyos picos perforan las nubes humeantes y continúa hacia arriba donde el aire es claro y la vista es infinita. Una montaña con pendientes que son dentadas y suaves; apoyado por una base amplia, arraigado en lo más profundo de la roca madre de la tierra. Esta montaña es un monumento a todo lo que es sólido, grandioso, inmóvil y hermoso.

¿Hay árboles? ¿La nieve lo cubre de alturas altas? Tal vez cascadas en forma de niebla en un cielo abierto?

Sin embargo, es – déjalo tal como es: un perfecto de creación.

Sé esta montaña, y comparte en su quietud.

Enraizado en tu postura, tu cabeza en su cima del cielo, apoyada por el resto de tu forma, otorgándote una perspectiva imponente del paisaje delante de ti, detrás de ti y sobre ti, que fluye desde tu centro hacia el horizonte de la distancia.

Sé esta montaña

Y asume su estabilidad como propia. Desde la parte superior de la corona, hasta el cuello, y en el equilibrio de los hombros, como acantilados, descendiendo en sus brazos y antebrazos, y llegando a descansar en el valle de sus manos.

Sé la montaña

Sus pies, piernas y caderas su base, sólida y enraizada debajo de usted, una base que se extiende por la columna vertebral y el abdomen: un núcleo de estabilidad.

El ritmo de tu aliento es todo lo que te mueve. Una montaña viva: viva y consciente, "pero inquebrantable en la quietud interior: completamente lo que eres, más allá de las palabras y el pensamiento: una presencia centrada, castigada, inamovible".

Una montaña, que presencia el viaje del sol a través del cielo, arrojando luz y sombras y colores a través de su compostura constante. Momento a momento, en la quietud de la montaña, la superficie rebosa de vida y actividad: las nieves se derriten, los riachuelos corren por su cara, los árboles y las flores florecen y mueren y florecen nuevamente a medida que la vida silvestre regresa y se aleja con las estaciones.

Sé la montaña, que se llamará bella e inspiradora, oscura y ominosa, y sabe que son todas esas cosas y menos.

Sé la montaña, que se sienta y ve cómo la noche sigue al día y viceversa. Que conoce el sol por el calor que trae al levantarse, y las estrellas por la forma en que se muestran en un cielo oscuro.

A través de todo, la montaña se sienta. Consciente de los cambios que trae cada momento, a su alrededor y hacia él. Sin embargo, permanece en sí mismo. Aún así, a medida que las estaciones fluyen una en la otra, y el aire se arremolina en caliente y en frío, y el clima cambia de domesticado a turbulento. Algunos tan traicioneros como para rasgar su superficie.

Aún así, nada de esto concierne a la montaña, cuya serenidad se encuentra dentro, y no puede ser perturbada por el furor fugaz.

"De la misma manera, mientras te sientas en meditación, puedes aprender a experimentar la montaña como un medio para encarnar la misma quietud centrada e inquebrantable y la firmeza frente a todo lo que cambia en tu vida, en segundos y horas, y años."

Al igual que la montaña, experimentarás la naturaleza cambiante de tu mente y cuerpo, y del mundo que te rodea. Tendrás períodos que varían en intensidad: de oscuridad y luz, de actividad e inactividad, y momentos que llenan tu vida de color.

A través de todo esto, sé la montaña y llama a su paciente fortaleza y estabilidad dentro de ti. Permita que lo capacite para encontrar cada momento con compostura consciente y claridad compasiva.

Related of "Sé la montaña: una meditación guiada [Video + Script]"