Sensibilidades inimaginables, parte 8

Recordemos el relato de la investigadora de delfines Denise Herzing de que su equipo estaba familiarizado con actuar de manera extraña al mismo tiempo que encontraron un cadáver en su bote, algo que ni ella ni su tripulación sabían en ese momento, pero tal vez los cetáceos, de alguna manera, lo hicieron . (Safina, pp. 363-4) No es demasiado descabellado considerar este informe de la misma manera en que consideramos las extraordinarias capacidades de procesamiento de la información de otros animales. Esto incluye murciélagos que se alojan en objetos muy lejanos en completa oscuridad, elefantes (como hemos estudiado) que se comunican entre sí a través de vibraciones subterráneas de baja frecuencia y aves que migran estacionalmente grandes distancias a lugares precisos.

El último autor Guy Murchie entrenó la atención sobre este tema e identificó 32 sentidos discretos que poseen las criaturas vivientes que dividió en cinco categorías principales. (Murchie, pp. 178-80). Uno de ellos denominó los sentidos de radiación, que incluyen la vista (es decir, la sensibilidad de los ojos a la luz visible) pero también una sensibilidad a la radiación distinta de la luz visible, un sentido de temperatura y una sensibilidad a la corriente eléctrica, así como el magnetismo. Con respecto a este último, se ha descubierto que muchas especies diferentes poseen un sentido electromagnético que, como sugiere un observador, sería más sorprendente descubrir que los seres humanos no tienen ni una pizca de esta sensibilidad que descubrir que hacemos. (Robin Baker, citado por Bauer, p.130) Claramente, sin embargo, otros animales lo tienen en picas. Mi sugerencia es que, más allá de los 5 sentidos probados y verdaderos que los humanos damos por sentado, algunas de las capacidades sensoriales que están más desarrolladas en otras criaturas pueden estar íntimamente conectadas con la salud, el peligro y la emoción en general.

Ya hemos visto cómo los elefantes reaccionan a la muerte de sus compañeros, incluso a 90 millas de distancia. (Safina, página 92) Más cerca de casa, algunos perros pueden anticipar cuándo una persona está a punto de sufrir una convulsión. Ya sea que lo hagan a través de su olor notablemente agudo, su atención a las señales corporales del individuo, una combinación de estos o de alguna otra manera, aún no se conoce. (Grandin y Johnson, página 288). Otros perros han podido "oler" el cáncer en un paciente antes de que se realizara el diagnóstico médico. (Weintraub y Micozzi, pp. 115-124) Y en uno de los casos más notables registrados, un gato llamado Oscar que vive en la unidad de demencia avanzada de un asilo de ancianos en Providence, Rhode Island, "predijo" correctamente el fallecimiento de aproximadamente 50 pacientes (a partir de enero de 2011) al elegir acurrucarse con ellos en sus horas finales. La trayectoria de Oscar es más precisa que la de los profesionales capacitados que trabajan allí. Oscar no es un gato especialmente amistoso, por lo que su mentir al lado de un paciente durante horas a la vez está fuera de lugar. Pero "él no comete demasiados errores", y su caso fue publicado en el prestigioso New England Journal of Medicine . (Dosa, pp. 328-32)

Nadie sabe cómo Oscar selecciona a los pacientes para que hagan compañía. Es posible que detecte olores reveladores (un químico liberado justo antes de la muerte, por ejemplo), advierta cómo ciertos pacientes se están volviendo, lee algo sobre el comportamiento del personal médico o sobre todo lo anterior.

Lo que podría ser muy relevante aquí es la estrecha conexión entre el olfato y la emoción en el cerebro de los mamíferos. Solo dos sinapsis separan el lóbulo olfativo de la amígdala, una parte del cerebro que es crítica para la percepción del sentimiento. Esta es la razón por la cual, en nosotros los humanos, los recuerdos que están teñidos de olor tienen un mayor "golpe" que los recuerdos provocados por nuestros otros sentidos. (Watson, pp. 180-81) Marcel Proust proporcionó una ilustración duradera de la relación entre el olfato, la memoria y el sentimiento cuando creó un aroma central en los recuerdos infantiles de su narrador en la novela Au Recherche du Temps Perdu (Reflexión sobre los tiempos Pasado). Esta conexión entre los sentimientos y el olfato se manifiesta de manera más conmovedora en la experiencia que algunas personas (especialmente las mujeres) tienen cuando parecen oler la colonia, el tónico capilar o la loción para después del afeitado de un esposo o padre fallecido. (Moody y Perry, pp. 137-8) Curiosamente, algunos lugares presuntamente embrujados también presentan olores picantes.

Related of "Sensibilidades inimaginables, parte 8"