Sentirse feliz y ser feliz no son lo mismo

¿Puedes equivocarte si eres feliz? Esto parece una pregunta tonta. Si te sientes feliz, eres feliz. Si no te sientes feliz, no lo eres. Eso es lo que significa la felicidad. No hay un estándar objetivo para medirlo.

Pero tal vez esta no sea la imagen completa. Mientras que la felicidad generalmente se entiende como un estado de ánimo, hay otras maneras de entender la felicidad. Miremos una analogía, salud. Sabemos que es posible estar equivocado acerca de nuestro estado de salud. Puede sentirse genial, pero estar en la puerta de la muerte. La gente cae muerta de ataques al corazón sin previo aviso. Usted acude para su revisión anual sin quejas solo para que le regresen los análisis de sangre con malas noticias.

Entonces podemos estar equivocados acerca de si somos saludables. Estar sano no enciende mis sentimientos. Las pruebas a menudo son más confiables que los autoinformes. Existe una diferencia entre sentirse saludable y estar saludable, aunque pueden coincidir. ¿Se puede hacer la misma distinción entre sentirse feliz y ser feliz?

La respuesta depende de la definición de felicidad, así como lo que significa ser saludable depende de cómo definimos la salud. Antes del advenimiento de la medicina moderna, muchas discapacidades ahora consideradas curables eran comunes. Lo que antes era saludable para un hombre de cuarenta años es el estándar de salud para un hombre de sesenta años. La salud pública y la medicina moderna han llevado a la sociedad a redefinir lo que significa ser saludable.

Si la felicidad se define como un estado de ánimo, entonces los autoinformes son todo lo que hay. Sentirse feliz es lo que queremos decir con ser feliz, por lo que la felicidad se define subjetivamente. Esta noción de felicidad carece de contenido: lo que eleva los estados de ánimo es una fuente de felicidad. Puede ser el éxito, el placer físico, ser famoso, tomar drogas. No importa.

Pero no se puede hablar de salud sin contenido. Tampoco deberíamos hablar de la felicidad sin mirar el panorama completo. Considere esto: el ejercicio es bueno para su salud, pero demasiado puede matarlo. Necesita comer para mantenerse saludable, pero hay alimentos que no debe comer o debe comer con moderación.

De la misma manera, hay cosas que te hacen sentir feliz pero que pueden llevarte a un estado de infelicidad. Te sientes feliz en el momento pero erróneamente piensas que esto es todo lo que hay para la felicidad. La felicidad, como la salud, necesita ser entendida en contexto. Así como debe tener en cuenta la edad de una persona para juzgar su salud, es necesario tener en cuenta el futuro a fin de determinar la felicidad.

Así que aquí está mi comprensión de la naturaleza de la felicidad: la felicidad se experimenta subjetivamente, pero no todo lo que nos hace sentir felices nos hace felices durante toda la vida. Es posible sentirse feliz por el momento pero no ser feliz, como, por ejemplo, la mayoría de los alcohólicos lo saben. Lo opuesto también es cierto. Podemos sentirnos infelices por la pérdida de un ser querido, pero aún así ser felices cuando vemos una vida llena de amor.

Si bien la felicidad se experimenta internamente, sus fuentes son principalmente externas y se encuentran en las relaciones que nos sostienen. Estas relaciones no se limitan a la familia, sino que incluyen cómo nos relacionamos con el trabajo, nuestras comunidades y el medio ambiente. Cuando los tratamos bien, aumenta la probabilidad de que nuestro profundo y permanente interés en ser amados y cuidados.

Es un error pensar que la felicidad es subjetiva u objetiva, completamente interna o totalmente externa. Es intersubjetivo y relacional. Nadie puede hacerte feliz sin tu consentimiento y tampoco puedes ser feliz en relaciones dañadas o corruptas.

Es importante sentirse feliz pero también reconocer que los sentimientos son fugaces. Lo más importante es pensar en la felicidad de la misma manera que lo hacemos con la salud; hay una buena razón para comerse las espinacas hoy para tener buena salud mañana, pero también se puede disfrutar de los dulces en pequeña medida aunque no aporten nada al bienestar a largo plazo.

Related of "Sentirse feliz y ser feliz no son lo mismo"