Salva una vida. . . y salvar el mundo

En un libro con el mismo título que este blog, un colega y yo entrevistamos a una docena de personas que lanzaron organizaciones de base para apoyar causas queridas en sus corazones. Ya sea cavando pozos o construyendo orfanatos en África, iniciando un programa de micropréstamos, lanzando programas urbanos para jóvenes o proporcionando becas para prevenir la esclavitud sexual, las vidas se enriquecieron o salvaron como resultado de esfuerzos modestos, inicialmente a pequeña escala. En cada caso, estas historias destacan a las personas que tropezaron con una misión que capitalizó sus intereses especiales, así como también transformaron sus propias vidas. No tenían ningún entrenamiento o preparación particular para sus proyectos; más bien comenzaron con pasos de bebé que se sentían insignificantes en ese momento. Pero a partir de estos esfuerzos tentativos, a menudo impulsivos, una cascada de resultados pronto siguió cuando otros se unieron a ellos.

Hay un dicho del Talmud que "quien salva una vida, es como si él [o ella] hubiera salvado al mundo entero". Es a través de la sagrada acción de servicio a los demás, especialmente con aquellos que han sido más descuidados, que damos un paso para hacer que el mundo sea un poco más justo. Me gustaría añadir a esa afirmación que con tales esfuerzos también nos salvamos a nosotros mismos en el proceso: creamos un mayor significado y satisfacción en nuestra vida cotidiana. Independientemente de lo que hagamos para ganarse la vida, cuán rutinaria se siente, ese trabajo no nos define tanto como lo que hacemos para conectarnos con los demás y hacer una diferencia positiva en sus vidas.

Varios estudios han demostrado que el comportamiento altruista, el impulso de ayudar a los demás incluso cuando ponemos en peligro nuestra propia seguridad, es en gran medida instintivo. Los pájaros llamarán advertencias a sus hermanos, sacrificándose a los depredadores. Los chimpancés actuarán desinteresadamente para ayudar a los desfavorecidos. Incluso los bebés humanos de tan solo 18 meses ayudarán a otros sin esperar una recompensa. Hacer el bien parece ser una parte arraigada de nuestro maquillaje, motivándonos a ayudar a quienes más lo necesitan.

A lo largo de los años he acompañado a cientos de personas a trabajar conmigo en un proyecto en Nepal en el que asesoramos y proporcionamos becas para niñas de castas inferiores que están en riesgo de ser vendidas como esclavas. Me ha fascinado no solo cómo los pequeños esfuerzos pueden tener un impacto tan grande en la vida de los privados de derechos, sino también las formas en que tales esfuerzos tienen una influencia recíproca en aquellos que ayudan a otros. Una y otra vez, los voluntarios informan que han encontrado un nuevo significado y propósito en sus vidas diarias, enriqueciendo sus relaciones con la familia, amigos y compañeros de trabajo. Específicamente, nuestra investigación ha demostrado los siguientes beneficios: 1) prioridades cambiadas que valoran y honran las relaciones íntimas, 2) mayor aprecio por los placeres simples y el consumismo disminuido, 3) mayor confianza frente a la adversidad, 4) culpabilidad "constructiva" y privilegio, 5) mayor interés social, 6) mayor alegría en la vida diaria.

Muchos de ustedes están leyendo este artículo porque ya saben estas cosas y las practican en su vida. Pero lo realmente increíble es cómo cada uno de nosotros podría hacer mucho más haciendo realmente muy poco. Son las acciones realmente pequeñas las que requieren tan poco esfuerzo y, sin embargo, pueden desarrollarse gradualmente con el tiempo. En este video, los voluntarios que representan a Empower Nepali Girls pasaron solo unas semanas trabajando con niños para mejorar sus habilidades académicas e inspirarlos a continuar su educación. Tan agradecidos como puedan estar estos niños (y sus padres), los efectos persistentes de este servicio continúan repercutiendo dentro de los mismos voluntarios. La trayectoria de sus propias vidas se ve alterada de maneras que sienten una mayor satisfacción espiritual, moral y personal.

¿Qué se necesita para hacer una diferencia, incluso a pequeña escala?

1. Debe implicar acción , no simplemente planificar y hablar.

2. La intención es tan importante como los resultados. Realmente es el pensamiento lo que cuenta, siempre y cuando actúes según ese pensamiento.

3. El objetivo es ayudar a los demás, no a ti mismo. Cualquier ganancia personal debe ser secundaria a lo que haces por los demás.

4. Debe haber algún sacrificio personal o riesgo involucrado. Por definición, el altruismo cuesta tiempo y esfuerzo. Significa que ha elegido renunciar a algo en beneficio de los menos afortunados.

5. No hay ataduras, ni expectativas de recompensa o beneficio que no sea la pura alegría de ayudar a los demás.

Si se siente inspirado, aunque sea de una manera menor, por estos mensajes, la siguiente pregunta es cómo va a traducir esta intención en acción. Según los estudios de esfuerzos exitosos, es mejor comenzar en una escala muy modesta, incluso ayudando a una sola persona. La clave es la acción sostenida , es decir, comenzar con algo que usted sabe que puede continuar por un tiempo. Un segundo elemento importante es la rendición de cuentas: responsabilizarse por el bienestar de los demás, no solo de la familia y los amigos, sino también de aquellos que se encuentran fuera de su círculo inmediato y que tan desesperadamente necesitan ayuda. No importa lo que hagas, siempre y cuando hagas algo para marcar la diferencia, para salvar una vida, para salvar el mundo, para salvarte a ti mismo.

Related of "Salva una vida. . . y salvar el mundo"